Los billetes de la Revolución (+ Video)

Los billetes de la Revolución (+ Video)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Las colecciones se construyen durante años. Por eso es una singular oportunidad contemplar en las manos, a la distancia de más de seis decenios, numerosos bonos emitidos por el Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR-26-7), tanto en el exterior como en la estructura clandestina de entonces en el país, con el propósito de recaudar fondos para financiar gastos generados por la lucha insurreccional.


Las emisiones de bonos con diversos diseños y valores no solo fueron elementos recaudatorios necesarios; también cumplieron función política y moral al convertirse en testimonios reales de la revolución que se gestaba en las montañas y ciudades de Cuba.

En la temprana fecha del 30 de octubre de 1955, durante una intervención en el teatro Palm Garden, en la ciudad de Nueva York, ante emigrados cubanos, el líder de la Generación del Centenario, Fidel Castro Ruz, dejaba claro el principio esencial de cualquier contribución financiera: “… este Movimiento desde que se inició, desde el primer día… se inició con dinero limpio… no queremos agradecerle favores a ningún ladrón”.

A ello adicionaba Juan Manuel Márquez, presente en aquel recinto: “… conquistar la libertad de Cuba con nuestro propio dinero, para que la revolución surja como quería Martí…”.

La obra sería erigida con el arrojo del pueblo, su real benefactor. A esa etapa primera en la que los fondos se obtenían por el aporte de simpatizantes y los ahorros de los militantes, siguió la de creación de los bonos del 26, los billetes de la Revolución como prefirió llamarlos el inolvidable Frank País.

Observar la compilación que reúne Roberto Julián Arango Sales, Premio Nacional de Filatelia 2015 y promotor cultural con 40 años de experiencia, sobre las emisiones de bonos entre los años 1955 y 1958 es un abrazo a la historia de heroísmo que siempre ha acompañado a los cubanos.

Los bonos se insertan como una especialidad en el universo de la numismática, destaca Arango; coleccionar los billetes del MR-26-7 tiene gran valor histórico, porque estos expresan la lucha por la forja de la nación. Nos referimos a piezas que desde la confección del diseño, la elaboración del cliché, la puesta en circulación, y hasta el hecho de conservarlo como recuerdo representó enfrentar situaciones límites con riesgos para la vida de muchas personas, apunta el investigador.

Quizás la explicación de tanta audacia se encuentre por herencia en el ADN histórico que portan los patriotas cubanos cuando de la lucha por la libertad de su tierra se trata.

Fuente: Emigración y clandestinidad en el M-26-7: la emisión de bonos, de los autores Sergio López Rivero, María Antonia Marqués Dolz y Zaida Purón Riaño

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu