¿Por qué no en CUP?

¿Por qué no en CUP?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (21 puntos, 5 votos)
Cargando…

Sucede dentro del territorio nacional y es así de sencillo. Si usted no tiene CUC, entonces nada, lo lamentamos.

La tienda La terminal, de la cadena Sylvain, está en Ayestarán y 19 de Mayo, Cerro, La Habana. La empleada, muy atenta, me dijo que no recibían CUP, y ante mis interrogantes respondió, muy amablemente, que sus directivos le informaron que solo se vendería en CUC.

Debe existir alguna razón que, por lo menos, intente explicar tal decisión que se contradice con las normas que el Estado ha tomado respecto a la existencia de las dos monedas.

En la actualidad hay tiendas que cobran en CUC y dan el vuelto en CUP. Otras cobran en CUP y el cambio lo entregan en CUC. En estos establecimientos se informa no el porqué, sino la decisión de hacerlo y usted, como cliente, sabrá a qué atenerse.

Los cubanos esperaremos por la determinación final, pero pienso que sería bueno que los directivos de Sylvain den una explicación acerca de una medida que resulta difícil de entender.

 

(Los planteamientos a Buzón Abierto también pueden enviarse a buzon@trabajadores.cu)

5 comentarios en ¿Por qué no en CUP?

  1. (Repetido para ajustes del texto, disculpen)
    ,,,¿Por qué no es en cup?
    ¡Burlemos las medidas del bloqueo financiero del imperio! .
    _ Recomendé la compra de una bateria para autos a un amigo quien se había habilitado en el banco Metropolitano una tarjeta para tiendas en divisas. Para hacerla efectiva el amigo necesitaba hacer un depósito de $72, 80, más un 10% de impuesto (multa aplicada en Cuba a la circulación de cada dolar ingresado directamente a nuestro sistema monetario y financiero).
    El amigo me argumentó que prefería hacer la compra a través de la plataforma «Revolico» o de «trasmano» ya que ellos le facilitan adquirir una batería similar por algo más del precio que la tienda recaudadora, incluyendo la multa al dólar usa con una simple llamada telefónica .
    Al final mi amigo accedió a probar, pues ya tenía la tarjeta bancaria habilitada.
    A los tres días el amigo me comentó que con el ánimo de dejarlo todo resuelto en un día; tomó los 80 usd obtenidos como presente de un familiar que habia visitado Cuba antes de la pandemia, o sea cerca de 8 dólares por encima de los 72.80, del precio oficial fijado en la tienda, sin el 10% de la multa al usd.
    La tienda al mostrar su precio de venta no incluye la política oficial de multar al dólar, pues la diferencia con el precio real final del artículo puede resultar menos atractivo comercialmente, e incluso desestimular la venta. Vista como una técnica comercial, no importar si la omisión del precio total final provoque confusiones innecesarias a un cliente que por no tener necesidad práctica de trabajar con porcientos pueda confundirse.
    …Regresando al banco el trámite aquí, me dijo el amigo, fue realmente sencillo y rápido. Sin embargo al verificar la «pre-factura» de compra con la cifra existente en la tarjeta, el amigo se percató que tenía $72.00 usd en su tarjeta de tiendas, después que el banco restó los $8.00 usd por impuesto (multa a la política del imperio yanqui). El amigo supuso que el trámite bancario habia sido sin costos, o solamente de centavos, pero lo suficiente para notar que le faltaban 0.80 centavos de dólar, insuficientes para la compra que requería cubrir el precio de 72.80.

    A esa hora no queda otra alternativa que buscar «soluciones mágico-ingenuas:
    1. El amigo solicitó al intermediario bancario que de los $80.00 recién ingresados por él al agente bancarios, le vendiera $1 o $2 usd para cubrir el total del precio de la batería para auto acorde con el precio anunciado en la tienda.
    2. El amigo apeló al intermediario por la gratitud , desde su modesta necesidad de cliente, haber él contribuido a que el banco cumpla una de sus tareas y obligaciones en la recaudación y acumulación monetaria para que el resto del engranaje de circulación monetaria funcione.
    3. Sin embargo la intermediaria bancaria, ajena a la suplicante apelación respondió correctamente que «el banco no tenía divisas para vender», ni siquiera un centavo de los $80 usd aún en sus manos pues estos eran para fondos del estado para la compra de leche u otro artículo de primera necesidad.
    4. El amigo tomó conciencia que se enfrentaba a una inamovible prohibición de un trámite burocrático rígido por una buena causa,
    5.El amigo salió empeñado a buscar fuera del banco un alma diabólica que se aprovechara de su necesidad y lo ayudara, así logró comprar «por una inverosímil cantidad de cup» los dos dólares que él necesitaba para continuar contribuyendo a la noble causa recaudadora del banco. Y a la vez lograr que el banco cumpla con su objeto de trabajo de prestar un buen servicio a su cliente y a la nación, fiel a su papel de intermediario sin mediar, ni comprometer su impecable prioridad bancaria, no mercantil. ¡¿Seeraaá?!
    Este intento de razonar la situación no lo provoca ni tiene la permeabilidad de elementos contra la medida para castigar la política imperial de bloqueo.
    La realidad cruda para el cliente es que acaba de vender al banco 80.00 usd para que el Banco lo ingrese en la caja nacional y que el banco cumpla además su tarea politica contra el imperio con la medida de gravar y castigar un signo imperial, el «usd», prohibido para Cuba debido al Bloqueo financiero.
    Sin embargo también es cierto que el banco no tiene un ápice de voluntad para dar una respuesta o «colaborar con el cliente» ya sea en cuc o en cup, para la compra de uno o dos dólares. «El banco no está para ser o no conciente de que este cliente también contribuye en la lucha contra el bloqueo asistiendo al banco para encausar sus preciados dólares al sistema de cajas de ahorro del estado y a cambio poder disponer de su propio medio de transporte para acudir diariamente a su puesto laboral por sus propios medios.
    Colorin colorado…

    La pregunta es ¿con qué agente comercial gastará el amigo una nueva oportunidad de remesa?. ¿Cuantas vueltas de circulación podrían dar esos $80.00 usd antes de ser recaudado finalmente por la caja central del estado?, ¿cuánto tiempo mas habrá que esperar la materialización de compra de leche equivalente a esos 80. usd?.
    ¿Cómo burlar el bloqueo financiero a escala nacional; y a la vez evitar que su signo circule fuera del sistema bancario nacional?.
    ¿Son el portador de remesa y su familiar solidario con él por vínculo sanguineo agentes que contribuyen a burlar medidas imperiales de bloqueo?, ¿Deben ser ambos castigados y desestimulados por el banco por igual junto a la política perversa imperial?
    ¿No ha podido el banco idearse una medida «mágico-realista que atraiga cada dólar circulando ya en nuestro país a su caja central para que realmente pueda hacer daño al bloqueo imperial, sin llegar a ser satánicos como el transeúnte que ayudó a nuestro amigo a obtener el dólar que le faltaba para realizar la compra en tiendas por divisas ideadas para recoger la remesa circulante fuera de contabilidad estatal?
    Gracias,

  2. ,,,¿Por qué no es en cup?
    ¡Burlemos las medidas del bloqueo financiero del imperio! .
    _ Recomendé la compra de una bateria para autos a un amigo quien se había habilitado en el banco Metrpolitano una tarjeta para tiendas en divisas. Para hacerla efectiva el amigo necesitaba hacer un depósito de $72, 80, más un 10% de impuesto ( multa aplicada en Cuba a la circulación de cada dolar ingresado directamente! a nuestro sistema monetario y financiero.
    El amigo me argumentó que prefería hacer la compra a través de la plataforma «Revolico» o de «trasmano» ya que ellos le facilitan adquirir una batería similar por algo más del precio que la tienda recaudadora, incluyendo la multa al dólar usa con una simple llamada telefónica .
    Al final mi amigo accedió a probar, pues ya tenía la tarjeta bancaria habilitada.
    A los tres días el amigo me comentó que con el ánimo de dejarlo todo resuelto en un día; tomó los 80 usd obtenidos como presente de un familiar que habia visitado Cuba antes de la pandemia, o sea cerca de 8 dólares por encima de los 72.80, del precio oficial fijado en la tienda, sin el 10% de la multa al usd.
    La tienda al mostrar su precio de venta no incluye la política oficial de multar al dólar, pues la diferencia con el precio real final del artículo puede resultar menos atractivo comercialmente, e incluso desestimular la venta Vista como una técnica comercial, no importar si la omisión del precio total final provoque confusiones innecesarias a un cliente que por no tener necesidad práctica de trabajar con porcientos pueda confundirse.
    …Regresando al banco el trámite aquí, me dijo el anigo, fue realmente sencillo y rápido. Sin embargo al verificar la «pre-factura» de compra con la cifra existente en la tarjeta, el amigo se percató que tenía $72.00 usd en su tarjeta de tiendas, después que el banco restó los $8.00 usd por impuesto (multa a la política del imperio yanqui). El amigo supuso que el trámite bancario habia sido sin costos, o solamente de centavos, pero lo suficiente para notar que le faltaban 0.80 centavos de dólar, insuficientes para la compra que requería cubrir el precio de 72.80.

    A esa hora no queda otra alternativa que buscar «soluciones mágico-ingenuas:
    1. El amigo solicitó al intermediario bancario que de los $80.00 recién ingresados por él al agente bancarios, le vendiera $1 o $2 usd para cubrir el total del precio de la batería para auto acorde con el precio anunciado en la tienda.
    2. El amigo apeló al intermediario por la gratitud , desde su modesta necesidad de cliente, haber él contribuido a que el banco cumpla una de sus tareas y obligaciones en la recaudación y acumulación monetaria para que el resto del engranaje de circulación monetaria funcione. 3. Sin embargo la intermediaria bancaria, ajena a la suplicante apelación respondió correctamente que «el banco no tenía divisas para vender», ni siquiera un centavo de los $80 usd aún en sus manos pues estos eran para fondos del estado para la compra de leche u otro artículo de primera necesidad.
    4. El amigo tomó conciencia que se enfrentaba a una inamovible prohibición de un trámite burocrático rígido por una buena causa,
    5.El amigo salió empeñado a buscar fuera del banco un alma diabólica que se aprovechara de su necesidad y lo ayudara, así logró comprar «por una inverosímil cantidad de cup» los dos dólares que él necesitaba para continuar contribuyendo a la noble causa recaudadora del banco. Y a la vez lograr que el banco cumpla con su objeto de trabajo de prestar un buen servicio a su cliente y a la nación, fiel a su papel de intermediario sin mediar, ni comprometer su impecable prioridad bancaria, no mercantil. ¡¿Seeraaá?!
    Este intento de razonar la situación no lo provoca ni tiene la permeabilidad de elementos contra la medida para castigar la política imperial de bloqueo.
    La realidad cruda para el cliente es que acaba de vender al banco 80.00 usd para que el Banco lo ingrese en la caja nacional y que el banco cumpla además su tarea politica contra el imperio con la medida de gravar y castigar un signo imperial, el «usd», prohibido para Cuba debido al Bloqueo financiero.
    Sin embargo también es cierto que el banco no tiene un ápice de voluntad para dar una respuesta o «colaborar con el cliente» ya sea en cuc o en cup, para la compra de uno o dos dólares. «El banco no está para ser o no conciente de que este cliente también contribuye en la lucha contra el bloqueo asistiendo al banco para encausar sus preciados dólares al sistema de cajas de ahorro del estado y a cambio poder disponer de su propio medio de transporte para acudir diariamente a su puesto laboral por sus propios medios.
    Colorin colorado…

    La pregunta es ¿con qué agente comercial gastará el amigo una nueva oportunidad de remesa?. ¿Cuantas vueltas de circulación podrían dar esos $80.00 usd antes de ser recaudado finalmente por la caja central del estado?, ¿cuánto tiempo mas habrá que esperar la materialización de compra de leche equivalente a esos 80. usd?.
    ¿Cómo burlar el bloqueo financiero a escala nacional; y a la vez evitar que su signo circule fuera del sistema bancario nacional?.
    ¿Son el portador de remesa y su familiar solidario con él por vínculo sanguineo agentes que contribuyen a burlar medidas imperiales de bloqueo?, ¿Deben ser ambos castigados y desestimulados por el banco por igual junto a la política perversa imperial?
    ¿No ha podido el banco idearse una medida «mágico-realista que atraiga cada dólar circulando ya en nuestro país a su caja central para que realmente pueda hacer daño al bloqueo imperial, sin llegar a ser satánicos como el transeúnte que ayudó a nuestro amigo a obtener el dólar que le faltaba para realizar la compra en tiendas por divisas ideadas para recoger la remesa circulante fuera de contabilidad estatal?
    Gracias,

  3. Sylvain pertenece a la EPIA, y esta al Poder Popular.. hasta hoy, sus establecimientos siguen cobrando en CUC, cosa que imagino sea para financiar compras de materias primas.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu