El reto de asumir con responsabilidad la batalla contra el nuevo coronavirus

El reto de asumir con responsabilidad la batalla contra el nuevo coronavirus

Por Yaíma Puig Meneses / Presidencia de Cuba

En la jornada de este lunes, que deja como saldo positivo y esperanzador el quinto día consecutivo sin que se reporten fallecidos en el país a causa de la COVID-19, y en la que apenas se reportaron nueve casos positivos a la enfermedad, el Gobierno cubano ratificó la pertinencia de mantener con precisión meridiana el cumplimiento de cada una de las medidas que se han venido implementando en la Mayor de las Antillas para minimizar los riesgos de contagio.

 

Foto: Estudios Revolución

 

Durante la habitual reunión con el grupo temporal de trabajo para la prevención y el control del nuevo coronavirus –encabezada como cada tarde por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz-, el titular de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, puntualizó que de los 1 881 pacientes que han sido diagnosticados con la enfermedad hasta el momento, se mantienen ingresados 295, lo cual representa poco más del 15% de los confirmados. Detalló que 286, el 96,9%, presentan una evolución clínica estable.

Como elemento novedoso comentó que de los más de 2000 análisis de PCR en tiempo real que se han realizado, como parte del estudio poblacional que se lleva a cabo en el país, solo dos casos han resultado positivos hasta la fecha y corresponden a los pacientes informados este lunes, detectados en el municipio pinañero de Mantua y en Manatí, ubicado en Las Tunas.

Al actualizar respecto al comportamiento de los eventos de transmisión local que se han abierto en el territorio nacional, explicó que de un total de 44 se mantienen activos 14, tras haber cerrado en la jornada de este lunes los eventos de Lotería, en el municipio del Cotorro, y Pocito-Palmares, en el municipio de Marianao, ambos en la provincia de La Habana; así como el del reparto 26 de Julio, perteneciente a la provincia de Holguín.

Por territorios –apuntó- La Habana tiene cinco eventos abiertos;  Villa Clara y el municipio especial Isla de la Juventud dos cada uno; y las provincias de Pinar del Río, Mayabeque, Matanzas, Ciego de Ávila y Holguín, uno cada una. Precisó Portal Miranda que hasta el domingo en ninguno de estos eventos se reportaron nuevos casos positivos a la enfermedad.

Como ya se ha hecho habitual en estos encuentros, correspondió a las autoridades de La Habana informar sobre la situación epidemiológica en el territorio, que continúa siendo el de mayor cantidad de casos positivos a la COVID-19.

Si bien al cierre del domingo apenas se confirmaron tres nuevos pacientes en la provincia, todos del municipio de La Habana Vieja, el gobernador Reinaldo García Zapata insistió en que ello no constituye motivo para relajar las medidas que se han ido adoptando ni mostrar el más mínimo ápice de confianza.

Por otra parte, aseguró que se sigue trabajando con rigor en los eventos de transmisión local que permanecen activos, y aun cuando la tendencia de los últimos días es a que aparezcan pocos casos en ellos, no se descuida ninguna de las acciones que se han implementando.

Como principios de trabajo –enfatizó García Zapata- se continúa profundizando en las particularidades de cada nuevo caso que se detecta en la provincia, con una búsqueda exhaustiva de sus contactos, al tiempo que permanece la exigencia por cumplir con el aislamiento social, única garantía para contener la transmisión de la enfermedad.

También en esta ocasión rindió cuenta al gobernador de la provincia de Matanzas, Mario Sabines Lorenzo, quien actualizó acerca del suceso que en días recientes tuvo lugar en el Hospital Clínico Quirúrgico Universitario Comandante Faustino Pérez del municipio cabecera, donde hasta el momento se acumulan 40 casos positivos a la COVID-19 y otros se mantienen en estudio.

Asociado a este asunto, durante la cita trascendió que el pasado sábado una comisión del Ministerio de Salud Pública evaluó en el lugar las causas y condiciones que provocaron la ocurrencia de dicho evento, a partir de cuyas investigaciones se pudo constatar la violación de medidas de bioseguridad -vinculadas fundamentalmente a la desinfección de diferentes áreas y los niveles de acceso-, así como el incumplimiento de los protocolos de protección, tanto para el personal médico como para los pacientes.

Sabines Lorenzo aseveró a la dirección del país que el Consejo de Defensa de la provincia chequea diariamente las acciones para enfrentar y resolver los asuntos que se han identificado en la institución hospitalaria, con el propósito de cortar la transmisión y evitar que sucesos como este se repitan en cualquier otro centro de salud matancero.

Al intervenir en el encuentro, el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz, insistió en la prioridad que se debe conceder a las acciones que se han diseñado para reforzar la protección de los grupos más vulnerables, entre ellos, los ancianos, los pacientes siquiátricos y los niños sin amparo familiar. La atención a ellos debe ser priorizada y constante, enfatizó.

De igual manera, subrayó la necesidad de continuar la lucha contra las ilegalidades y la corrupción, en todas sus modalidades, pues son hechos que empañan el esfuerzo del Gobierno cubano en la batalla contra el nuevo coronavirus y la actitud de la mayoría de nuestro pueblo, que ha asumido con responsabilidad el papel que le corresponde en el enfrentamiento a la COVID-19.

 

Material relacionado:

 

Cuba no abandona su vocación solidaria ante la Covid-19 (Cobertura Especial)

• Tiempos de crear, dialogar y sumar

Quinto día sin fallecidos por la Covid-19 (+ Video)

Un comentario en El reto de asumir con responsabilidad la batalla contra el nuevo coronavirus

  1. Según estamos viendo el coronavirus llegó para quedarse. Los brotes de los contagios se hacen reales en regiones donde se pensaba que habían superado la enfermedad. De no encontrase un antídoto efectivo y rápido, tendremos que aprender a convivir con este virus mortal. Hoy, a pesar de que muchas personas aún no tienen noción del peligro o frecuentan las calles por necesidad, las cifras de casos positivos van disminuyendo. Esto no puede significar bajar la guardia y mucho menos confiarnos. Ahora bien, creo que es momento para ir ideando algún tipo de activación de la economía, que bien podría ser pensar en establecer jornadas labores divididas por grupos de trabajo, en especial en los sectores productivos. Qué quiero decir, ejemplo una fábrica en la que laboran 100 personas en una línea de producción, se buscaría la forma de que trabajase la mitad días alternos. Las escuelas dividirían a los estudiantes por aula de la misma forma. Un aula de 40 estudiantes, asistirían 20 educandos días alternos. Las oficinas contables de igual forma. Osea, dividir las fuerzas y que siempre tengamos un personal trabajando o estudiando. Los servicios de clubes nocturnos y restaurantes continuarán cerrados, pues esos centros, aunque se permita la entrada a la mitad de los clientes, son locales cerrados donde se respira el mismo aire y se manipulan vajillas, donde pude estar la contaminación. Los gimnasios al aire libre podrán tener la misma política. Las playas tendrán horarios diurnos solamente y prohibidas en ellas las bebidas alcohólicas y gastronómicas. El transporte público reducirá el número de pasajeros por ómnibus y los centros laborales buscarán las formas de garantizar el traslado de sus trabajadores para así disminuir aquellos que puedan hacer uso del transporte público. Los hoteles rentarán al turismo nacional con tarifas promocionales con pagos en USD por tarjeta magnética y harán uso de la mitad de sus capacidades. El uso de las piscinas de agua dulce estará prohibido pues pueden ser un medio de contagio. En cada hotel se harán los controles sanitarios a la llegada de los turistas. El nasobuco pasará a ser una prenda de vestir de uso obligatorio en los lugares de concentración de personas, dígase oficinas, reuniones, comercios, cines, museos, galerías de arte, teatros, transporte público colectivo, policlínicos, hospitales. No así para aquellos que hagan ejercicios en espacios abiertos, pero estarán obligados a protegerse si entran en lugares cerrados. Se continuará trabajando para tratar de acercar al pueblo los productos de primera necesidad y así disminuir las colas en los mercados. Igualmente, trabajar por lograr desarrollar la informatización que permita realizar los pagos a distancia y la compra de productos de la misma forma. Se trabajará por instalar en las farmacias sistemas computarizados (cajas cobradoras) para agilizar la venta de los medicamentos controlados, ello evitará las extenuantes colas que hoy hacen los ancianos pues las dependientes tienen que anotar a mano cada producto que se vende, siendo esta operación bien larga. Tendrá que lograse la estrecha coordinación entre el médico de la familia y la empresa distribuidora de medicamentos para que llegue a las farmacia la cantidad de medicamentos controlados (tarjetón) que han informado estas, evitando que los ancianos salgan en más de una ocasión en busca de sus medicamentos o para que les hagan un traslado de estos localizados en otras farmacias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu