Bolivia: La primera de las sorpresas

Bolivia: La primera de las sorpresas

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

 Bolivia parecía ser no más que el seudónimo de los que en Bolivia mandaban, y                                         que la exprimían mientras cantaban el himno. Y la humillación de los indios,                                            hecha costumbre, parecía un destino. Pero en los últimos tiempos, meses, años,                                        este país vivía en perpetuo estado de insurrección popular. Ese proceso de                                                    continuos alzamientos, que dejó un reguero de muertos, culminó con la guerra                                          del gas, pero venía de antes. Venía de antes y siguió después, hasta la elección                                            de Evo contra viento y marea. Con el gas boliviano se estaba repitiendo una                                               antigua historia de tesoros robados a lo largo de más de cuatro siglos, desde                                               mediados del siglo XVI: la plata de Potosí dejó una montaña vacía, el salitre de                                        la costa del Pacífico dejó un mapa sin mar, el estaño de Oruro dejó una multitud                                      de viudas. Eso, y sólo eso, dejaron.

 Eduardo Galeano

 

En reciente comentario señalaba que luego de aplazar en más de una ocasión la fecha de las elecciones, tratar de denigrar a Evo Morales y seguir reprimiendo al pueblo boliviano, la presidenta de facto de esa nación,  Jeanine Áñez haría seguramente uso de algunas “sorpresas” que le permitieran mantenerse en el poder.

¿Me equivoqué? Sí, pero no. Lo segundo es que sorpresivamente la señora renunció a ser aspirante a la presidencia, precisamente cuando las encuestas reflejaban que, en el mejor de los casos, estaría en cuarto lugar en las aspiraciones de votos.

 

Con 21 millones de toneladas de litio Bolivia se consolida como el país con mayores reservas en el planeta. Foto: BBC

 

Para responder lo primero me apoyo en declaraciones del ex presidente Evo Morales, quien reaccionó de inmediato al conocer la noticias y lo hizo de una forma tajante; “ esa determinación hace mucho que estaba decidida» y que «solo faltaba negociar su impunidad».

Este señalamiento es la mejor clave para entender lo que aconteció en Bolivia el 17 de septiembre y permite entender, entre líneas, que ella dejó de ser una candidata de los grupos de poder locales y la embajada estadounidense en La Paz ya que, “sencillamente”, no era creíble para sus conciudadanos.

Evidentemente cumplió, no la última encomienda de los servicios especiales estadounidenses y de los funcionarios de la embajada de Estados Unidos en La Paz, porque de hecho ya está jugando el rol que le han encomendado y cuyo objetivo principal es evitar por todos los medios que los candidatos del Mas ganen las próximas elecciones.

Creer o no creer en la “democracia”

Algunos, los que aún creen en la “democracia” piensan que todo se resolverá en Bolivia en las elecciones del próximo octubre. Otros están más preocupados por sobrevivir y acabar con la agonía de cada día en conseguir algo de dinero para dar de comer a la familia.

Pero todos los bolivianos, independientemente de su afiliación política o religiosa, solo quieren que acabe el sufrimiento por la mala atención médica ante la pandemia y que vuelva la paz a la Paz y al resto de las ciudades de la nación andina.

Resulta conocida la política estadounidense hacia la región y, en especial hacia Bolivia. No solo participaron con sus servicios especiales en la “coronación” de la actual mandataria, sino que están presentes en cada una de las acciones de su gobierno.

El Secretario de Estado adjunto de la esfera política, D.Xale demostró en enero último cuáles son las prioridades de su país con relación a Bolivia.

Es por ello la propuesta, sin pudor alguno, de “ofrecer un equipo de especialistas estadounidenses en la esfera de la tecnología electoral y del sistema de la votación electrónica durante la campaña electoral”.

En pocas palabras, las mal llamadas elecciones “democráticas” no están organizada por los bolivianos sino que los nacionales están dirigidos por representantes de Estados Unidos con el único y explícito deseo de impedir el regreso de los partidarios del Mas al poder.

Una “verdad de Perogrullo” es que el objetivo principal de los Estados Unidos para América Latina y el Caribe es recuperar su influencia mediante la instalación en el poder de sus representantes nativos fieles a Washington.

Prioridades de Washington

Falta por ver quién será el candidato por la derecha. Según la lógica de quienes siguen las encuestas debe ser el ex presidente Carlos Mesa, pero necesitaría una alianza con los otros candidatos para enfrentase a Luis Arce, del Mas.

Todo ello dependerá si se cree o no en la democracia representativa. De darse unos comicios verdaderamente democráticos donde triunfe quien obtenga más votos sería un milagro. Y los milagros no existen.

Los representantes de la derecha y de los círculos de poder económico, en estrecha alianza con funcionarios de la embajada estadounidense en esa nación ya tienen, de seguro, nuevas sorpresas que serán dadas poco a poco, según la situación lo determine.

La oligarquía local sabe que la cooperación con los Estados Unidos tiene su precio, porque lo pagaron durante toda su historia republicana, salvo la etapa en que gobernó Evo Morales.

Por ello deben permitir que los intereses del imperio retomen el control de la economía del país, conscientes de los apetitos de los monopolios yanquis que han focalizado sus objetivos, entre otros, en los Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos y los Yacimientos de Litio Bolivianos, renglones estratégicos para el desarrollo de Bolivia.

 

Al litio se le llama el oro blanco. Foto: Radio Fides

 

¿Y qué pasa a solo dos semanas de los comicios? El Gobierno ya declaró que la empresa de transformación del litio está en quiebra, lo que según especialistas es la preparación para la privatización de esa compañía, que durante el gobierno del Mas fue una de las principales fuentes del presupuesto estatal.

La OEA y su secretario general, Almagro, se frotan las manos ante la posible tajada que les toque. En fin, el final de la historia está por escribirse pero el olor a fraude predomina entre las posibles salidas de la crisis política por la que atraviesa la nación andina.

¿Por qué no?, si hasta el Presidente del imperio utiliza esa variante mucho antes de llevarse a cabo los comicios en esa nación.

 

Un comentario en Bolivia: La primera de las sorpresas

  1. Hermano , para lograr el objetivo fundamental que es lograr que señora se valla para la luna hay que sangrar de verdad , fijate que tiene a la mafia metida ahi para formar lo que ella sabe hacer buscar delicuente y formar rollo y como tiene un ejercito que es una mafia y una policia corrupta todo queda en casa.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu