A debate: ¿Desinventar?

A debate: ¿Desinventar?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Ni la COVID-19 pudo aniquilar el talento de los cubanos.

La inteligencia se impuso a un estado de crisis mundial de múlti­ples dimensiones con los aportes de impacto económico y social, tales como las más de 70 investigaciones, acciones preventivas y terapéuticas de la ciencia cubana en el enfrenta­miento a la pandemia.

A las novedades científicas y tec­nológicas se sumó el ingenio popular. Porque un ejército voluntario de cos­tureras “disparó en ráfagas” nasobu­cos; la gente fabricó máscaras protec­toras plásticas para evitar el contagio y crearon mercados móviles provee­dores de alimentos en zonas aparta­das.

Por supuesto, los innovadores le metieron el pecho a la carencia de recursos durante la contingencia sa­nitaria. Sin embargo, todavía en va­rias entidades no han movido un dedo para retribuir ese gesto altruista para no solo hacer sostenible la vida.

Hay muchos eslabones sueltos en el país en la cadena administra­ción-sindicato-Anir. Una de las evi­dencias del problema es la pregunta, todavía sin respuesta, en un comen­tario que publiqué hace cinco años: ¿Le falta un invento a la Asociación Nacional de Innovadores y Raciona­lizadores (Anir) para motivar a las direcciones administrativas reacias al pago de las invenciones? Sabemos que no, pues las responsabilidades administrativas que precisan las normas jurídicas son de obligatorio cumplimiento.

Han transcurrido dos conferen­cias nacionales de la Anir —ante­cedidas por seis congresos de esta organización— y el XXI Congreso de la CTC, y las administraciones de la unidad de aseguramiento, de la Em­presa Forestal Integral y de Talleres Agropecuarios en Ciego de Ávila, no evaluaron ni remuneraron las inven­tivas durante el último quinquenio.

Tampoco fue el fatalismo geo­gráfico el que le anuló el itinerario en la remuneración a los aniristas en el año 2019 en las unidades de Talleres Ferroviarios, de Morón, y Ferroazuc, de Ciro Redondo. Dema­siadas trabas burocráticas tiene a bordo la comisión evaluadora de la Empresa Ferrocarriles Centro Este, de Camagüey.

Donde acoplan todos los mecanis­mos, como en Ciegoplast, Aprovecha­miento Hidráulico, Agroindustrial Ceballos, Agroindustrial de Granos Máximo Gómez y otros centros, la economía tiene oportunidades de re­cuperación. Así, con aportes concre­tos, podrá ser apreciable el efecto eco­nómico de las inventivas, cuyo monto superó los 13 millones de pesos el año pasado en Ciego de Ávila.

Más difícil será deshacer las se­cuelas económicas del coronavirus y del bloqueo imperialista en Trans­contenedores, Cítricos Caribe, Re­siduos Sólidos, Mantenimiento Vial y la Unidad de Camiones (Udecam), donde está ponchada la evaluación de las soluciones y la remuneración a sus autores.

Y eso que los inventores forman su propio fondo monetario. El 30 % de ello es para el Comité de Innova­dores, del cual pueden retribuirle a cada creador hasta 5 mil pesos, ci­fra cuestionada por ser irrisoria en comparación con la aportación del trabajador.

Justamente la desatención y las debilidades del funcionamiento en varias provincias provocaron un decrecimiento de 12 mil 141 asocia­dos y mil 638 organizaciones de base en el país en 2019, según el informe debatido en la II Conferencia Nacio­nal de la Anir.

Entonces, ¿hasta cuándo los Consejos Municipales de Adminis­tración van a permitir que direccio­nes empresariales violen las políti­cas establecidas?

¿Puede alguien darse el lujo hoy de desinventar iniciativas o nuevos métodos para elevar la motivación, la atención y la estimulación, cuan­do el Gobierno revolucionario aca­ba de orientar la aplicación de la ciencia y la innovación tecnológica en todos los procesos productivos y dinámicas sociales para afianzar el desarrollo?

Informaciones relacionadas

Anir: los retos son permanentes
El compromiso, el afán creativo y los resultados tangibles permiten valorar la fortaleza que re­presenta para el país contar con los más de 200 mil integrantes de la Asociación Nacional de In­novadores y Racionalizadores (Anir)Leer más
A debate: Si no fuera por los innovadores...
Innovar, inventar, crear y buscar soluciones en medio de todo tipo de carencias, ha sido, es y será la actitud de nuestro pueblo ante la cotidiana adversidad… Leer más
Una pesquisa de inventivas
Erick Salina Abad y Er­nesto Ochoa García, como integran­tes de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir), han sido protagonistas casi anónimos de soluciones tecnológi­cas que resultaron claves duran­te la epidemia de la COVID-19 en Cuba… Leer más
Del lector: Una experiencia desde Moa
El presidente de la Anir de la empresa productora de níquel más cobalto Comandante Ernesto Che Guevara, de Moa, nos dio a conocer que más del 95 % de las soluciones que sus aniristas aportan y contribuyen a la sostenibilidad de la economía y a la estabilidad operativa de la empresa, además de sustituir importaciones… Leer más
Con la ley: Normas que requieren modificación
La Ley 38/1982 de Innovaciones y Racionalizaciones y su Regla­mento, el Decreto 120/1984, son normas que tienen ya algunos años, y hemos decidido de con­junto con el Citma enfocarnos en la modificación de ese de­creto, para contextualizarlo e incrementar la remuneración a los innovadores y racionaliza­dores, como parte del proceso de reorganización del Sistema de Ciencia, Tecnología e Inno­vación… Leer más
Portafolio: Breve síntesis de algunos términos importantes
Innovación. Proceso que abarca desde la genera­ción de ideas hasta su incorporación para la crea­ción y mejora continua de productos, procesos y métodos organizativos, comerciales, financieros, tecnológicos y logísticos… Leer más

3 comentarios en A debate: ¿Desinventar?

  1. Estimado José Luis:
    Considero que la actividad innovadora y como institución la ANIR fueron perdiendo terreno y practicamente en picada. Si Ud entrevista a viejos aniristas, quizás sin micrófono y grabadora para no intimidarlos, les hablarán con orgullo de tiempos anteriores, con enojo de las soluciones engavetadas y con incertidumbre de los tiempos actuales. La conjunción de las problemáticas agravadas desde el periodo especial, la dualidad monetaria, una legislación propia desatemperada, preferencia de muchos directivos por la pieza nueva (jugar al seguro)antes de una «solución» criolla al problema, trabas burocráticas acrecentadas, han logrado desalentarlos> Innovar, perder el tiempo en crear soluciones, gestionar un recurso u otro, incluso de basureros o de equipos de baja técnica o por obsolescencia, no solo no es alentado, ocurre el desestímulo en toda línea.

  2. Creo que el problema está en haber cambiado la forma que se estimula el inventor. Si en el mundo se le reconoce el derecho de autor y por ello se le paga por cada venta producida un porciento, e incluso se le vincula como trabajador en la empresa que lo produce porque el inventor le da el permiso de producción a esa empresa. ¿ Por qué hay que darle reconocimiento de otra forma? ¿ Se estaría violando el derecho de autor quizás al no pedirle la autorización al mismo de su producción y consecuentemente darle la retribución que merece por cada ganancia creada por cada vez que se utilice la innovación? creo que por allí viene la desmotivación.

  3. En estos tiempos, son sumamente importantes los innovadores, esos que ahorran unos cuantos miles de pesos al país con sus inventivas. En tiempos como estos, en que las carencias de todo tipo afectan a todos, un buen incentivo monetario, (donde incluso puede establecerse un porciento del monto total ahorrado), puede aclarar ideas e insertivar mucho más la innovación en diversos sectores.
    No es menos cierto, que las trabas burocráticas, y a veces no tan burocráticas, para promover la inventica y obtener su debida remuneración, se hace tan difícil como un viaje a la luna en una avioneta. Esto debe cambiar, debe darse la importancia que realmente tiene en estimular de cualquier manera (ah estimular no desestimular), a esos que en tiempos de escaceses nos asombran con algún que otro inventico que ahorran al país importantes sumas de dinero en importaciones.
    También en tiempos de informatización debe crearse una WEB nacional, que unifique o haga referencias a todo el quehacer nacional realizados por parte de los aniristas, cuyas consultas por todos, dé la posibilidad de aplicarlos en su empresa o negocio.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu