3er Lugar Concurso Cuba Deportiva: Ese sí es Muñoz

3er Lugar Concurso Cuba Deportiva: Ese sí es Muñoz

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 puntos, 2 votos)
Cargando…

Pablo Idalberto Capó,  de la Provincia La Habana

Apenas tenía yo poco más de 10 años y ya papá me había contagiado sobremanera con su simpatía por el Antonio Muñoz, el Gigante del Escambray, cuando vivíamos en aquel humilde hogar de la finca Tres Hermanas, a 11 kilómetros del poblado de Camajuaní.

A caballo teníamos que recorrer un gran trecho para verlo por televisión. Mi padre siempre me incluía en los viajes al estadio Sandino, donde le exigía sentarme por la banda de primera, “pa’verlo cerquita”. Y en las tardes beisboleras, mientras trabajábamos la tierra, nos hacíamos acompañar de un radio para escuchar cada una de sus jugadas y batazos.

Antonio Muñoz. Foto: Archivo
Antonio Muñoz. Foto: Archivo

No tardé mucho en percatarme de que aquella predilección se asentaba no solo en la calidad deportiva del pelotero, sino además en su calidad humana. Mi progenitor se identificaba con él por su sencillez, humildad, cubanía, disciplina y consagración, atributos que abundan en los hombres de campo y que supo mostrarles a  sus cuatro hijos.

Durante más de dos décadas papá y yo perseguimos todo lo que aconteció en la vida deportiva del también conocido como Hijo del Condado; y hasta llegué a conformar una pequeña minibiblioteca. Recuerdo que una inesperada inundación a finales de la década de los años 70 destruyó decenas de nuestras pertenencias y afectó también mi querida colección.

Curiosamente, una foto en la que aparecía el Comandante en Jefe  con varios peloteros, entre ellos Muñoz, salió ilesa de la catástrofe, y en medio de su pesar papá exclamó: “Muchacho, ni un remolino de agua puede con la fuerza de esos dos gigantes juntos”.

Nuestro delirio por la gran figura del Escambray se hizo mayor con su famoso jonrón frente a Japón en el mundial de 1980, batazo que pudimos ver por televisión en nuestro hogar campestre, ya electrificado por la Revolución. La familia y vecinos nos juntamos  para saltar de alegría poco después de que mi tío Neno gritara  enfáticamente mirando a mi papá: “Andresito, prepárese para que la recoja en el platanal de Bartolo”.

El retiro del famoso número 5, justo cuando lideraba no menos de seis departamentos ofensivos en series nacionales, nos agarró por sorpresa. Ese día vi llorar a mi viejo por primera vez. Para nosotros dos la pelota cubana quedaría dividida en dos eras cuan reloj de tiempo: la de Antonio Muñoz (AM) y la posterior a Muñoz (PM).

No dejamos de seguirlo. Le deseábamos éxitos como director de los elefantes cienfuegueros. Nos bebimos con ansiedad los libros que le dedicaron. Supimos que apareció cargado de implementos deportivos para los niños sureños al regreso de su periplo por Italia. Votamos por su elección entre los 100 atletas del pasado siglo. Aplaudimos su inclusión en el Salón de la Fama del béisbol cubano  y nos sumamos a la preocupación del pueblo por su enfermedad.

Un día, en octubre del 2014, cuando trabajaba y vivía en Cienfuegos, fui a visitar a mi viejo a Camajuaní, adonde se había trasladado a vivir por motivos de salud, y quise sorprenderlo: “Papá, ¿sabe usted que su pelotero preferido anda por Miami soltando veneno por la boca, hablando mal de Cuba y la Revolución?”, le dije, y al momento reaccionó como fiera herida: “Nooo, tú me estas engañando. Ese no es Muñoz”.

Entonces coloqué en su oído el celular, pues ya mi padre había perdido la vista, y dejé correr la grabación de una entrevista concedida por el expelotero a medios de prensa en Estados Unidos, en la que concluyó diciendo: “Yo si soy revolucionario porque nací en Cuba…me eduqué con la Revolución, vivo con la Revolución y muchas oportunidades tengo allí”.

Acto seguido le coloqué mi pañuelo en su mano derecha y lo reté: “Ahora le toca el turno al bate, quítese el sudor, acomódese la manga al estilo del Gigante y hágale swing a la bola”. ¿Qué le parece ese batazo? acabé preguntándole. Papá se secó las lágrimas y dijo con voz entrecortada: ¡Carijo qué bueno está eso! Ese sí, ese sí es Muñoz.

Mi padre, quien falleciera pocos años después, tenía la razón. Ese fue, es y será nuestro paradigma de pelotero, para quien no han sido pocos los lanzamientos de admiración desde la “lomita” de los afectos más íntimos. Antonio Muñoz Hernández, el ídolo de muchos, el Gigante de miles, ha sabido jonronear siempre por Cuba.

Acerca del autor

Máster en Ciencias de la Comunicación. Subdirector Editorial del Periódico Trabajadores desde el 2019. Editor-jefe de la Redacción Deportiva desde 2007. Ha participado en coberturas periodísticas de Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos, Copa Intercontinental de Béisbol, Clásico Mundial de Béisbol, Campeonatos Mundiales de Judo, entre otras. Profesor del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, en La Habana, Cuba.

6 comentarios en 3er Lugar Concurso Cuba Deportiva: Ese sí es Muñoz

  1. Es un orgullo pertenecer de manera indirecta a esta historia. Portar la sangre del abuelo para quien va dedicada la crónica y haber crecido junto al padre genial que la escribió. No tengo aptitudes para juzgar y merecen mis respetos todos aquellos que dieron el veredicto de un 3er lugar pero no concuerdo con la decisión. Merecía estar en el escaño más alto. No habla la voz del amor hija-padre,habla la razón de quien sabe leer y entender cuando las letras dejan de ser inanimadas y adquieren sentimientos propios.

  2. Mis felicitaciones. Esta sensible crónica me ha sacado las lágrimas.Lindos recuerdos de su historia familiar junto a su padre, seguidor de tan gran atleta.

  3. Pablo Idalberto, usted me ha sacado las lágrimas.Es muy emotiva su crónica, esa figura paterna tan sensible y cómo describe su historia familiar a la par de los logros del atleta. Felicidades.

  4. Agradezco a Trabajadores, la publicación del trabajo. Felicidades reiteradas al resto de los premiados.
    En estis tiempos, que algunos desde Miami olvidan a su país , se suman al bloqueo y se convierten en seguidores de calumnias, la actitud del Gigante del Escambray en defensa de su patria merece nuestros elogios.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu