Seguridad y salud en el trabajo: ¿Por qué unos sí y otros no?

Seguridad y salud en el trabajo: ¿Por qué unos sí y otros no?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (20 puntos, 4 votos)
Cargando…

Yadiel Herrera Hernández y Vladimir Félix Milé Rodríguez son dos jóvenes estibadores que no se conocen entre sí. El primero labora en el Frigo­rífico de La Habana del Este, y el otro en una tienda de materiales de la construcción en Ala­mar, en ese mismo municipio. Sus condiciones de trabajo distan bastante de ser iguales, aun­que ambos pertenecen al Sindicato Nacional de Trabajadores del Comercio, la Gastronomía y los Servicios (SNTCGS).

En el Frigorífico de La Habana del Este han conseguido dotar al personal con todos los medios de protección que requieren. Foto: Heriberto González Brito
En el Frigorífico de La Habana del Este han conseguido dotar al personal con todos los medios de protección que requieren. Foto: Heriberto González Brito

 

Con seis años de experiencia Yadiel es de los más jóvenes obreros en un centro de tra­bajo muy estable, donde aprende de los demás, con mucho más tiempo en esa dura faena, los secretos para manipular las cargas de forma segura. Sin que todo sea perfecto, allí les su­ministran cada año uniformes de trabajo, fa­jas, guantes, calzado apropiado y una adecua­da alimentación…

Vladimir Félix, sin embargo, hace ocho años trabaja en el rastro y es el más antiguo en ese co­lectivo, incluida la administración. Acarrea los materiales a pulmón, con la poca protección con que puede contar; por suerte él nunca se ha en­fermado. Hace meses ni siquiera tienen la garan­tía de un almuerzo, porque la unidad básica cesó el contrato con proveedores que no aseguraban ni el plato fuerte.

Así de contrastante puede ser la seguridad y salud de los trabajadores, incluso en un mismo sector, no obstante las alertas y exigencias del sindicato.

¿Desatención o escaseces?

“Hay muy poca atención por parte de la ad­ministración de Comercio en el avituallamien­to que requieren estos trabajadores”, aseveró Iraikis López Torres, secretario general del SNTCGS en el municipio de La Habana del Este, al caracterizar la situación predominan­te en las tiendas de materiales de la construc­ción, con salarios muy bajos y gran fluctuación de su personal.

Los obreros de las tiendas de materiales de construcción precisan implementos como cascos, guantes reforzados, botas de casquillos, fajas y máscaras para la manipulación del cemento. Foto: Heriberto González Brito

Por la rudeza de esa labor, sus obreros re­querirían implementos de protección como cascos, guantes reforzados, botas de casqui­llos, fajas y máscaras para la manipulación del cemento, los que no reciben con sistemati­cidad. “Esta careta la tengo desde hace seis o siete meses”, nos mostró Vladimir Félix, quien trata de estirar al máximo la vida útil de los filtros que lleva el implemento, para no care­cer de ese resguardo.

Este año no nos han dado ninguno de esos medios de protección, admitió Yulién Ramírez Hidalgo, el administrador de la tienda Alturas Alamar, si bien refirió que no dejan de hacer ges­tiones para su posible adquisición, hasta ahora infructuosas.

Romilio Argote Riverón, jefe de la Unidad Básica de Comercio en La Habana del Este, ex­plicó que la entidad aseguradora del sector no dispone de tales suministros, por lo cual no han podido ejecutar el presupuesto para la compra de los medios de trabajo, que ronda los 17 mil pesos convertibles.

Las propias caretas o máscaras para el tra­siego del cemento, añadió, no aparecen en ningu­na parte. Se acercaron a entidades del petróleo para inquirir sobre algún producto similar, sin un resultado concreto. “Gestiones se han hecho, pero la situación está difícil”, reconoció.

En cuanto al problema de la alimentación, el directivo puntualizó que tratan de crear condi­ciones en las propias unidades para habilitar bien los pantris con una pequeña cocina, de modo que puedan adquirir y elaborar allí el almuerzo. Ya han podido abastecerlas de refrigerador y tratan de continuar mejorando los establecimientos, sin embargo, hay algunos muy deficientes, como la tienda de Guanabo.

La principal seguridad que tienen estos tra­bajadores es la estabilidad de los chequeos mé­dicos periódicos, los que se les realizan cada seis meses, con una prioridad que reconocen tanto los dirigentes sindicales como los administrativos.

Insatisfacción constante

“Este no es un trabajo de fuerza, sino de inteli­gencia, por eso aquí nos cuidamos unos a otros”, afirmó Sergio Leyva González, quien con 66 años de edad y 40 de trabajo aún sorprende por su vitalidad entre los operarios del Frigorífico de La Habana del Este, perteneciente a la unidad empresarial de base capitalina, de la Empresa Nacional de Frigoríficos.

El colosal almacén con una capacidad de 33 mil toneladas en sus cámaras frías, cuenta con 74 trabajadores, posee reconocimientos del SNTCGS precisamente por el rigor de su sistema de seguridad y salud en el trabajo.

Leonardo Nelson Tamayo, jefe de la insta­lación, dijo que este año consiguieron dotar al personal con los medios de protección, a partir de un contrato con el Fondo Cubano de Bienes Culturales, y avanzan incluso hasta la especifi­cidad cromática o por colores de los diferentes atuendos laborales, de acuerdo a las funciones de cada área.

Allí son indispensables, por supuesto, los abrigos para el acceso a las neveras, cuyas temperaturas según los productos a guardar pueden llegar hasta 25 grados bajo cero. Asi­mismo resultan imprescindibles los planes de contingencia para enfrentar posibles fugas de amoniaco, uno de los riesgos fundamentales en ese tipo de centro.

Para ello cuentan con un número de más­caras protectoras ante escapes de gases, que si bien no alcanzan para todos, al menos cubre los requerimientos del personal con mayor implica­ción en ese control.

“Tenemos una comisión que chequea el uso correcto de los medios, y hay disciplina en su empleo”, aseguró por su parte Gisela Azahares Hernández, secretaria general de la sección sin­dical.

A estas tareas cotidianas también añaden las medidas de prevención contra la COVID-19, un enfrentamiento en el que hasta ahora no repor­taron ningún caso positivo al nuevo coronavirus, por lo cual estimularon recientemente a
trabaja­dores responsables de la pesquisa y otras tareas vinculadas a la salud.

No obstante, la administración tiene clari­dad sobre dificultades todavía presentes, como la situación crítica con la cerca perimetral, las filtraciones en el techo de los pasillos alrede­dor de las cámaras frías, los problemas en las instalaciones sanitarias y la necesidad de re­cambio en parte del sistema de tuberías de la sala de máquinas.

“Los accidentes son consecuencias de actos in­seguros, y los riesgos siempre existen”, apreciaron Ileana Aldama y José Luis Bueno, técnica de Re­cursos Humanos y jefe de brigada, respectivamen­te, del Frigorífico, quienes resaltaron la estabilidad del personal y la preparación que allí reciben para lidiar con cualquier posibilidad de error.

Así lo demostró Manuel Frómeta, operador de montacargas con 25 años de labor, al señalar las dificultades con la iluminación de las neve­ras, un factor que podría generar accidentes al transportar las estibas. Todo ese ambiente de cuidados y vigilancia colectiva expresa la cons­tante inconformidad de ese colectivo con lo que ya han conseguido.

Leyva González, el decano de los operarios, quien aún vacila sobre si jubilarse o no, lo resu­mió con una breve frase: “Aquí me siento bien y seguro”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu