Para recuperarse, hay que trabajar (+ Fotos)

Para recuperarse, hay que trabajar (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 puntos, 2 votos)
Cargando…

Casi todo  el país, excep­to La Habana, aplica la segunda fase de recupera­ción tras el impacto de la COVID-19. Ulises Guilarte De Na­cimiento, miembro del Buró Político del Partido y secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), recorrió la pasada semana cinco provincias (Villa Clara, Cien­fuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey) con el objetivo de definir prioridades de la organi­zación sindical en esta etapa.

Foto: Juan Carlos Dorado
Foto: Juan Carlos Dorado

En reuniones de trabajo con di­rigentes sindicales, Guilarte De Na­cimiento abordó temas esenciales en el trabajo de la CTC: el apoyo a los trabajadores por cuenta propia, el trabajo a distancia, la producción de alimentos, la reubicación labo­ral y la protección del empleo, entre otros aspectos relacionados con las particularidades de cada territorio.

La validez del trabajo a distancia

En la reunión de trabajo que sos­tuvo Guilarte De Nacimiento, con dirigentes sindicales de Camagüey, los principales temas a debate fue­ron la producción de alimentos, la eficiencia empresarial y el papel protagónico de esa organización en cada colectivo como ente moviliza­dor.

Para lograr esos objetivos, pre­cisó, “el sindicato nunca debe olvi­dar su misión de defender el empleo y el salario”. Fue por eso que elogió la alianza de la organización sindi­cal con la dirección provincial del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, tras la cual lograron gestio­nar más de 3 mil empleos en el polo turístico que se fomenta al norte de Camagüey.

“Durante los momentos más crudos frente a la pandemia del co­ronavirus, añadió el dirigente, cada trabajador fue protegido y esa se­guirá siendo nuestra misión. Es por ello que el movimiento sindical va­lida modalidades como la del traba­jo a distancia.

“Esta constituye una de las op­ciones para poder asegurar la con­secución de los procesos producti­vos. Aunque es necesario entender que su efectividad pasa por un ejer­cicio de carácter organizativo y de exigencia por parte de las adminis­traciones, las cuales deben diseñar con precisión el plan de trabajo.

“Esa variante requiere un mayor aprovechamiento de las tecnologías de la informática y las comunica­ciones para asegurar el desempeño profesional y evitar el traslado del trabajador. Es una alternativa que asegura el empleo, el ingreso y los esquemas de estimulación”. (Gretel Díaz Montalvo)

La alimentación, el gran desafío

Si la COVID-19 no disminuyó la efervescencia en la producción de alimentos, en la actual etapa de recuperación se requiere llegar al punto de madurez de algo recién implementado por el movimiento sindical cubano: los Movimientos Productivos Emulativos.

El propósito esencial es tener más comida en todo el país, pero no se trata solo de garantizar la elabo­ración de los productos primarios o tradicionales, sino de priorizar la cadena de valores agregados con el proceso de industrialización, des­tacó Guilarte De Nacimiento en el encuentro con sindicalistas de Cie­go de Ávila.

“Hay que potenciar las gran­des industrias alimentarias y las minindustrias, y ya estas últimas han diversificado las ofertas a la población con impacto también en la recaudación que ha favorecido el plan de circulación mercantil mino­rista”, enfatizó el miembro del Buró Político del Partido.

Por ejemplo, las 18 minindus­trias rectoradas por la empresa agroindustrial Ceballos han fabrica­do hasta la fecha más de 7 mil tone­ladas de mermelada, cascos y barras de guayaba, coco rallado, cascos de toronja, trozos de frutabomba en al­míbar y otros productos para susti­tuir importaciones y, por su calidad e inocuidad, tienen posibilidades de incrementar las ventas del primer polo agrícola exportador de Cuba.

“De ahí el papel de aportado­res o tal vez de decisores, que nos corresponde a los sindicalistas en cuanto a movilizar a los trabaja­dores hacia todo lo que propicie el avance de la eficiencia, a partir de la innovación, del pensamiento crea­tivo y la búsqueda de alternativas que sustenten, incluso, el programa de abastecimiento municipal”, dijo Guilarte De Nacimiento. (José Luis Martínez Alejo)

Respaldo a los trabajadorespor cuenta propia

En la UEB La Estancia, Sancti Spíritus. Foto: Vicente Brito/Escambray
En la UEB La Estancia, Sancti Spíritus. Foto: Vicente Brito/Escambray

El secretario general de la CTC lla­mó a los representantes del movi­miento sindical en Sancti Spíritus a ser más propositivos y a discutir con las administraciones territoriales, a fin de estimular e incentivar a los trabajadores no estatales en térmi­nos de modificaciones o alcance de la actividad que ejercen.

“En el sector no estatal aún existen tensiones porque en algunas actividades no se prevé una recupe­ración inmediata tras el impacto de la COVID-19, principalmente en las vinculadas al turismo interna­cional”, expresó Guilarte De Naci­miento.

Durante los meses de mayor incidencia de la pandemia en el país unos 242 mil cuentapropis­tas se acogieron a la suspensión temporal de su actividad y a la ce­santía del pago de impuestos, pero tras decretarse la segunda fase de recuperación se restituye la rea­pertura de sus negocios y el pago tributario.

“En ese sentido, se estudian va­riantes para que esos trabajadores obtengan ingresos, y se valoran al­gunas experiencias internacionales, donde el propio aporte del trabaja­dor incorpora el pago de un segu­ro al empleo ante un evento de esta naturaleza. El movimiento sindical respalda a ese sector, en el cual vis­lumbramos un crecimiento en su membresía y número de activida­des”, aseveró el dirigente. (Yuleiky Obregón Macías)

El empleo: derecho esencial de los trabajadores

La pandemia provocada por el nue­vo coronavirus ha influido de ma­nera notable en la situación laboral del país, lo que provocó, por ejem­plo, que al cierre del mes de mayo estuvieran unos 142 mil trabajado­res interruptos.

Al respecto, Guilarte De Naci­miento manifestó en Cienfuegos que, como fruto de la política acor­dada, se les dio prioridad a esos trabajadores para que encontraran fuentes de reubicación en otras es­feras de la economía.

“Se logró que más del 80 % de ellos fueran reubicados y recibieran las garantías de sus ingresos. A los que no pudieron reubicarse se les pagó el 100 % del salario el primer mes y el 60 % a partir del segundo y durante el tiempo de pandemia”, señaló.

El dirigente sindical subra­yó que unos 5 mil no aceptaron la oferta y a ellos no fue posible man­tenerles la garantía salarial. “En la medida en que el país avance en la recuperación esos trabajadores se reincorporarán gradualmente a sus centros. A una parte importante del sector no estatal —unas 242 mil personas, que constituyen el 38 % del total de incluidos en esa forma de gestión— les fueron suspendidas temporalmente sus actividades por las restricciones sanitarias; y tam­bién se reintegrarán”, puntualizó.

Manifestó que el movimiento sindical ratificó que lo primero que debe enarbolarse, como un derecho esencial del trabajador, es el empleo, porque a partir de él recibirá ingre­sos y a su vez, otras prestaciones sociales en términos de protección, reconocidas por nuestra legislación.

“En esa dirección cada sindica­to y territorio tendrá que seguir ne­gociando con los empleadores para que ante el establecimiento de una interrupción asegurar la reubica­ción”. (Ramón Barreras)

Alternativas en la reubicaciónde los trabajadores

Ulises Guilarte De Nacimiento en­fatizó en la necesidad de encontrar alternativas para lograr la reubica­ción de los trabajadores afectados por la actual coyuntura económica provocada por la pandemia.

En el recorrido por Planta Mecánica, Villa Clara. Foto: Ramón Barreras Valdés
En el recorrido por Planta Mecánica, Villa Clara. Foto: Ramón Barreras Valdés

Durante un intercambio de tra­bajo con dirigentes sindicales de Villa Clara insistió que esta es una tarea de primer orden y que para ello existen opciones. “No pueden ser únicamente la construcción y la agricultura, hay posibilidades en los servicios y en los aparatos eco­nómicos de las empresas. Existen plazas vacantes y en esas pueden ubicarse los trabajadores”, precisó.

De igual manera explicó que los reubicados son una consecuencia de los interruptos, no obstante aclaró que no siempre todas las plazas son radicadas en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, asunto en el que debe influir la organización como una forma de incorporar a los afectados.

Según precisó, la situación es compleja por la cantidad de inte­rrupciones que provocó el conta­gioso virus y por la reducción de las actividades en diferentes sectores, pero insistió en buscar opciones. “Este es el momento de desempeñar nuestro papel de representantes, ayudar en las gestiones para que exista empleo, lo más importante es que exista trabajo”, añadió.

En Villa Clara, por ejemplo, los trabajadores se han reubicado, ade­más de en la agricultura y cons­trucción, en la higienización y el saneamiento, mientras en Planta Mecánica fueron incorporados en apoyo a la nueva inversión que allí se ejecuta. (Lourdes Rey Veitía)

Informaciones relacionadas

El sindicato defiende el empleo (+ Fotos )

«¡Aporte concreto!» (+ Fotos)

Un movimiento sindical más activo (+ Fotos)

Encontrar alternativas para la reubicación de los trabajadores (+ Fotos)

Trabajar mucho, pero con resultados (+Fotos)

Intercambia Ulises Guilarte con dirigentes sindicales en Pinar del Río

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu