Una velada inolvidable

Una velada inolvidable

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 puntos, 1 votos)
Cargando…

Un domingo diferente. La Carava­na de la Libertad había transitado varios kilómetros de los más de mil que la separaban de la capital cuba­na. Un leve sol la acompañaba du­rante la entrada a Camagüey y en cada calle, barrio y camino el pueblo se agolpaba para ver a los barbudos, para entender plenamente esa liber­tad, y vivir esa alegría que se respi­raba desde el primero de enero.

Dialogando con el pueblo. A la derecha de Fidel, el comandante Almeida y Celia; a su izquierda Felipe Guerra Matos, José Ramírez Cruz (Pepe) y Antonio Enrique Lusson. Foto: Tomada del libro Caravana de la Libertad, Luis Báez y Pedro de la Hoz
Dialogando con el pueblo. A la derecha de Fidel, el comandante Almeida y Celia; a su izquierda Felipe Guerra Matos, José Ramírez Cruz (Pepe) y Antonio Enrique Lusson. Foto: Tomada del libro Caravana de la Libertad, Luis Báez y Pedro de la Hoz

Muy pocos habían dormido, eran muchas las cosas por hacer, por sentir. La multitud crecía mientras Fidel se acercaba a la ciudad de los tinajones y un mar de pueblo lo re­cibía en la Plaza de La Caridad, hoy de La Libertad.

Despúes acude al aeropuerto Ig­nacio Agramonte para dialogar con compañeros que arribaban desde La Habana a traerle información. Visita también la sede del regimiento. Pero a donde va no lo hace solo, a cada paso un pueblo le acompaña, le mira y sigue atentamente.

Le llegan solicitudes de repre­sentantes sindicales, de clubes, de religiosos…, todos querían hablar con Fidel. Pero no es hasta la noche que se organiza un encuentro más directo con el pueblo; una velada inolvidable, dirían muchos.

Y es que era tanto el camagüe­yano que lo esperaba, que el Co­mandante en Jefe tuvo que iniciar su discurso reconociendo que: “Se siente uno intimidado cuando se tie­ne que parar delante de una muche­dumbre tan gigantesca como la de esta noche”.

Era una masa compacta que emanaba apoyo total, y no prestaba atención a los disparos que aún se escuchaban de enemigos agazapa­dos. Por eso, por ese calor humano, Fidel y sus compañeros compren­dieron “la responsabilidad abru­madora que sobre nuestros hombros pesa”.

Así que no debía defraudarlos. Y en cada palabra del discurso que expresó ese 4 de enero precisó ele­mentos de la Revolución que crecía. Lo primero que pidió fue que deja­ran que la prensa hiciera su trabajo, porque la libertad de prensa es real. Y tener un camión lleno de perio­distas cubanos y extranjeros era tremendo orgullo, porque “el perio­dista trabaja para el pueblo… infor­ma al pueblo. El pueblo solo necesita que le informen los hechos, las con­clusiones las saca él”, apuntó.

Luego dialoga sobre las liber­tades y derechos que lleva una na­ción como la que nacía; habla de la libertad de prensa, de reunión, de la posibilidad de elegir a sus gober­nantes; libertades que, como señaló: “No podemos nunca más perderlas de nuevo”, pues “el pueblo cubano merece una vida mejor”.

Habló de los sufrimientos de esos años de lucha, y detalló los cambios que llegarían. Sin embar­go, no prometió cosas, porque como afirmó: “Se hacen promesas cuando uno está demandando que le crean lo que promete, cuando se está pi­diendo algo. No vamos a prometer nada, vamos a hacer, vamos a em­pezar a luchar en todas partes… Va­mos a lanzar una ofensiva contra la corrupción, contra la inmoralidad, contra el vicio, contra el juego y con­tra el robo, contra el analfabetismo, contra las enfermedades, contra el hambre”.

Porque “el pueblo libre y con todo en sus manos, un pueblo que sabe hablar, que sabe reunirse, que sabe reclamar, es imposible que, si lanza una ofensiva contra todo lo que ha constituido su desgracia, no logre la victoria”.

En estas llanuras comentó sobre las características del Ejército que cuidaría al pueblo, de las relaciones de este con el presidente de la Re­pública; de cómo se manejarían los recursos del Estado y puso fin a la Huelga General, ya que el antiguo régimen había quedado liquidado y el poder revolucionario estaba ple­namente vigente.

También aprovechó la oportu­nidad para definir patria como “un lugar donde se puede vivir… tra­bajar y ganar el sustento honra­damente y además, ganar lo que es justo que se gane por su tra­bajo”.

El 5 de enero Fidel continúa su avance hacia La Habana con la convicción de que “la libertad no es todo. La libertad es la primera parte, la libertad para empezar a tener el derecho de luchar”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu