Década 2011-2020, la más calurosa registrada en el planeta

Década 2011-2020, la más calurosa registrada en el planeta

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (11 puntos, 3 votos)
Cargando…

La década de los años 2011 al 2020 ha sido la más calurosa registrada por el hombre, y sus seis últimos años son los más calurosos jamás registrados; 2020 y 2016 alcanzaron la temperatura más elevada, que tuvo el mismo valor en ambos casos.

 

“El 2020 fue el sexto de una serie de años excepcionalmente cálidos que comenzaron en 2015, elevando la temperatura media del planeta 1,25 grados sobre la era preindustrial”, afirma la agencia europea Copernicus. Tomada de: Prensa Latina

 

Así lo revela en su reporte anual, divulgado este viernes, el Servicio de Cambio Climático Copernicus, de la Unión Europea, organismo que en colaboración con la Agencia Espacial Europea rastrea las temperaturas globales y los impactos que causa en nuestro planeta el cambio climático generado por el aumento de las temperaturas.

Según el estudio, el año 2020 fue globalmente 0,6 grados centígrados (ºC) más cálido que la media del período comprendido entre el año1981 y el 2010, y alrededor de 1,25 ºC por encima del transcurrido desde el 1850 al 1900.

Para Europa en particular, el 2020 fue el año más cálido registrado, con temperaturas 1,6 grados por encima del período de referencia 1981-2010 y 0,4 grados por encima de las temperaturas del 2019, el año precedente más cálido para esa región.

El informe también señala que las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera —circunstancia que genera el calentamiento global—, continuaron aumentando durante el pasado año a un ritmo de aproximadamente 2,3 partículas por millón (ppm), llegando al máximo de 431 ppm durante el mes de mayo.

De acuerdo con las observaciones realizadas, el mayor aumento de la temperatura anual con respecto a la media de 1981-2010 se concentró en el Océano Glacial Ártico y en el norte de Siberia, alcanzando más de 6 °C por encima de la media.

Ello contribuyó a que la temporada de incendios forestales fuese inusualmente activa en esta región, con fuegos detectados por primera vez en mayo y que continuaron durante todo el verano y hasta bien entrado el otoño.

Como resultado de lo anterior, y debido a que el CO2 se produce principalmente por la quema de combustibles fósiles, los incendios en el círculo polar ártico liberaron durante el año 2020 una cantidad récord de 244 millones de toneladas del nocivo gas, una cifra que representa más de un tercio por encima de la marca establecida en el 2019.

La investigación de Copernicus señala que en julio y octubre se registró en el Ártico la menor extensión de hielo marino de la que se tiene constancia, y durante el segundo semestre el hielo fue significativamente inferior a la media históricamente registrada por esta época del año.

 

El alza global de la temperatura acerca al planeta cada vez más al umbral de calentamiento de 1,5 ºC, que según advierten reiteradamente los científicos, aumentará aún más el riesgo de desastres naturales como incendios forestales, sequías e inundaciones. Tomada de: Ambientum

 

Cabe apuntar que los fuegos en el Ártico y Australia en el 2020, aunque tuvieron una magnitud sin precedentes en esas regiones, generaron sin embargo solo una pequeña fracción de las emisiones mundiales de CO2 derivadas de los incendios, según el reporte.

Los expertos agregan que lo acontecido en el 2020 confirma que el mundo experimenta un empeoramiento de los desastres provocados por el cambio climático. Lo responsabilizan con hacer que durante ese año los incendios forestales fueran al menos un 30 % más probables, y con que ocurriera en el Atlántico el récord de 30 huracanes, cuya capacidad destructiva se incrementa también por el cambio climático.

El alza global de la temperatura acerca al planeta cada vez más al umbral de calentamiento de 1,5 ºC, que según advierten reiteradamente los científicos, aumentará aún más el riesgo de desastres naturales como incendios forestales, sequías e inundaciones, además de provocar, entre otras calamidades, mayor escasez de alimentos que podrían afectar a cientos de millones de personas.

“Aunque las concentraciones de dióxido de carbono han aumentado ligeramente menos en 2020 que en 2019, esto no es motivo de celebración”, advirtió el experto Vincent-Henri Peuch, al hacer una valoración sobre la reducción de las emisiones de CO2, resultantes del menor consumo de energías fósiles debido a la caída generalizada de la movilidad mundial en el contexto de la pandemia de la COVID-19.

“Hasta que las emisiones globales no se reduzcan a cero, el dióxido de carbono continuará acumulándose e impulsando el cambio climático“, aseguró Peuch, quien es director del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copernicus.

(Con información de sitios web Efeverde y CNN)

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu