A debate: Si no fuera por los innovadores…

A debate: Si no fuera por los innovadores…

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

En múltiples ocasiones he escuchado, a no pocos dirigentes administrati­vos de base la expresión “si no fuera por los innovadores esta fábrica no estaría funcionando”, válida obvia­mente para una maquinaria, equipo o instrumento de trabajo, por muy anticuado que este sea.

Lo más probable es que por mu­cho tiempo será así, pues el bloqueo imperialista al que estamos someti­dos desde hace seis décadas se recru­dece cada día más. Innovar, inventar, crear y buscar soluciones en medio de todo tipo de carencias, ha sido, es y será la actitud de nuestro pueblo ante la cotidiana adversidad.

Durante más de 60 años han sido infinitas las muestras de ese ingenio creador en función de la economía y la defensa de la nación. En la primera exposición, denominada Del Trabajo Creador, inaugurada el 29 de marzo de 1963, se exhibieron en 25 pabello­nes las innovaciones e inventivas más significativas puestas en práctica por los trabajadores para impedir el co­lapso económico del país, ante el éxo­do de la mayoría de los profesionales y técnicos hacia los Estados Unidos.

Las demás que se han realizado han evidenciado no solo la diversidad de formas y matices de esa creativi­dad, sino que han mostrado una clase trabajadora y una asociación de in­novadores y racionalizadores, parte integrante del Sistema de Ciencia, mucho más organizada, preparada, experimentada y comprometida en convertir el talento en el recurso eco­nómico que se nos limita.

No ha existido etapa de la edi­ficación de nuestro sistema social socialista en la que los trabajadores y el pueblo no hayan superado cual­quier adversidad.

Los sectores que han experi­mentado los mayores ahorros de recursos por la aplicación de inno­vaciones y racionalizaciones el pa­sado año fueron energía y minas; alimentaria y pesca; agropecua­rios, forestales y tabacaleros; azu­careros; construcción, e industrias.

El reiterado llamado de la di­rección del país a multiplicar la innovación y el desarrollo de la ac­tividad científica en función de la economía compromete particular­mente a nuestra Asociación y de­manda una mayor organización y planificación de la actividad crea­tiva, de manera tal, que volquemos ese ingenio y los escasos recursos con que contemos hacia aquellas cuestiones que limitan la eficiencia de los procesos productivos.

La actual lucha contra la COVID-19, bajo la dirección del Partido y del Go­bierno, no solo ha dado una contunden­te respuesta a la pandemia dentro y fuera de Cuba; ha continuado ele­vando el altruismo del pueblo y ha multiplicado la capacidad creativa de este, con lo que se ha demostrado la verdadera dimensión de nuestro Sistema de Ciencia y sus logros re­conocidos mundialmente, en medio de todo tipo de obstáculos y caren­cias.

La disposición de los aniristas a no dejarse vencer por el recrude­cido bloqueo impuesto por Estados Unidos —que intentó entorpecer los esfuerzos del país para combatir la pandemia negándole el acceso a in­sumos imprescindibles— nos permi­tió avanzar sostenidamente en esta batalla a favor de la salud y la vida.

Que no se pare una industria, fábrica, equipo, medio o instru­mento de trabajo que demande de la creatividad de los innovadores, seguirá siendo la principal motiva­ción que nos guie en el empeño por desarrollar la economía y la defen­sa del país.

La oportunidad y fortaleza que representa contar con una asociación que agrupe y coordine la iniciativa creadora de cientos de miles de tra­bajadores, es una garantía que debe­mos aprovechar y en particular con el apoyo concreto a la Anir en cada colectivo laboral por parte de las administraciones, para canalizar el talento y los conocimientos de los in­novadores y racionalizadores en fun­ción de resolver los problemas de la producción y los servicios.

*Presidente Nacional de la Anir.

Informaciones relacionadas

Anir: los retos son permanentes
El compromiso, el afán creativo y los resultados tangibles permiten valorar la fortaleza que re­presenta para el país contar con los más de 200 mil integrantes de la Asociación Nacional de In­novadores y Racionalizadores (Anir)Leer más
A debate: ¿Desinventar?
Los innovadores le metieron el pecho a la carencia de recursos durante la contingencia sa­nitaria. Sin embargo, todavía en va­rias entidades no han movido un dedo para retribuir ese gesto altruista para no solo hacer sostenible la vida… Leer más
Una pesquisa de inventivas
Erick Salina Abad y Er­nesto Ochoa García, como integran­tes de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir), han sido protagonistas casi anónimos de soluciones tecnológi­cas que resultaron claves duran­te la epidemia de la COVID-19 en Cuba… Leer más
Del lector: Una experiencia desde Moa
El presidente de la Anir de la empresa productora de níquel más cobalto Comandante Ernesto Che Guevara, de Moa, nos dio a conocer que más del 95 % de las soluciones que sus aniristas aportan y contribuyen a la sostenibilidad de la economía y a la estabilidad operativa de la empresa, además de sustituir importaciones… Leer más
Con la ley: Normas que requieren modificación
La Ley 38/1982 de Innovaciones y Racionalizaciones y su Regla­mento, el Decreto 120/1984, son normas que tienen ya algunos años, y hemos decidido de con­junto con el Citma enfocarnos en la modificación de ese de­creto, para contextualizarlo e incrementar la remuneración a los innovadores y racionaliza­dores, como parte del proceso de reorganización del Sistema de Ciencia, Tecnología e Inno­vación… Leer más
Portafolio: Breve síntesis de algunos términos importantes
Innovación. Proceso que abarca desde la genera­ción de ideas hasta su incorporación para la crea­ción y mejora continua de productos, procesos y métodos organizativos, comerciales, financieros, tecnológicos y logísticos… Leer más

Un comentario en A debate: Si no fuera por los innovadores…

  1. Ya este comentario lo adosé al artículo de Jose l. Martínez, pero es útil su reiteración al pie de su artículo, Presidente:
    Considero que la actividad innovadora y como institución la ANIR fueron perdiendo terreno y prácticamente en picada. Si Ud entrevista a viejos aniristas, quizás sin micrófono y grabadora para no intimidarlos, le hablarán con orgullo de tiempos anteriores, con enojo de las soluciones engavetadas y con incertidumbre de los tiempos actuales. La conjunción de las problemáticas agravadas desde el periodo especial, la dualidad monetaria, una legislación propia desatemperada, preferencia de muchos directivos por la pieza nueva (jugar al seguro) antes de una «solución» criolla al problema, trabas burocráticas acrecentadas, han logrado desalentarlos. Innovar, perder el tiempo en crear soluciones, gestionar un recurso u otro, incluso de basureros o de equipos de baja técnica o por obsolescencia, no solo no es alentado, ocurre el desestímulo en toda línea.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu