La Guagua: Aunque como Nuevos se vistan, son los mismos

La Guagua: Aunque como Nuevos se vistan, son los mismos

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (15 puntos, 3 votos)
Cargando…

Como sucede a bordo de toda guagua cubana, en esta también se habla de muchos temas, y en esta ocasión se refieren al escenario donde actúa un grupo de personajillos que están dentro del país lo mismo físicamente que por las redes sociales de Internet.

Hasta hace apenas cuatro meses, el proscenio presentaba el habitual decorado de dificultades dentro de las cuales el gobierno ha tenido que resolver los problemas, y aunque los obstáculo se han ido acrecentando, en esencia son los mismos de hace seis décadas.

El teatro cambió totalmente a partir de marzo cuando hasta Cuba llegó el nuevo coronavirus SARS-COV-2, causante de la COVID-19 que ha provocado otra etapa en la historia de la humanidad.

Los personajillos también trataron de desligarse de otros actores, y lo hicieron con un nuevo ropaje, aunque continuaron el mismo papel asignado por el autor de una obra que nunca ha logrado llegar al final deseado de una caída de la Revolución Cubana.

Para desempeñarse en un escenario donde a los obstáculos del bloqueo económico, comercial y financiero se están sumando los causados por la pandemia, el elenco se disfraza de Nuevos Revolucionarios con un arsenal de técnicas, aunque nos referiremos solo a una de ellas.

Si por alguna necesidad de contextualizar, argumentar o establecer comparaciones se hace alusión, por ejemplo, a cómo la nación capitalista con más riquezas es la número uno mundial en casos positivos de COVID-19 y fallecidos, así como si se citan valoraciones hechas por personalidades no socialistas sobre el desempeño del Presidente de EE. UU. en el manejo de la economía y la crisis sanitaria, además de saltar a otro tema, harán una acusación. Veamos:

CarmenMaria Camiñas Lemes dice:

Hay que ver… Con las «buenas noticias» que hay hoy en Cuba, con la «abundancia» de ofertas de productos españoles y de todo los sitios capitalistas y que los periodistas estén haciendo un análisis a fondo de la economía norteamericana y su presidente… Solo tienen megas para ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio….

Cuando se presentan argumentos sólidos, toman un detalles como el hecho de que alguien se refirió a lo bochornoso de que un país poderoso como EE.UU. además de no resolver los problemas sanitarios, agreda a Cuba que sí lo hace mientras también brinda ayuda solidaria a otros países.

Si se critica al Presidente Donald Trump y a su gobierno por el desastre sanitario, son capaces hasta de afirmar que no está entre sus funciones cuidar la salud de la ciudadanía. Este es el ejemplo:

Manny Marcos dice:

El trabajo de los gobiernos es el de cobrar impuestos y brindar un servicio por ellos, NO ESTAR METIDO EN LO QUE LA GENTE PRODUCE NI ESTAR CUBRIENDO NECESIDADES A NADIE.

Sin embargo, los mismos personajillos que limitan el trabajo del gobierno de EE. UU a cobrar impuestos acusa al de Cuba de no ocuparse de cubrir necesidades.

Como se verá, no hay seriedad en la obra ni en los protagonistas, pero tampoco clasifican siquiera en las de humor o sátira, salvo que mueven a risa al caer en el ridículo por su reptar sutilmente hasta ser descubiertos y cambiar la táctica para saltar sin ton ni son de un tema al otro.

En resumen: No hay que descuidarse por muy endebles que parezcan los argumentos y descabelladas las tácticas, pues deben verse dentro de un conjunto de acciones cuyo diseño e implementación están sostenidos por mucho dinero.

Y también tienen abundante material para usar como munición, pues aprovechan todas las dificultades de cualquier esfera de la vida con el propósito de acharle toda la culpta a los dirigentes y sutilmente al Socialismo.

Es como si nos robaran nuestras deficiencias y errores para usarlos como arma destructora en medio del caos y la confusión que deben crear con el propósito de nublar el razonamiento y exhacerbar los ánimos.

Una vez que se apropian de nuestras deficiencias y errores, adoptan poses de exigir soluciones y ser defensores del pueblo, de la Revolución y hasta del Socialismo, y acusan a cualquier mortal de ser agente enemigo, retrasador y obstáculos de los cambios.

Una defensa ante tal agresión, es evitar el robo de deficiencias y errores que son nuestros, cometidos en medio de la búsqueda constante de soluciones que más que ideales, son las posibles en medio de las dificultades creadas por el bloqueo. Y como que son nuestros, somos nosotros quienes los estamos resolviendo.

Este es un tema que volveremos a abordar en próximos guaguas, en la misma medida en que los Nuevos Revolucionarios usen esas tácticas en sus comentarios digitales, lo mismo en el sitio digital que en nuestros perfiles en las redes sociales.

Si desea leer guaguas anteriores, acceda aquí

 

En una reunión con trabajadores de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959, Fidel dijo:«Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas.»

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu