Alicia Alonso y sus contemporáneos

Alicia Alonso y sus contemporáneos

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Alicia Alonso es una de las cumbres de la cultura cubana. Y su extraordinario itinerario creativo ha sido referente indiscutible de su arte en el país y en el mundo. Pero más allá del ballet, que la tiene como uno de sus monumentos, Alicia irradia hacia todas las artes y la literatura. Por varias décadas —fue una artista de larga y pródiga carrera— muchos de los más importantes pintores, músicos y escritores cubanos se inspiraron en su obra y figura.

Este martes saldrá a la luz Prosas cubanas por Alicia Alonso, un libro publicado Ediciones Unión a partir de una selección de Pedro Simón y José Ramón Neyra. El volumen recoge decenas de testimonios, ensayos y artículos de escritores y periodistas que ubican a Alicia en el centro de un sistema de múltiples implicaciones éticas y estéticas.

En el prólogo, Neyra, quien fuera cercano colaborador de la bailarina, apunta: “Próximos al centenario de una de las figuras fundamentales de la cultura cubana y la danza escénica internacional, comprobamos en estos textos que, al hacerse evidente la prominencia absoluta y la trayectoria ejemplar de Alicia Alonso, su figura se consolida como valor permanente de cubanía y eminente razón de orgullo patrio”.

Y el poeta Virgilio López Lemus escribe en la nota de contraportada: “Lo que leemos en este libro explica la magnitud de la extraordinaria artista, le ofrece reverencia y mira hacia el futuro de su leyenda”.

 

Algunos testimonios

“No es fácil para un cubano de nuestro tiempo discurrir sobre el caso de Alicia Alonso. Todos la llevamos dentro, como cosa muy nuestra y, al mismo tiempo, como imagen escapada del recinto insular, como impulso nacido para señorear territorios lejanos, universales e intemporales. En este contrapunto entre lo más cercano y lo más distante se produce su victoria”: Juan Marinello (1898-1977).

“Toda esa habilidad increíble, toda esa gracia sinuosa, toda esa levedad angélica se ponen al servicio de una poesía: la poesía de la música y, a veces, la de una narración”: Jorge Mañach (1898-1961).

“Ella es de veras una luz que se mueve. Ella es leve, ondulosa, casi translúcida. Guarda siempre los ojos bajos para que no le interfieran la danza; las manos se le funden en la música, los pies en el aire, el ruedo del vestido en una nube imaginaria”: Dulce María Loynaz (1902-1997).

“Nacida en una isla cuya música ya en el siglo XVII se distinguía por su originalidad, formada en el seno de un pueblo para el que la danza responde a una necesidad profunda del temperamento, Alicia se ha convertido, en cierta medida, en su Artista nacional”: Alejo Carpentier (1904-1980).

“¿Cómo usted, Alicia Alonso, pudo hallar esa tradición, hacernos pensar a todos en las posibilidades de expresión y de forma que algún día podrán ser estilo, aclaradas por la danza y aseguradas en sus números de ejercicio?”: José Lezama Lima (1910-1976).

“Porque Alicia Alonso, desde el rostro hermético, hasta las zapatillas pulidas, es un solo largo ritmo domado, una huidiza gracia plástica multiforme, cambiante, como de arcilla mil veces modelada en cada segundo por mágicos dedos invisibles”: Mirta Aguirre (1912-1980).

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu