Maduro deseó éxitos al pueblo cubano en la Tarea Ordenamiento (Cobertura Especial)

Maduro deseó éxitos al pueblo cubano en la Tarea Ordenamiento (Cobertura Especial)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Los países voltean hacia el ALBA a ver la luz que sale de ella

En las palabras iniciales de la XVIII Cumbre del ALBA – TCP que se realiza este lunes de forma virtual, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moroso, envió un abrazo a los hermanos y hermanas del ALBA que hoy conmemoran los 16 años de su fundación y recordó que aquella primera Alternativa creada por los Comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez al conmemorarse los primeros 10 años del encuentro entre ellos fue por esencia propia bolivariana, antineoliberal, solidaria, popular, humanista y se transformó en alianza de paz y de cooperación  para el desarrollo compartido de nuestras naciones.

 

 

Maduro deseó que esta fuese la última Cumbre virtual para que los líderes de nuestras naciones del ALBA puedan intercambiar, abrazarse, conversar de tantas cosas que están aconteciendo en el mundo. “Se mueve el mundo y con ese movimiento se mueve el ALBA”, aseguró.

El mandatario venezolano señaló que son muchos los retos que tenemos: el primero es controlar y vencer la pandemia, llegar a tener una vacuna del ALBA y vacunar a nuestros pueblos, además del tratamiento preventivo necesario para enfrentar la enfermedad.

Un segundo reto es la recuperación económica luego de que muchos de nuestros países han sufrido devastadoras agresiones económicas por sanciones brutales del imperio, como también lo  sufrió Bolivia con el Golpe de Estado de 2019. “La recuperación económica con un  esfuerzo compartido”, precisó.

Al recordar los retos en términos económicos, el hermano presidente de Venezuela aseguró que ha estado al tanto de los cambios que se realizan en Cuba y deseó toda la solidaridad a la Mayor de las Antillas y al pueblo cubano en la Tarea Ordenamiento, lo que calificó como “un plan completo, bien pensado, integral”. Y exhortó: “Van a tener suerte con esa tarea de reordenar hacia el futuro”.

Felicitó al Estado Plurinacional de Bolivia por la inmensa victoria de ese pueblo en las elecciones en que resultó electo el presidente Luis Arce, también al hermano Evo Morales por haber derrotado el golpe de Estado con votos y a los pueblos de San Vicente y las Granadinas y Belice por los resultados de los últimos procesos electorales. Igualmente reconoció la participación del pueblo bolivariano de Venezuela en las elecciones donde se recuperó la Asamblea Nacional para la Patria, misión que cumplieron “de forma impecable”.

Destacó que son muchas las propuestas que deben derivarse de este encuentro y están muy relacionadas a los desafíos que tiene el ALBA – TCP: la reactivación del Consejo Económico, de la moneda – el sucre -, el fortalecimiento del Banco del ALBA, el financiamiento de proyectos importantes entre nuestros países y sobre todo, la reactivación de Petrocaribe, algo que no se ha logreado y cuya expansión debe ser una prioridad para el próximo año.

 

 

 

Enumeró también el jefe de estado bolivariano que hay que seguir de manera integral atendiendo la cooperación y el derecho al desarrollo de nuestros pueblos, a la salud, la educación, a la seguridad energética, el derecho a un camino propio, el de América Latina y el Caribe, el de los libertadores y libertadores, el de Fidel y Chávez, quienes lo trazaron hace 16 años, un día como hoy, con dignidad.

Celebró que el ALBA está presente cada vez que hay que debatir un tema de interés en Naciones Unidas y en otras organizaciones internacionales donde se define el futuro de la humanidad y hablan los pueblos y expresó que los países voltean hacia esta Alianza para ver la luz que sale de ella, porque es campeón mundial en la defensa de las causas justas del mundo; muestra de ello son proyectos como Telesur, Petrocaribe y Misión Milagros, todo hijos del ALBA.

El presidente cubano significó que el camino del ALBA apenas comienza, que queda mucho que bregar por el futuro, por la consolidación de América Latina y debe transitarse por un camino unido y libre porque ha valido la pena lo que se ha lucha hasta ahora.

 

 

“Tenemos que lograr en América Latina y el Caribe un ciclo nuevo de acercamiento, de reencuentro, de reunión de nuestros pueblos, integrados, trabajando juntos, construyendo confianza, hermandad, atendiendo como parte de una agenda prioritaria nuestras relaciones, para integrarnos más para actuar juntos y construir una doctrina nueva. Nadie solo por su cuenta va a lograr el desarrollo real de su país. Solo unidos podremos transitar el siglo XXI con una opción de felicidad, de desarrollo verdadero”, resaltó.

Seguiremos avanzando en el propósito de fortalecer la unidad de la región

Al intervenir en la XVIII Cumbre del ALBA-TCP el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez agradeció a la hermana República Bolivariana de Venezuela, por la oportunidad de reunirse para celebrar el XVI aniversario de la fundación del ALBA-TCP por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el Presidente Hugo Chávez Frías.

 

Envió sus condolencias a los pueblos y gobiernos de las hermanas naciones de Centroamérica, recientemente afectadas por devastadores huracanes. «Lamentamos profundamente los daños ocasionados y les reiteramos nuestra solidaridad», dijo.
Con relación a la pandemia que vive la humanidad comentó que nos ha obligado «a desarrollar mecanismos de adaptación a una nueva realidad que impone inmensos retos a nuestros sistemas de salud y  economías, los cuales requieren soluciones y enfoques creativos que privilegien la cooperación y la solidaridad».
Expuso que «en un momento de profunda crisis multidimensional, en el que se necesita más cooperación global que nunca, hemos observado como las naciones más ricas de Occidente han intentado concentrar para sí los medios necesarios para combatir la enfermedad.
«Las consecuencias económicas y sociales de la pandemia resultan aún más graves para los países en desarrollo, en tanto disponen de capacidades y recursos limitados para hacer frente a la situación actual. Cuando es más perentoria la solidaridad, resurgen conflictos y se exacerba el egoísmo, en un contexto en el que los modelos que priorizan al mercado y no al hombre, han demostrado incapacidad para manejar de manera efectiva un escenario de crisis sanitaria y socioeconómica global».

 

En ese sentido, destacó la labor de nuestros médicos internacionalistas y reiteró la disposición de Cuba a continuar ampliando la colaboración en el área de la Salud Pública con los miembros del ALBA-TCP, la cual pudiera centrarse en el asesoramiento epidemiológico y en el intercambio  de experiencias adquiridas en el enfrentamiento a la COVID-19.

Resaltó que el país desarrolla de manera acelerada cuatro proyectos vacunales contra la Covid-19. «Los científicos cubanos realizan todos sus esfuerzos para tenerlos disponibles el próximo año», señaló.

«Esta Cumbre se celebra -expresó- en medio de los intentos de los Estados Unidos por reimponer la Doctrina Monroe en oposición a la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz. 

«Los hermanos venezolanos y nicaragüenses han sufrido las crueldades de múltiples e ilegales medidas, aplicadas con el propósito de asfixiar económicamente a estas naciones y generar un clima de inestabilidad interna que justifique la injerencia y eventuales aventuras golpistas.

«Cuba y su Revolución Socialista han sido también objetivos prioritarios de esa política hostil de los Estados Unidos hacia procesos revolucionarios y progresistas de la región, agregó. El pueblo cubano ha rechazado con claridad y contundencia los intentos de fabricar, con la ayuda de las redes digitales y la gran prensa al servicio del imperialismo, acciones de guerra no convencional para precipitar el llamado cambio de régimen y la destrucción de la Revolución.

«Hemos demostrado en innumerables ocasiones a lo largo de la historia que no cedemos ante presiones ni chantajes y que esas fórmulas no son ni serán efectivas contra un pueblo unido, de convicciones profundas, orgulloso de su tradición de lucha… Es por ello que, a través del diálogo fraternal y diáfano, coordinaremos ideas y acciones que tracen una guía que nos permita seguir avanzando en el propósito de fortalecer la cooperación, la solidaridad, la unidad, la integración y la defensa de la paz en la región», afirmó.


Destacó Daniel Ortega el momento de revitalización que vive el ALBA-TCP

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, y la Vice Presidenta, Compañera Rosario Murillo, participaron en la XVIII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

 

La cita, convocada en ocasión del 16 Aniversario de la creación del ALBA-TCP, sesiona de manera virtual ante el escenario de la pandemia de la Covid-19.

 

El Presidente  Daniel destacó el momento de revitalización que vive hoy la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-Tcp), en su 16 aniversario y luego de las tres contundentes victorias electorales alcanzadas en los últimos meses por naciones como Venezuela, Bolivia y San Vicente y las Granadinas, todas miembros de esta histórica Alianza.

Al intervenir remarcó que el trío de triunfos democráticos,  se dan “en el momento más crítico, cuando ya se sentían avanzando los colonialistas de nuestra región. Estamos llenos de nuevas energías y listos para continuar batallando por la paz, la democracia, la estabilidad y el bienestar de nuestros pueblos y de las familias que habitan la región”, dijo.

Estos triunfos, agregó, “nos dicen con toda claridad que el  enemigo,  por poderoso que sea, cuando no tiene la razón histórica ni le acompaña el derecho, solamente la fuerza, solo podrá alcanzar victorias temporales, pero las definitivas las ganan los pueblos”.

El Comandante Daniel recordó el golpe de estado de Bolivia ocurrido en noviembre de 2019 y que sacó abruptamente del poder al presidente elegido democráticamente por el pueblo, Evo Morales.

Asimismo desestimó la complicidad abierta de quienes lo organizaron y articularon, el gobierno norteamericano y otros latinoamericanos que no lo condenaron. “Y, lo que ya no es nada extraño, la complicidad del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, que no es más que es una ficha de la política intervencionista de los Estados Unidos en América Latina y el Caribe”, destacó.

Igual culpabilidad tuvo, aseveró, la democracia europea. “Si la democracia norteamericana fue la que organizó y protagonizó ese golpe contra el pueblo boliviano y el hermano Evo, la democracia europea se convirtió en cómplice del golpe. Una Europa dominada cada día más por las corrientes fascistas y derecha”, afirmó.

“Ya el parlamento europeo tiene un corte fascista. Europa camina hacia la ruta de Hitler. Vemos como en Alemania reivindican abiertamente agrupaciones políticas con marca fascista y así se repite en varios otros países europeos”, remarcó.

Todos fueron cómplices del golpe en Bolivia, así como lo fueron contra el Comandante Hugo Chávez, en Venezuela, cuando intentaron sacarlo del poder en abril de 2002.

“Pero esta vez el pueblo boliviano demostró la fortaleza de los pueblos de nuestra América Latinoamericana y Caribeña, su espíritu de lucha y dignidad. Ese pueblo dio la cara y logró ganar esas elecciones que están  ya diseñadas y preparadas para que no las ganara la democracia y continuaran gobernando los golpistas”.

El Comandante Daniel mostró su alegría por contar con Bolivia nuevamente en el ALBA-TCP  y escuchar las palabras del presidente recién electo Luis Arce. “La lucha continúa porque el enemigo es el mismo y ahí está siempre conspirando y violando todas las leyes internacionales y cometiendo tropelías contra su propio pueblo, contra los pueblos de Nuestra América, los pueblos del mundo y con la complicidad de los gobiernos fascistas que en su mayoría gobiernan la comunidad y el parlamento europeo”, remarcó.

“Es una victoria del pueblo boliviano, de los pueblos del ALBA-TCP  y de los pueblos latinoamericanos y caribeños que están identificados con nuestros ideales, principios y luchas heroicas”.

La victoria de Bolivia antecedió al otro gran desafío, las elecciones parlamentarias en la República Bolivariana de Venezuela. Sin ninguna vergüenza, los países que se dicen democráticos agrupados en el Grupo de Lima y dirigidos por el gobierno de Estados Unidos, lanzan las amenazas más terribles y recrudecen  las sanciones y el bloqueo en contra del pueblo venezolano y apostaron a que las más recientes elecciones parlamentarias no las ganara el pueblo bolivariano.

Las intenciones de Estados Unidos eran crear en Venezuela una situación de caos para frenar esas elecciones, las cuales Daniel calificó de ejemplar.

En Venezuela participaron diferentes fuerzas políticas, a las cuales amenazaron e intentaron amedrentar.  Esta situación, dijo el Comandante Daniel, recuerda las elecciones de 1984 en Nicaragua. “Estábamos en plena guerra y habíamos aprobado una Constitución que establecía elecciones periódicas. Había que realizarlas, pero una fuerza de la oposición se fue agrupando para presentarse a las elecciones.

Pero al final el gobierno norteamericano de entonces dirigido por Ronald Reagan, hizo del narcotráfico y el crimen organizado, un modo de incrementar esa guerra y presionaron a esa oposición a retirarse y no participar.

“Con eso querían quitar legitimidad al gobierno electo en 1984. Se repite hoy una gran victoria, extraordinaria. No pudieron darle el golpe a la Revolución Bolivariana ni descabezar un liderazgo. Contra el que se han experimentado todas formas de terrorismo, incluso atentados contra el presidente Nicolás Maduro”.

 


Luis Arce: Fortalecer el ALBA – TCP no es una opción, sino una imperiosa necesidad

En su primera intervención al representar a Bolivia que regresa al ALBA – TCP, el presidente Luis Arce recordó que hace 16 años nuestros jefes de Estado constituyeron esta Alianza como instrumento de integración, complementación económica, social, política, productiva y de liberación de nuestros pueblos, como parte de la lucha contra el neoliberalismo, el sometimiento y la exclusión.

 

 

“Aquellos días el neoliberalismo fue el que profundizó las condiciones de desigualdad social y económica en nuestros países pues quería perpetuarse con el discurso falso del progreso y modernidad con instrumentos como el ALCA y los Tratados de Libre Comercio”, denunció.

Arce afirmó que hoy se impone asumir medidas que incentiven el crecimiento y fortalecimiento de instrumentos soberanos y sostenibles, que tengan al ser humano y a la naturaleza como su eje central pues en los últimos años se ha vivido la reacción violenta y criminal de las fuerzas conservadoras de nuestros países y los intereses y poderes foráneos que las controlan que, como parte de sus recetas, tratan de esconder sus acciones bajo el discurso falaz de la libertad y la democracia sin lograr comprender que nuestros pueblos hace rato que tienen la madurez y la conciencia política para no caer en sus mentiras y manipulaciones.

“Volvimos al ALBA – TCP y ahora reafirmamos nuestro compromiso con sus principios de solidaridad, cooperación, complementariedad, respeto mutuo a la soberanía de nuestros países, justicia, equidad, respeto a la diversidad cultural y armonía con la naturaleza que la posesiona como un referente e instrumento fundamental para los procesos revolucionarios y progresistas del mundo”, destacó.

Consideró además que el ALBA –TCP es una alianza promotora de solidaridad entre los países del sur pero el asedio reaccionario continúa y los riesgos también. “Por eso fortalecer y profundizar nuestra Alianza no es una opción, sino una imperiosa necesidad”, recalcó.

Y el ALBA renace, como lo hacen los pueblos

Pocas imágenes causan tanta emoción y nos hacen reflexionar, soñar y comprometernos tanto como aquellas del realizador cubano Roberto Chile en las que se ve a los Comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez conversando de madrugada, solos, apartados, y el amanecer llega y en medio del rostro de ambos lideres emerge el sol de un nuevo día.

Muchos nos hemos preguntado cuando las hemos visto una y otra vez en documentales, crónicas, reportajes, de qué hablaron ese día, cuántas conspiraciones se habrán generado en aquellas largas horas de  conversación, cuánto de nuestra historia americana habrán recordado y les habrá servido de inspiración para continuar creyendo y forjando la ansiada unidad en pos de la soberanía y la mayor justicia social posible para nuestros pueblos de la Patria Grande.

 

 

Cuentan quienes estuvieron cerca de ellos en aquellas horas de diálogo  que – tal como el sol lo hacía – con el amanecer nació lo que después se conoció como la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de nuestra América, hoy Alianza Bolivariana para los Pueblos de América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA –TCP), que ya arriba este 14 de diciembre a su décimo sexto aniversario en medio de batallas tan complejas como las que enfrentaría entonces.

El ALBA – TCP fue un nuevo amanecer, marcó un camino a recorrer, un antes y un después en la historia de nuestro continente, una forma diferente de abrazar a nuestros hermanos y concretar en hechos la unidad de la que tanto hombres como Bolivar y Marti nos habían hablado. No se quedó en deseos, en anheloss, forjó un camino por el que se había luchado durante siglos sobre la base de la cooperación y la solidadridad y en favor de las mayorías mas desfavorecidas.

 

 

Venezuela y Cuba tendrían sobre sus hombros su mayor peso e impulsarían mediante el intercambio justo y permanente, la posibilidad de crecer  económicamente, de tener acceso a transferencias tecnológicas y conocimientos, de acceder a la educación, a la salud, a la cultura, al deporte, a proyectos sociales de gran alcance en los que todos participarían poniendo su granito de arena según sus propias posibilidades.

Durante estos años, para el ALBA –TCP no ha importado si unos son mas pequeños que otros, si pertenecemos a América del Sur o al Caribe, porque lo más importante es el afán por ayudar en lo que cada cual pudiera y estar allí, donde mas se necesite, entregando recursos a los que sufren los efectos de fenómenos naturales, epidemias, crisis económicas internacionales y en otros todos, favorecer una mejor calidad de vida.

Esta Alianza ha sentado posición contra los golpes de Estado y el uso de todo tipo de violencia contra nuestros pueblos, ha levantado su voz a favor de la Paz como miembro activo de la CELAC y de Naciones Unidas, ha defendido el derecho internacional, el respeto a la autodeterminación de los pueblos y su decisión soberana de construir el sistema político que consideren, ha rechazado los procesos de judiocialización de la política y la persecución contra los lideres de la izquierda regional, se ha pronunciado contra la implementación de políticas neoliberales, bloqueos y sanciones económicas unilaterales y ha sido victima  por eso, de una desmedida campaña de manipulación mediática.

En los países donde la derecha ultrarreaccionaria ha retomado el poder, una de las primeras acciones de quienes comienzan a gobernar ha sido retirarse del ALBA, con total desfachatez e irrespeto por la trayectoria de bienestar colectivo que esta ha generado. ¡Tanto temen al valor de lo que ella representa y es capaz de impulsar!

 

 

Bolivia, uno de los fundadores mas activos del ALBA ha decidido volver a ser parte de ella – aunque de cierta forma nunca se retiró – y en este 16 aniversario no podría haber mejor regalo que ese, pues tal como se alzó su pueblo frente a la ignominia y la injusticia, su nuevo gobierno ha dicho que es hora de vivir  sin miedos, sin amenazas, sin racismo, sin presiones de ninguna naturaleza, abogando por un mundo multipolar, sin intervencionismos ni alineamientos, defendiendo la plena igualdad sin ninguna forma de subordinación.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de América es apenas una adolescente pero no pudiera encerrarse en pocas palabras todo lo que ha significado, todo lo que nos ha dado. Al finalizar un año tan complejo como el 2020, celebra un nuevo renacer, el de los pueblos que han decidido ratificar su disposición a seguir estando unidos, a transitar juntos los caminos de la integración y por tanto, de la liberación.

Esperemos siga siendo entonces, ese mecanismo en el que nos  reencontremos todos, enalteciendo las banderas de la diplomacia de los pueblos por la vida, sin muros de ningún tipo, poniendo fin a todo aquello que nos impida reconocernos como hermanos, por el futuro mejor que merecemos y que es posible.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu