El Che sigue siendo necesario (+ Videos)

El Che sigue siendo necesario (+ Videos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (26 puntos, 6 votos)
Cargando…

Este 8 de octubre el mundo recuerda el asesinato del Guerrillero Heroico en 1967  en la escuelita de La Higuera, Bolivia, en plena selva Suramericana. Evocar al Che a partir  de la visión de quienes lo acompañaron en diferentes gestas, y de otros que lo han imaginado cerca, y muy particularmente por sus cualidades, virtudes y ética enaltecedoras que lo hicieron único es el propósito de los materiales que se exponen en estos capítulos de la serie televisiva: …La estrella que te puso aquí,  realizada en el 2007 por un equipo de Telecubanacán con guión y dirección de Lourdes Rey Veitía. Por ser este un testimonio sensible, con hondura poética, lo reproducimos en el aniversario 53 de aquel vil acontecimiento que estremeció al mundo.

 

Esa visión invencible del Che que llevamos dentro se nos antoja inexpugnable y necesaria.

Su ética insobornable, su indeclinable posición de principios, su capacidad de ser legado universal son atributos que se mantienen en la voz envejecida ya de sus combatientes, quienes le fueron incondicional en la lucha y asumieron a su lado las consecuencias. También los jóvenes que decidieron ser médicos como él, o los más pequeños que juraron ser como el Che y lo recuerdan a diario en las escuelas, rememoran su humanismo e imagen por siempre.

Sigue siendo necesario, es una obsesión llevarlo como compañero en la lucha cotidiana. Sigue siendo obligatorio abanderarse con él para luchar por causas justas. El Che nos inunda la mochila de ilusiones, pensamientos, e invita a actuar.

Foto: Archivo

La lección que me dio el Che

En medio de las acciones de la Batalla de Santa Clara, a José Rodríguez le acompañó durante toda su vida una lección de ética que recibió del Comandante Ernesto Guevara.

 

 

Este hombre, con sus más de 80 años a cuesta, recuerda el olor a pólvora y los tableteos de ametralladoras, el bombardeo de la aviación y las acciones en diferentes puntos de la ciudad, sobre todo en el Tren Blindado, de los días finales de diciembre de 1958 en Santa Clara, cuando el Comandante Ernesto Guevara, al frente de la columna 8 Ciro Redondo del Ejército Rebelde, tomaba la ciudad.

Con celo, Pepe como se le conoce a este combatiente de la Revolución Cubana, ha guardado entre sus recuerdos más preciados una anécdota poco conocida, por ser personal y dura, pero que se convirtió en enseñanza y lección política.

En aquel entonces era un joven que integraba el Movimiento 26 de Julio en Las Villas y laboraba en la conocida empresa Texaco, en medio de los acontecimientos se necesitó de sus servicios. Llegó hasta el Che y se presentó como el de la Texaco, cosa que Guevara no entendió y le reprimió con fuerza porque la Texaco era expresión de los intereses del imperialismo en Cuba, de su injerencia, de la intervención norteamericana por la que se estaba luchando.

No obstante, al sentirse estremecido por la dura reprimenda cumplió la orden dada. Guarda como mayor recuerdo el abrazo que recibió del jefe al conquistar la victoria. “Fue una lección política que entendí años después, formaba parte de la ética y la posición indeclinable de principios del guerrillero”, dijo con orgullo.

En busca de un hombre

En busca de ese legado llegan hasta el Complejo Escultórico Ernesto Guevara de Santa Clara personas de todas las latitudes para rendirle tributo.

 

Foto: Freddy Pérez Cabrera
Foto: Freddy Pérez Cabrera

La Plaza de la Revolución Comandante Ernesto Guevara, inaugurada en diciembre de 1988, proyectada por los arquitectos Jorge Cao y Blanca Hernández, quienes también ejecutaron el Memorial donde se guardan los restos del Che y el Destacamento de Refuerzo, es el más simbólico de los sitios que lo recuerdan: su última morada.

La Plaza y el Memorial convirtieron a Santa Clara en la ciudad del Che, aquí se le recuerda triunfal después de la muerte y desde la cotidianidad que inspira, porque en Santa Clara el Che dejó su marca, que es huella, influencia, ascendencia… Desde siempre y por siempre está aquí por “todas partes” convertido en presencia y vigencia, en hombre que aún es necesario, imprescindible.

Hasta aquí llega el mundo en busca de un hombre.

 

 

El Colega

Miles son los médicos cubanos que han prestado colaboración en disímiles países del mundo. Algunos en lugares donde estuvo Guevara combatiendo, luchando y ganando, incluso muy cerca de donde murió.

 

 

Su estirpe de médico revolucionario inspiró e inspira. Es talismán para continuar los días y la obra. Con el quehacer de los años han convertido esa entrega en premio de paz y sanación.

En la raíz de ese espíritu está el Guevara médico, el médico argentino que embarcó en el Granma, hoy el colega que cambió la mochila de urgencias médicas por la caja de balas para su ametralladora como salvadora de un mundo mejor.

 

El jefe

El Comandante del Ejército Rebelde, Víctor Bordón Machado, recordó muchas veces aquel primer encuentro con el Che.

 

 

Lo evocó como el hombre que le impresionó al  punto de quedar neutralizado por su carácter, por su temple, integridad, por su hablar pausado, medido y exacto.

Para Bordón el guerrillero argentino que llegó en octubre a la finca Las Pinas cerca de Manicaragua, era el hombre que mandaba Fidel a Las Villas, un argentino que luchaba por Cuba, a ese hombre, aseguró, había que seguirlo.

Bordón con sinceridad absoluta recordaba que lo degradó de Comandante a Capitán en su primer encuentro para empezar a arreglar las cosas por casa, y se refería a las irregularidades que existían en el Escambray, que culminaron con la unión de las fuerzas en el Pacto del Pedrero y la lucha victoriosa de la Campaña de Las Villas.

Bordón confesó siempre que seguir al Che fue la mejor decisión de su vida.

 

El Maestro

El Héroe del Trabajo de la República de Cuba, doctor Juan López Palacios, era un joven estudiante de Pedagogía de la Universidad Central de Las Villas en 1959, cuando se realiza el acto de investidura como Doctor Honoris Causa de esa casa de altos estudios al Che.

 

 

López Palacios, presente en el acontecimiento, lo ha caracterizado como un hecho trascendente, pues ese día el Che delineó el futuro de la educación superior cubana y su diversificación e importancia para el desarrollo de la sociedad que estaba construyéndose.

Luis Monteagudo, quien lo acompañó en la proeza de la lucha en el Congo, recuerda cómo enseñaba a leer a los combatientes en la inhóspita selva africana y asegura que su muerte fue la gran enseñanza de heroísmo que dio desde la escuelita de la Higuera.

 

Ser como él

¡Seremos como el Che! se escucha a diario. Los niños cubanos dicen la frase desde hace décadas. Desde que Fidel los impulsara a seguir su ejemplo.

Así se recuerda siempre. Embanderarse a esa frase, es asirse a él por siempre. Pues: Seguimos con vos, con tu ejemplo, en ese camino largo, largo, por donde tú vas, ¡Hasta la Victoria Siempre!.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu