RETRATOS: Con alma de niño

RETRATOS: Con alma de niño

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 puntos, 2 votos)
Cargando…

En el alma de Gonzalo de Jesús González Valdivia anida el niño eterno que siempre ha sido. Es con esa mirada que todavía lo sorprenden los amaneceres, el canto de las aves y los pequeños detalles de la vida. Ahí encuentra la musa para sus cuadros y figuras, elaboradas a través de la técnica del papier mache.

 

 

 

Gonzalo de Jesús González. Foto: Agustín Borrego Torres
Gonzalo de Jesús González. Foto: Agustín Borrego Torres

 

Una décima, compuesta por él, lo dice todo: Si quieres ser un artista/con buena fama y aché/trabaja el papier mache y lograrás tú conquista/serás un ecologista, colmado de creación/que con su imaginación utiliza el reciclaje/para hacer lucir el traje de la recuperación.

Fue a través de su esposa, Maritza Hernández González, con quien en el 2015 conoció de los talleres impartidos por el desaparecido profesor Jorge Gil Folas (Yoyi). Eso cambió su existencia. “Aprendí cosas muy importantes, con este arte se pueden hacer objetos decorativos y obras de todo tipo. Empecé a exponer en diferentes lugares, ya hoy tengo cinco muestras personales y 15 colectivas, incluso, he ganado en dos ocasiones el concurso de la décima ilustrada, convocado por la Casa de Cultura de Diez de Octubre”, dijo. Pero para llegar a esa historia, mucho tuvo que andar.

 

Compromiso por delante

A sus 70 años de edad, confiesa que su infancia no fue fácil. Nació en el seno de una familia pobre, en Tuinucú, provincia de Sancti Spíritus, y ya a los nueve años tuvo que trabajar en el campo para ayudar a sus padres. “Lo mismo guataqueaba los campos de caña, que los de viandas”.

Fue a los once años que comenzó en la escuela primaria La Edad de Oro. “Era de tabla y techo de guano; ahí se daban todos los grados. Yo llegué hasta el sexto”, recuerda.

Su vida cambiaría a los 19 años, cuando resultó designado director del Círculo de Pioneros de Zaza del Medio.“Fue un trabajo muy bonito, me gustaba la creatividad de los niños y todos tratábamos de que se sintieran bien: los sábados había actividades, se ponía música en una vitrola y siempre había dulces para repartirles”.

Militante de la UJC, en 1970, se incorporó a la brigada comunista,que participó en la construcción de la fábrica de combinadas mecánicas para el corte de caña. Posteriormente se formaría como mecánico instalador de tuberías industriales en la Escuela Técnica de Montaje Industrial, en Capdevila, municipio capitalino de Boyeros.

Luego del servicio militar y su paso como trabajador civil de la DAAFAR durante tres años, retornaría como profesor en la especialidad de soldadura, en la propia escuela donde se graduó. Con el ánimo de seguirse superando, estudió técnico de nivel medio en tecnología de la soldadura en la Escuela Amistad Cubano-Soviética, en Marianao.

Entre 1988 hasta 1994, se desempeñó como especialista de producción en Construcciones Militares.

 

El despertar

Sería con su hermano, Ernesto González Valdivia, conocido como el Pintor de la Tierra, que se adentraría en la vida artística. “Me convertí en su mano derecha, vendía sus trabajos en el hotel Neptuno. En ese tiempo no hice ningún trabajo, solo admirar la obra de Ernesto”.

En el 2008 pasaría a trabajar en el hospital Psiquiátrico de la Habana, comandante Eduardo Bernabé Ordaz, como jefe de Cuadros, hasta su jubilación en el 2012.

Luego de aprobar el curso de papier mache, en el 2015, también asistió a talleres de pintura, cerámica fría y cerámica roja, que le abrieron oportunidades para la creación. “Había un pintor dentro de mí, pero no lo sabía. De pequeño dibujaba y algunos decían que me quedaban bien, pero no lo desarrollé hasta ahora”.

Convertido en artista, aspira a ser miembro de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas. No vende sus obras, está apegado a éstas y su sueño es seguir exponiéndolas y que las personas las conozcan. Hoy se desempeña como trabajador por cuenta propia, y está vinculado con el grupo artesanal Adorgraf, al cual le suministran jabas y bolsas de papel, elaboradas por él y su hijo.

Mientras tanto, nuevas ideas surgen, nuevas pinturas, en las que siempre, de una u otra forma, aparecen figuraciones relacionadas con su origen campesino que nunca olvida.

 

 

 

Acerca del autor

Graduada en Licenciatura en Periodismo en la Facultad de Filología, en la Universidad de La Habana en 1984. Edita la separata EconoMía y aborda además temas relacionados con la sociedad. Ha realizado Diplomados y Postgrados en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. En su blog Nieves.cu trata con regularidad asuntos vinculados a la familia y el medio ambiente.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu