Cuba presente en la memoria yemenita

Cuba presente en la memoria yemenita

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No Ratings Yet)
Loading...

El 22 de mayo de 1960 tuvieron lugar dos históricos acontecimientos que constituyen Fiestas Nacionales para el pueblo yemenita: se unió el norte y el sur, y surge un nuevo Estado.

A propósito de la fecha y para conocer acerca de cómo Yemen asume la celebración, y el estado de las relaciones entre la nación árabe y Cuba, Trabajadores conversó con el Excmo. Sr. Mohammed Saleh Nasser, embajador de ese país en La Habana.

¿.Cómo conmemora la República de Yemen el Día de la Unidad en medio de la pandemia del Covid-19.?

El 22 de mayo de 1990 se produjo la unificación de la República Democrática y Popular de Yemen con la República Árabe de Yemen. Así surgió la actual República de Yemen que arriba al 30 aniversario de su fundación.

Esa unidad contiene además la alegría de sabernos parte importante de una región que representa el corazón del mundo, cuna de las tres religiones monoteístas, y la más importante en términos de herencia milenaria humana, material y espiritual.

Sin embargo la celebración de ambas efemérides nos encuentra hoy en condiciones extremadamente difíciles, porque hay fuerzas que intentan devolver el país a la era del oscurantismo, bajo consignas religiosas sectarias que reclaman ″su derecho divino, sagrado y eterno a dominar».

En el año 2015, las milicias hutíes, apoyadas desde el exterior y conforme a un plan externo que persigue desestabilizar la seguridad nacional yemení — y árabe en general—y derrotar a nuestro Gobierno legítimo encabezado por el presidente Abdrrabu Mansour Hadi, perpetraron un golpe de Estado contra el cual batallamos aún.

Grandes han sido los esfuerzos desplegados para poner fin a la guerra y lograr la paz, y en ello hemos contado con la ayuda de los países miembros de la Coalición Árabe, encabezada por Arabia Saudita, y también de la comunidad internacional. Pero la intransigencia de los insurrectos, su falta de compromiso con los acuerdos firmados, así como la complicidad de algunas grandes potencias para provocar un terremoto político en la región del Medio Oriente, militarizar los conflictos internos en algunos Estados, transferir su arsenal de guerra a las fuerzas golpistas en la región, y amenazar a países vecinos del Golfo Arábigo, lo han impedido.

La comunidad internacional, testigo del sufrimiento humano del pueblo yemení, debe ejercer presión sobre el Estado que apoya a las milicias hutíes, y frenar sus tendencias agresivas. Asimismo, debe extender su mano con ayuda material, política y diplomática para salvar a nuestro pueblo y evitar males mayores.

La República de Yemen encara las repercusiones del cruento golpe de Estado y el secuestro de sus instituciones, y no olvida las sinceras posiciones fraternales de los países de la Coalición Árabe, en apoyo al pueblo yemení en su lucha para derrotar la conspiración.

Tampoco olvidamos la solidaridad de la comunidad internacional y sus instituciones con el pueblo yemení en la presente crisis, con la esperanza de que los esfuerzos de la gente de bien puedan ayudarnos a ponerle fin a la tragedia y restablecer la seguridad y la tranquilidad en Yemen y la región.

Únase a ello, las numerosas epidemias y enfermedades que se han expandido en el país. En ese sentido, nuestro Gobierno acaba de solicitar ayuda urgente a los países amigos para socorrer a nuestra gente ante la Covid-19.

A pesar de esas dificultades, nada nos hará olvidar la fecha patria, el día en que logramos la unidad del país, y nuestro pueblo comenzó su jornada gloriosa para construir una nación próspera.

¿Cómo valora el estado actual de de las relaciones existentes entre Yemen y Cuba?

Desde el 4 de mayo de 1972, en que se establecieron los vínculos diplomáticos entre Yemen y Cuba, hasta el presente, las relaciones se han profundizado cada vez más. Ha habido momentos y etapas de luchas compartidas. Tenemos una experiencia de relaciones bilaterales verdaderamente históricas, que no tienen una dimensión solamente temporal, sino que se han materializado en el terreno con creces.

En ese camino, no podemos dejar de mencionar la visita del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, a Yemen en los años setenta del siglo pasado.

Cuba ha apoyado a Yemen en diversos aspectos y permanece fiel a su amistad. Destaca su apoyo, sin ambigüedad, al Gobierno legítimo de la República de Yemen, a nuestra causa y nuestro objetivo de restaurar el Estado constitucional bajo la presidencia de Abdrrabu Mansour Hadi, y reanudar un proceso político hacia la institucionalización democrática del país, de manera que todos los ciudadanos puedan participar en la construcción de un Estado federal civil y moderno de amplios horizontes que facilite el desarrollo y la estabilidad.

Por nuestra parte, no queda más que ser recíprocos! En cualquier caso, no olvidamos el distinguido papel de la República de Cuba, y su brillante posición en la defensa de la causa Palestina, así como el apoyo a los pueblos amantes de la libertad.

Respetuosos de esa reciprocidad, defendemos al pueblo cubano en su lucha contra el bloqueo injusto de Estados Unidos al que ha estado sometido durante muchos años.

Reiteramos la necesidad de fortalecer cada vez más las relaciones históricas entre Cuba y Yemen a todos los niveles, desarrollando intereses comunes y una cooperación de amplio espectro al servicio de nuestros pueblos.

La República de Yemen y los países de la región, llevan en sus memorias políticas y nacionales las posiciones del líder cubano Fidel Castro, tanto en términos de sus grandes contribuciones para apoyar a los pueblos amantes de la libertad como en la lucha global contra el racismo, la explotación y la defensa de los países pobres y en desarrollo.

No olvidamos cómo nacieron nuestras relaciones con Cuba, reflejadas con vigor en distintos campos: proyectos educativos de calidad como la Facultad de Medicina de Adén que sigue siendo un símbolo especial y distinto, fundado con el apoyo directo de la República de Cuba.

Esa institución fue inaugurada durante la visita del gran líder Fidel Castro a Adén a mediados de los años setenta, y ha hecho contribuciones destacadas en materia de educación sanitaria en Yemen.

Pero son muchos los lazos que nos unen como pueblos y Estados desde hace mucho tiempo, todavía tenemos por delante un horizonte amplio para desarrollar buenas relaciones futuras, en las que prime la cooperación al servicio del desarrollo y la paz.

Por nuestra parte, mantenemos firme el apoyo a Cuba en los organismos internacionales como la Asamblea General de Naciones Unidas en su lucha contra el bloqueo estadounidense y la activación del capítulo III de la ley Helms-Burton. A Cuba, no le fallaremos jamás.

Como valora la colaboración económica bilateral?

No olvidamos que Cuba atraviesa una situación económica difícil y prolongada. Sin embargo, como ya establecimos, ella nunca nos ha fallado.

Pero la guerra se refleja también en esa cooperación, pues aunque los yemenitas recuerdan con agrado a los médicos cubanos por sus magníficos servicios, estab impide el envío de personal de salud cubano a nuestro país.

Lo que sí se mantiene es la cooperación en materia cultural, técnica y de información: tenemos una treintena de estudiantes yemenitas en Cuba, y somos uno de los muy pocos países que siguen recibiendo becas gratuitas del Gobierno cubano para formar al personal médico básico y especializado que Yemen necesita en aras de hacer frente a la actual (y futura) situación de salud.

En cuanto termine la guerra, pondremos en marcha varios planes ya pensados y analizados a fin de retomar el ritmo de la cooperación económica bilateral que tuvimos antes. Dios quiera que sea más temprano que tarde.

Aprovecho la ocasión para, en nombre de mi país, su Gobierno y pueblo, agradecer a Cuba su apoyo permanente e infinito, a pesar del bloqueo económico y financiero que padece. También deseo reiterar a los directivos del Estado nuestro apoyo a sus demandas y reivindicaciones, particularmente las que exigen el levantamiento del injusto bloqueo que dura ya casi sesenta años. Reconocemos además los ingentes esfuerzos que despliega frente a la Covid-19 y su ayuda inestimable a numerosos países del mundo.

Para concluir este diálogo, permítaseme renovar nuestra solidaridad con el amistoso pueblo cubano dirigido por el destacado líder revolucionario, General de Ejército Raúl Castro, y el presidente Miguel Díaz-Canel, portadores de la antorcha que guía la marcha histórica del pueblo cubano hacia un futuro próspero donde prime la justicia, la igualdad, el desarrollo y la amplia participación popular, dentro de una experiencia única de construcción de una sociedad sin diferencias, sin clases, sin explotación, ni injusticia social.

 

Puede ver:

Yemen no olvida a sus amigos

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu