Réquiem por Navarro, el primer Maestro Ronero de Cuba

Réquiem por Navarro, el primer Maestro Ronero de Cuba

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (15 puntos, 3 votos)
Cargando…

Hay estremecimiento en el alma de los hombres y mujeres de la industria ronera en Cuba, ha partido José Pablo Navarro Campa de quien podrían decirse las más elevadas palabras aunque basta, para hacer justicia, llamarlo paladín de la cubanía.

 

 

En sus 78 años de vida (28 de abril de 1942-10 de septiembre de 2020) este santiaguero se entregó con tanto afán al estudio y el trabajo que hizo realidad muchos de sus sueños, y algo más, llegando a ser el primer Maestro Ronero de la nación y Héroe del Trabajo de la República de Cuba.

Se graduó en 1964 de ingeniero químico, en la Universidad de Oriente, e irremediablemente todos los caminos lo condujeron a vetustas bodegas en las que mieles y alcoholes dormían misteriosamente en el interior de miles de barriles de roble.

Llegó en 1971 a la antigua Empresa de Bebidas de Santiago de Cuba y allí encontró una tecnología y una manera de fabricar el ron llena de misterios que lo cautivaron hasta el último minuto de aliento.

Asumió la inédita tarea de hacer la modelación matemática que describe los procesos de fabricación de la bebida, participó en la modernización y diseño de equipos y fábricas, poniendo talento y corazón a favor del crecimiento estable de la producción y la calidad de la bebida , y llevó al ron cubano al grupo de excelencia de los espirituosos en el mercado mundial.

Desde la más profunda convicción, con la experiencia que da el día a día, aseguraba que “el nuestro es un ron que tiene patria porque tiene Maestros que han permanecido fieles sin abandonar su fábrica, porque no se puede hacer en ningún otro lugar, por el clima, porque aquí la caña crece de una manera particular y las mieles son de una calidad excepcional, porque tenemos una tecnología muy propia y porque para hacerlo hacen falta reservas muy antiguas que están exclusivamente en nuestras las bodegas”.

José Pablo Navarro Campa desarrolló nuevos rones base, aportándole una expresión más elevada de calidad y logrando un producto superior, que él mismo paseó con éxito por más de 25 países.

El gremio de los trabajadores de la industria alimentaria y la pesca sienten hondo la partida de Navarro, el Maestro, el Héroe, el hombre íntegro quien de alguna forma especial ser hará presente en el laboratorio, las bodegas, las fábricas, el genuino ron cubano.

Escribir una respuesta