La Guagua: Los trabajadores al duro y sin guantes contra la farsa de San Isidro

La Guagua: Los trabajadores al duro y sin guantes contra la farsa de San Isidro

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (14 puntos, 3 votos)
Cargando…

Muy urgida debe sentirse la administración de los Estados Unidos de destruir la Revolución, cuando ha decidido hasta utilizar abiertamente la chusmería amplificada mediante recursos televisivos en Miami, y apela a delincuentes dentro de la Isla, sin ocultar los vínculos a través de sus representaciones diplomáticas.

 

 

 

Tales procedimientos un tanto apartados de la práctica de actuar tras bambalinas han provocado Comentarios Digitales como el siguiente:

Orestes dice

Si alguien tenía dudas o pudo estar confundido, con esto queda todo bien claro. La diferencia está tan clara como la noche y el día. ¿Te entrevistas públicamente con el presidente que nos quiere fastidiar? Pues entonces no eres para nada alguien que quiere beneficiarme, ni a mi como trabajador, ni a mi familia. ¿Un diplomático de EE. UU te va a ver cuando estas haciendo una huelga de hambre en la que se come y se bebe? Pues tampoco me representas como trabajador, ni tampoco a mi familia.

Otro CD da continuidad a esa idea:

Gonzáles dice

En todos los centros de trabajo tenemos problemas, y el principal problema a resolver es cómo trabajar más y mejor, pero estamos llenos de problemas de todo tipo.

 

Efectivamente, hay dificultades y situaciones que deben resolverse. Algo han pretendido en estas chusmerías y farsas: robarnos nuestros problemas que son nuestros, constituyen una propiedad de quienes los causamos o los cometimos bajo las fuertes presiones de las carencias provocadas por el gobierno del país más rico del mundo.

Lo que el pueblo trabajador no ha permitido es que nos arrebaten el derecho a discutir con voz propia cada situación para hallarle el arreglo a pesar de que fuerzas externas e internas traten de impedirlo.

 

En la nota titulada La Tángana del 2020: ¡Revolución! (+ Fotos) el colega Joel García explica:

El 30 de septiembre de 1930 se produjo una tángana histórica que conmovió al país entero, encendió la agitación, y aunque la juventud estudiantil perdió a un líder de 20 años, Rafael Trejo, el Gobierno del tirano Gerardo Machado entró en sus últimos días.

Noventa años y sesenta días después otra tángana histórica demostró que la juventud es la fuerza de una Revolución. En el parque Trillo, de Centro Habana, no hubo muertos, sino canciones y poesía; nadie marchó contra el Gobierno porque son escuchados siempre. Y como si fuera poco, el Presidente Miguel Díaz-Canel llegó como uno más entre ellos para compartir la espontaneidad, la alegría y ratificar una verdad que Fidel enseñó desde 1959.

 

Allí, Díaz-Canel expresó:

“Ustedes saben que nos han querido montar un show mediático. Esto va a ser un grupo de sucesos que van a seguir continuando porque a fin de cuentas hay una estrategia de guerra no convencional para derrocar la Revolución.

“Es el último intento de los trumpistas y la mafia anticubana, que tenían en su pronóstico que antes de terminar el año tenía que caer la Revolución Cubana, Nicaragua y Venezuela. Y se van a quedar con el deseo. ¡Y aquí en Cuba se van a quedar con el deseo porque nuestros jóvenes están en la calle, y porque el pueblo cubano está en la calle!”

 

Daniel Pérez dice:

¿Quiénes son los del movimiento San Isidro? Claro que son la chusma de la sociedad, no son ni honrados, ni trabajadores dignos, son delincuentes, delincuentes que nuestra obra le ha dado los mismos derechos que los que luchamos y trabajamos para sostener un proyecto social que dio a luz en enero de 1959. Esos delincuentes están plagando nuestra nación están en todos los rincones: Zonas rurales están a pululu, detrás de una fachada de funcionario revolucionario, administrando un local o establecimiento de servicios al pueblo, en las colas etc. Ellos ni trabajan, ni aportan nada a esta sociedad lo que hacen es amargar al pueblo humilde, interrumpir su descanso con fiestas escandalosas, malas palabras, robando al campesino humilde y soltando sus animales para que se destruyan sus plantaciones, robando en los domicilios de los que con mucho sacrificio y firmes a la Revolución adquirimos nuestros bienes para tener un poco de sosiego y una vida un poco más cómoda, amenazando en pandillas a personas de bien, en fin cometiendo todo tipo de indisciplinas sociales. Y yo me pregunto. ¿Cuba hasta cuándo vamos a permitir que estas crápulas sigan pudriendo nuestra sociedad y contribuyan con el enemigo para destruirla? Es hora ya de aplicárselas todas y si son tan amigos de Trump y de su imperio pues que se vayan, pero no podemos seguir dándonos el lujo de criar a los cuervos que van a destruir nuestra Revolución. Ojalá me publiquen

 

Un comentario en Editorial: La soberanía no es negociable

Analien dice:

Tenemos muchos cubanos malagradecido que insisten en buscarle manchas a la luna sin ver qué le causó ese daño, nuestro gobierno nunca ha ocultado las deficultades q aún tenemos, pero no es justo solo sacar esos problemas, es hora de q se aprenda a poner en una balanza esas dificultades y al otro lado los logros y las cosas buenas y la tranquilidad q tenemos a ver por dónde se inclina más la balanza.

 

Pedro Cuesta Altar dice:

Hasta donde pude apreciar ni Denis Solís, ni Luis Manuel Otero Alcántara fueron censurados por ser artistas underground, uno fue citado por las autoridades para una indagatoria por vínculos con terroristas en el exterior y el otro en franco desafío a las leyes del país y a los patriotas profanó a la bandera, ¿qué tiene eso que ver con el arte?, de verdad que no le veo la conexión, así que tampoco entiendo la posición de «artistas e intelectuales» exigiendo diálogos con el MINCULT, ni la de artistas de renombre sirviendo de voceros de un grupo de inconformes, este es un momento de definiciones, porque, ¿de qué se trata aquí?, ya lo vimos en las Guarimbas venezolanas, en los actos violentos en Nicaragua, o en el propio Hong Kong, una estrategia imperial para derribar gobiernos que no le son afines y obstaculizar la obra constructora de países que no se rinden a su política hegemónica.

Norma dice:

Han chocado con una piedra dura de roer que es la verdad de nuestro proceso revolucionario, que caiga todo el peso de la Ley sobre las personas que se vendan en contra de nuestro pueblo y más aún en contra de los jóvenes cubanos, que juntos a los niños son los primerísimos en Cuba. Abajo todo lo falso que se quiera decir y hacer en contra de Cuba, con la verdad la mentira tiene patas cortas. Viva Cuba Socialista para siempre!!!

 

En resumen: El pueblo cubano está dispuesto a defender una de sus más preciadas conquistas que es no permitir a un grupito de burgueses apoderarse de todas las riquezas mientras deja a los trabajadores y sus familias una migaja apenas para el sustento o contentarlo con espejismos de prosperidad.

Es cierto que por lo evidente del uso de la chusmería y la delincuencia en la farsa de San Isidro, no queda espacio para la duda, pero tampoco puede haber exceso de confianza en el enfrentamiento a un enemigo que usa todos su poderío para echar a andar una maquinaria que lo mismo emplea la sutileza que cualquier otro método.

Estamos ante la agresividad de una administración en EE. UU. que antes de abandonar la presidencia pretende hacer el mayor daño posible.

 

Para leer Guaguas anteriores, entre aquí

 

En una reunión con trabajadores de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959, Fidel dijo: «Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas.»

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu