La Guagua: Ministerio del Miedo no

La Guagua: Ministerio del Miedo no

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 puntos, 2 votos)
Cargando…

Cuentan que ante un numeroso grupo de soldados un jefe militar de la antigüedad escogió solo una pequeña cantidad de ellos a partir del criterio de que su ejército alcanzaría la victoria si estaba convencido de lograrla, pero no si lo componían combatientes con dudas en triunfar.

Los seleccionados creían firmemente en que irían al campo de batalla a derrotar al enemigo, y esa era la principal fortaleza que buscaba aquel caudillo porque sabía que de no ser así estarían derrotados ya de antemano.

 

 

Hoy el escenario no es bélico ni tampoco se puede excluir a nadie, sino que el enfrentamiento abarca todo el territorio nacional e incluye a todos sus habitantes, por lo cual es importante la confianza en que cumplir las medidas higiénico sanitarias, correcta organización y funcionamiento de las instituciones, sobre todo las de Salud, llevarán nuevamente al control de la situación.

No se trata de una quimera, sino de un éxito que ya se disfrutó, pero fue echado a tierra por una minoría de incumplidores e indisciplinados cuyas conductas tuvieron consecuencias a las que no hubo suficiente capacidad de reacción para detener.

Hubo días de cero casos positivos y tiempos prolongados sin fallecimientos, lo que fue un logro del pueblo conducido correctamente, y es una meta realista pero que no podría lograrse si se siembra el miedo y la duda.

Al observar en las redes sociales mensajes tendenciosos de emisores que están probadamente dentro de Cuba y otros que radican definitiva o temporalmente en otras naciones, hicimos estas preguntas:

¿Qué pasará a partir del primero de septiembre cuando se pongan en práctica medidas más restrictivas para La Habana y empiece el curso escolar en casi todo el país? ¿Ganará el Ministerio de Educación o el Ministerio del Miedo? ¿Logrará sus objetivos el Ministerio del Miedo al agredir al Ministerio de Salud Pública? ¿Es lo mismo estimular la precaución que sembrar dudas y fomentar miedos?

Ante tales interrogantes, este fue el primer Comentario Digital:

Luis Ernesto Martinez Orellana dice: ¿Y no podemos sembrar precaución?

Por supuesto que podemos y debemos sembrar precaución, y precisamente son las medidas de este tipo lo que se trata de generalizar, aunque es más difícil en un contexto de pandemia, donde los comportamientos humanos se desenvuelven en un ambiente de peligros y riesgos.

Ante situaciones de desastres naturales o sanitarios, o concretamente como en las circunstancias actuales que vive Cuba, hay que lograr que todos conserven la calma, en primer lugar, para que retornen a una conducta anterior de probados buenos resultados.

Un ejemplo de cómo se trata de sembrar la confusión es el siguiente Comentario Digital en el cual se refiere a supuestos especialistas que escriben en su muro, sin que se aporten pruebas de tal condición:

En mi muro especialistas lo han dicho claramente. Creo que debieron esperar más, es una medida apresurada cuando aún Cuba no tiene controlada la situación. Las consignas no derrotan al enemigo invisible.

Obsérve cómo ese mensaje califica la medida de apresurada, y se refiere precisamente a las mismas que hicieron posible el control que se perdió, pero que existió.

Un lector desprevenido o ajeno a la realidad cubana pudiera confundirse ante el calificativo de «consignas» cuando en realidad se trata de medidas muy concretas que se han estado explicando con suficiente antelación, sobre todo en La Habana, antes de implantarlas a partir de este primero de septiembre con todo rigor.

No contento con intentar crear el caos una vez, repite la misma idea pero de otra forma en otro mensaje:

En mi muro he dejado claro, incluso especialistas lo han dicho que es una medida riesgosa y apresurada, pero los que mandan creen lo contrario. Nada, más que la fe y la voluntad garantiza el éxito. Ya lo he dicho también.

Lo cierto es que están demostradas las siguientes afirmaciones:

Alfredo García Villalobos dice:

Si cada cual cumple con su parte gana nuestro futuro, pero hay que ser disciplinados

Josue Romero dice:

Yo creo que sí todo el mundo, digo el estudiantado cubano, hace lo que tiene que hacer, no habrá Covid en las escuelas.

Hay maneras sutiles de inocular dudas, como en el siguiente texto y que no necesariamente tiene que haber sido escrito con malas intenciones, sino que también pudo ser bajo la influencia mediática de operaciones psicológicas para cuyo diseño se cuenta con enormes recursos de todo tipo:

He ahí el asunto: ¿harán lo que tienen que hacer? ¿Hay garantías de que sea así?

Pero tal y como Cesar Mena Marin dice:

A mi entender, ganará el ministerio de la inteligencia y la responsabilidad colectiva.

 

En resumen: no son consignas vacías, sino de frases llenas de un contenido respaldado por medidas concretas que antes de aplicarse han sido tan bien explicadas como organizadas para implementarse.

Pudiera haber personajillos actuando como asalariados de una especie de Ministerio del Miedo, pero con ecuanimidad, tanto los de Salud y Educación como todas las demás instituciones cubanas, con el respaldo del actuar responsable de la población, llevarán nuevamente la pandemia hasta donde ya estuvo acorralada en espera de la estocada final.

Hasta ese instante no hay cura para la Covid-19, y la vacuna para evitar los daños del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 todavía demora, pero lo que ya existe es la manera de inmunizar mediante una conducta responsable, que se logra mejor si repelemos también a los que apelan al miedo para conseguir aviesos propósitos.

Las guaguas anteriores pueden abordarse desde aquí

 

En una reunión con trabajadores de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959, Fidel dijo:«Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas.»

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu