Hoy más que nunca: Allende Vive (Cobertura especial)

Hoy más que nunca: Allende Vive (Cobertura especial)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Al iniciarse el homenaje virtual a Salvador Allende y los 50 años de la Unidad Popular, Mónica Valente, secretaria Ejecutiva del Foro de Sao Paulo señaló que se impone recordar lo que significó aquel hombre y aquel proceso que tanto influyo después en las luchas de las fuerzas progresistas de toda la región y mas allá, y que es un deber de este mecanismo de concertación política, seguir resaltando lo que nos ha traído hasta aquí.

 

 

Anunció también la participación en el encuentro de presidentes, lideres, intelectuales y representantes de organizaciones sociales que se unirían a este homenaje. Agradeció a las organizaciones chilenas que compartieron un video histórico en el que se ratificó que hoy en Chile “el pueblo abre las grandes alamedas para refundar la república y conquistar un proceso constituyente y soberano que lleve transformaciones reales en función de las mayorías”.

Solo la unidad nos llevará a la victoria

Invitado especial al homenaje del FSP a la UP y a Salvador Allende, el intelectual y político cubano Abel Prieto Jiménez, aseguró que más que un homenaje, de la experiencia de hace 50 años en Chile hay que sacar lecciones para el presente y resaltó la importancia que le da el Partido Comunista de Cuba a  esta recordación porque no solo estamos honrando a Allende, estamos aprendiendo.

 

Prieto Jiménez dijo que de Allende hay que hablar siempre en presente y que siempre fue muy cercano a nosotros, al pueblo cubano y a muchos dirigentes de la Revolución. Se remitió a Fidel quien siempre agradeció que una de las primeras cosas que hizo Allende fue restablecer relaciones con Cuba, siendo fiel y firme a la causa de nuestro pueblo.

Rememoró el acto del 28 de septiembre de 1973, que Fidel dedicó al líder chileno y a ese pueblo y en el que el líder de la Revolución Cubana  resaltó el valor, el honor, el heroísmo, la dignidad y la disposición de Allende a combatiendo, aún a sabiendas que en aquel momento estaba defendiendo una bandera y una causa, aunque fuera en condiciones muy desfavorables y él sabía que había que defenderlas hasta el precio de la vida.

El intelectual cubano reafirmó que la bandera de Allende está viva, vigente y que “la unidad popular es un proyecto pospuesto pero no derrotado”. Señaló la inmensa obra del gobierno de Allende en pos de la eliminación del desempleo, el desarrollo industrial, la expropiación, la redistribución de ingresos, la adquisición de empresas monopólicas y la nacionalización del cobre, la reforma agraria, la participación de los trabajadores, la entrada de Chile al MNOAL, el acceso a la cultura y a la educación, entre otras, lo cual calificó como una gran obra en medio de tantas dificultades y en muy poco tiempo.

Abel Prieto dijo que Chile se convirtió en un laboratorio de las doctrinas neoliberales, un fascismo que sigue vivo y que se impone que las fuerzas de izquierda tengan hoy que trabajar más que nunca para lograr la unidad en la diversidad, como lo explica el documento Consenso de Nuestra América.

Exhortó a estar alertas ante el fascismo y el neoliberalismo pues solo “la unidad nos permitirá pasar a la ofensiva” y ratificó la utilidad de unir más el FSP y la Red de Intelectuales en defensa de la Humanidad para detener la manipulación informativa, abrir brechas a la manipulación y la mentira.

“Aquel proceso que interrumpió el proceso de la unidad popular no es del pasado”, precisó el presidente de la Casa de las Américas, pues “está hoy presente en Colombia, Ecuador, Bolivia, Brasil, en el propio EEUU en esa horda de apoyo a Trump y eso es expresión de la crisis del modelo”.

Denunció que hoy se aplican recetas similares a las que se aplicaron contra Allende contra el pueblo y el gobierno de Venezuela y por eso hay que defenderla en todos los escenarios.

Hizo también un llamado a la preparación permanente ante la batalla ideológica y la guerra cultural y al dialogo permanente con las nuevas generaciones, algo sobre lo que también Allende alertó como una prioridad.

Daniel Ortega: Los pueblos estamos hoy más comprometidos

Durante su intervención en el homenaje a Salvador Allende y a la UP, el presidente Daniel Ortega dijo que la historia realmente que sorprendió, pues en los tiempos de Allende America Latina estaba “dominada por tiranías, por dictaduras y Cuba estaba allí librando la batalla con Fidel, con esa Revolución que había triunfado apena 11 años después con la victoria apuntando al socialismo del pueblo de Chile, de los trabajadores de Chile, de los estudiantes de Chile”.

 

 

Recordó que después del golpe la resistencia heroica del pueblo chileno, el gesto heroico de Salvador Allende y luego su valentía, su decisión, su dignidad, dando su vida por la democracia, porque era la democracia verdadera la que estaba siendo en ese momento agredida, bombardeada por los aviones que los yanquis le suministraban a los militares allá en Chile.

“50 años y en estos momentos, en estos tiempos diría que después de la victoria del Frente Sandinista en el 79, aquí en Nicaragua, fue un nuevo aliento en América Latina. Por otra vía, con el triunfo de la Revolución venezolana con el hermano Comandante Hugo Rafael Chávez Frías al frente – yo lo he dicho – desafiando la ley de gravedad, porque quien podía pensar que por esa vía podría llegar y sustentarse y sostenerse durante tanto tiempo un proceso revolucionario como el que encabezaba Chávez, entonces el que promovió la unidad latinoamericana y caribeña y que hoy encabeza nuestro hermano Nicolás Maduro.

Esa gran alianza cívico militar con el pueblo, con el ejército, es decir, las armas con el pueblo, ahí están, no las armas contra el pueblo y el pueblo hecho milicia también, juntos defendiendo una Revolución que ha sufrido ataques tan brutales como los sufrió el gobierno de la Unidad Popular, tan brutales como los que ha sufrido Cuba y donde incluso, está la amenaza del uso de la fuerza de parte del imperio norteamericano contra la Revolución Bolivariana y a raíz de la victoria de los hermanos venezolanos, esa entrada triunfante de Bolívar con Chávez, Nicolás, venían caminando otros procesos desafiando también la ley de gravedad”, rememoró.

Ortega aseguró que a 50 años, nos queda ese ejemplo de Allende que buscó otras alternativas, logró llegar al gobierno y que “su sacrificio no fue en vano, porque eso no desmoralizó a nuestros pueblos, no desmoralizó la lucha de los pueblos de América Latina, ni del Caribe, ni la lucha de los pueblos del mundo, sino que al contrario más comprometidos los pueblos”.

“Hoy a 50 años de la victoria de Allende, ¿qué podemos decir?. Podemos decir que esa victoria, esa victoria dejó la semilla de la fortaleza, de la seguridad de que por muy complejos que sean los caminos, al final la decisión la tomarán los pueblos.

Nos deja la fortaleza del ejemplo de un pueblo que hoy está nuevamente levantando su voz, en medio de la pandemia el pueblo chileno se ha levantado y con el pueblo chileno se ha levantado Allende, se ha levantado Víctor Jara, se han levantado los héroes y mártires de la tiranía impuesta por los yanquis en Chile que provocaron tantos muertos, tantos desaparecidos, tantos torturados, tantos asesinados.

Es cuando más hoy en el Foro de Sao Paulo en el que estamos rindiendo homenaje a Salvador Allende en el 50 aniversario de Unidad Popular rendimos homenaje también al pueblo de Chile, que más fuerza, más fortaleza, más firmeza nos da el ejemplo de Allende para enfrentar estas circunstancias históricas difíciles que estamos atravesando, lo que estamos seguros que vamos a lograr superarlas, vamos a lograr derrotarlas y vamos a alcanzar nuevas victorias, queridos hermanos del Foro de Sao Paulo”, concluyó el presidente nicaragüense.

 

Que este medio siglo de Unidad Popular sirva de acicate para reencontrarnos

 

Palabras del presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez en el Foro Virtual del FSP en homenaje a Salvador Allende y a los 50 años de la Unidad Popular

 

Querida Mónica Valente, queridos compañeros, hermanos del Foro de Sao Paulo: Entusiasma y emociona, que en este año plagado de desafíos de sobrevivencias para todos, las fuerzas de izquierda para América Latina honren nuestra común historia de luchas, al decidir celebrar los 50 años de la Unidad Popular.

 

La Unidad Popular, la mítica Unidad Popular chilena, no solo llevó al poder al socialista Salvador Allende, abriendo un camino de esperanzas para la primera construcción socialista por la vía electoral.

Lo hicieron de un modo tan creativo, entusiasta y realmente popular, que aún podemos sentir la alegría de sus cantos, en medio de la profunda lucha de toda la sociedad por transformarse transformando todo.

Aquel fue un proceso tan apasionante y contagioso, que sus poderosos adversarios externos, en triste alianza con los internos, lo acribillaron a balazos cuando apenas era una promesa de tres años de gobierno.

En los pocos más de mil días que duró en el poder, la Unidad Popular alcanzó a transformar radicalmente a ese país, a revindicar las aspiraciones históricas del pueblo chileno, como la nacionalización del cobre, la expropiación de grandes latifundios y la expansión de la educación y la salud entre todos.

En síntesis, se atrevió a tocar los intereses del gran capital nacional y transnacional, con el único fin de ponerlos en manos de sus legítimos dueños y darle al pueblo derechos que hasta entonces se le habían escamoteado. Como la reforma agraria de Arbenz y la de la Revolución Cubana, como nuestras nacionalizaciones y nuestras decisiones soberanas, las conquistas de la izquierda chilena fueron puestas bajo asedio y su economía bloqueada.

Una guerra mediática sin precedentes se desató contra la experiencia y el imperio dirigió las operaciones para el derrocamiento en su peor estilo. Chile entró en la oscura noche del fascismo, que extendió sus garras por el cono sur, al amparo de la Operación Cóndor, o sea, la transnacional del terror.

Los militares golpistas importaron escuelas y métodos yanquis para cumplir el mandato del Norte. El neoliberalismo comenzó a imponerse como la fórmula mágica del desarrollo, pero ninguna mentira dura demasiado tiempo.

El modelo chileno de los “Chicago boys”, vendido como exitoso, ha terminado siendo tan despreciado por su pueblo, como la gestión golpista de Augusto Pinochet, y el proceso revolucionario de los años 70 quedó en la historia latinoamericana con sus dolorosas, pero insoslayables lecciones para futuros procesos revolucionarios en nuestra región.

Ningún luchador social, ningún político de izquierda, podría enfrentar sus batallas hoy, soslayando aquel proceso. Los métodos de construcción de la unidad de fuerzas diversas resultan tan aleccionadores como los que implantarían sus enemigos para aplastarlos, desde la guerra mediática al fascismo corriente. Es un deber y una oportunidad detenernos, aunque sea por unos minutos y a distancia, en lo que significó aquel gobierno, lo que significó la Unidad Popular, lo que significó la articulación de las fuerzas de izquierda en torno a un ideal socialista y por qué vías y métodos logró el imperialismo quebrarla, imponiendo a sangre y fuego un modelo económico que excluye a las mayorías y las reprime, incluso, en sus llamados períodos democráticos.

A 50 años del triunfo histórico de la Unidad Popular, y también en memoria y honor de la ejemplar resistencia al golpe fascista contra Salvador Allende en 1973, quiero compartir con ustedes una experiencia personal muy vinculada con el acontecimiento que hoy conmemoramos.

En enero de 2013, acompañando al General de Ejército Raúl Castro Ruz a la primera Cumbre de la CELAC, que tuvo lugar en Santiago de Chile, visitamos el Palacio de la Moneda, donde cayó heroicamente Salvador Allende, figura central de la Unidad Popular que hoy celebramos. Justamente allí, la delegación recibió una llamada desde Cuba, era el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien al saber dónde estábamos nos dijo: “ahí hay un espíritu, encuéntrenlo”.

Aquella invitación viniendo de un marxista como Fidel Castro carecía totalmente de misticismo; estaba sin dudas convocándonos, a repasar una historia que todavía tiene mucho que enseñarnos. Que este medio siglo de la Unidad Popular sirva de acicate para encontrarla.

Allende siempre en nuestras batallas y victorias

El presidente venezolano Nicolás Maduro, quien intervino también en el homenaje al presidente chileno Salvador Allende y a la Unidad Popular, agradeció al Foro de Sao Paulo por ser la más grande y amplia organización de coordinación de fuerzas, movimientos, grupos y partidos políticos de América Latina, del Caribe y del mundo, de todo lo que es el movimiento del progresismo, de todo lo que es movimientos de izquierda, los movimientos revolucionarios,  los movimientos de liberación nacional.

“Siempre nos sentimos felices de compartir este espacio del Foro de Sao Paulo, un espacio de cuatro décadas de luchas, mis saludos a todos nuestros compañeros y compañeras en el mundo entero”, aseguró.

 

Maduro dijo que en Venezuela están de pie, como siempre, enfrentando la persecución imperial, enfrentando las agresiones, las amenazas, cada vez con mayor fortaleza, con mayor fuerza, transitando el camino de la paz y la estabilidad social, política, militar, de la unión perfecta cívico-militar de la Revolución Bolivariana, fortaleciendo al Partido Socialista Unido de Venezuela, como inmensa vanguardia que en cada calle, en cada barrio, en cada comunidad, en cada fábrica  junto al pueblo, trabajando, liderando la lucha junto al gran polo patriótico y todos sus partidos políticos, unidos con mucha fuerza también en el batallar diario.

Recordó que este es un año de elecciones en la nación bolivariana, la elección número 25 en 20 años, de las cuales han ganado 22  y que la Revolución Bolivariana es “democrática, popular, participativa, protagónica”  y su método es el del voto, que el pueblo decida porque eso cuando han perdido siempre se ha aceptado la derrota en el primer minuto.

Dijo también que la Asamblea Nacional ha sido utilizada para provocar un golpe de estado, una incursión armada, una intervención extranjera militar, para promover sanciones contra la economía, contra la industria petrolera, contra las finanzas del país, para robar activos en el exterior, convirtiéndose en el epicentro de la conspiración y el complot contra la democracia y la vida en libertad de la República.

“24 elecciones, 22 victorias, ahora vamos a la elección 25, el 6 de diciembre, se han inscrito 14 mil cuatrocientos candidatos y candidatas, 7 partidos políticos, grupos electorales y movimientos políticos. Les puedo decir que de esos 14 mil cuatrocientos candidatos, 13 mil son opositores”, reiteró.

El presidente venezolano informó que de esos 107 partidos políticos, 95 son opositores y que ellos han presentado las candidaturas del bloque histórico social revolucionario del bolivarismo y el chavismo y se dirigen a  “una tremenda y gran victoria, unidos, unidos”.

Invitó a todos los movimientos sociales, políticos, intelectuales, partidos, a todas las instituciones científicas de vinculación con el Foro de Sao Paulo a ir a Venezuela el 6 de diciembre “a ser partícipes y observadores de la elección número 25, de la elección para la nueva Asamblea Nacional y acompañar al pueblo de Venezuela en esta tremenda victoria democrática y de paz, esta victoria republicana”.

“Tenemos muchas tareas por delante, en el campo de la reconstrucción económica. Recientemente presenté la Ley Antibloqueo para el debate de la Asamblea Nacional Constituyente. La Asamblea Nacional Constituyente la está revisando, la está mejorando, la está perfeccionando y con su aprobación voy a tener un instrumento histórico, la Ley Antibloqueo para tomar decisiones, para tomar iniciativas innovadoras, creativas, nuevas y vencer el bloqueo.

Generar un crecimiento de la producción, de la economía real, generar nuevas fuentes de riquezas para estabilizar la macroeconomía, para mejorar los salarios, para mejorar mil cosas. Así que estamos en esa batalla y sé que el Foro de Sao Paulo nos acompaña, los esperamos aquí en Venezuela, vengan, todas las medidas de bioseguridad, los compañeros de la vicepresidencia internacional de Adán Coromoto Chávez Frías, bueno que establezcan la ruta, ya para diciembre tendremos vuelos de República Dominicana, ya está establecido, tendremos vuelos de México, ya está establecido, tendremos el vuelo directo de Turquía, así que ustedes podrán venir a Venezuela, aquí los vamos a cuidar bien, estamos mejorando en la lucha contra la pandemia y para el 6 de diciembre vamos a estar en una mejor situación.

Los invito, vengan aquí mis hermanos del Foro de Sao Paulo”, aseveró. Reafirmó que Salvador Allende está en las batallas y vitorias futuras de nuestros pueblos y es el FSP la esperanza anti neoliberal de los pueblos del mundo, y exhortó a seguir en combate, unidos, dando la cara, presentando batalla.

“El Foro de Sao Paulo es la trinchera más segura que tiene la izquierda y el progresismo mundial para luchar por los grandes cambios. Una nueva ola de cambios se levanta en América Latina y el Caribe y asombrará al mundo y ahí estaremos nosotros, hombres y mujeres humildes de esta tierra del Foro de Sao Paulo, les doy las gracias, aquí los espero, y digo desde Caracas, desde el Palacio Presidencial de Venezuela que viva el Foro de Sao Paulo, que viva la unión de la izquierda, del progresismo y de los revolucionarios”, concluyó.

 

En el encuentro también se compartieron mensajes de los expresidentes de Brasil, Dilma Rousseff e Inácio Lula Da Silva, así como representantes de la República Árabe Saharaui y el Partido Comunista de Vietnam, quienes resaltaron la importancia de estudiar y defender el legado de Allende y la Unidad del Foro de Sao Paulo en pos de la luchas por la emancipación de nuestros pueblos.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu