Con Filo: El otro pico

Con Filo: El otro pico

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Con extrema atención seguimos cada día el comportamiento de los casos confirmados de la Covid-19 en nuestro país, más ahora en esta etapa en que las autoridades de salud insisten en la precaución, para que siga cuesta abajo la curva de contagios.

Durante semanas nos debatimos sobre cuándo ocurriría ese pico de pacientes positivos al nuevo coronavirus, que al parecer ya superamos, si es que logramos mantener la necesaria disciplina.

Sin embargo, hay otros picos que también emergieron con fuerza en estos dos últimos meses: los eléctricos.

 

Menos conscientes quizás sobre su significado, los consumos de energía eléctrica se dispararon en el sector residencial como consecuencia también de las medidas implementadas para la prevención y el control de la epidemia.

No obstante, los disparos y averías de circuitos eléctricos en no pocas ocasiones vienen a recordarnos lo que a veces las personas no entendemos, aunque nos ofrezcan cifras y análisis constantes: si no ahorramos electricidad, podemos tener problemas.

Y el asunto va incluso más allá de esas roturas por sobrecargas que a veces ocurren en los horarios de mayor demanda.

Hay que interiorizar que el país atraviesa condiciones económicas y sociales excepcionales, las cuales pueden ponernos en aprietos más allá incluso de esta etapa en que luchamos contra el virus del SARS-Cov-2.

En ese contexto de reducción de nuestras fuentes de ingresos, junto con el recrudecimiento del bloqueo del gobierno de los Estados Unidos, ahorrar todo el combustible posible será esencial para una posterior etapa de recuperación.

Pero incluso para quienes les resulta en ocasiones difícil pensar desde esa perspectiva más abarcadora de todo el país, hay cuentas que  deberían sacar en su propia economía doméstica.

No obstante las medidas de aplazamiento y las facilidades para el pago de la factura de electricidad dispuestas por la Unión Eléctrica, ese gasto hogareño habrá que asumirlo en algún momento.

A pesar de las protecciones laborales dispuestas para intentar aminorar los perjuicios, no son pocos los trabajadores que tienen ya afectaciones en sus salarios y otras formas de ingresos como resultado de la ralentización económica que nos impuso la Covid-19.

Por tanto, el ahorro de electricidad en los hogares no solo es una urgencia para la nación, sino también una medida de racionalidad que impactará en los recursos financieros con que podrá contar cada familia en los meses venideros.

Las medidas de ahorro son harto conocidas por nuestra población, y cada quien sabe cómo aplicarlas en su casa. La mayoría de las veces no es necesario sacrificar comodidades o calidad de vida para gastar menos electricidad en una vivienda. Basta con prestar un poco de atención a los equipos y luminarias, a los horarios y las precauciones, para conseguir un efecto en la reducción de nuestro consumo energético.

Por supuesto, para ello es preciso ganar en sensibilidad sobre ese problema, y sacar la cuenta de que no son tiempos para despilfarrar lo que tenemos, pues todavía no es posible estimar la magnitud y duración de las actuales dificultades y otras que pudieran acontecer después de que venzamos al nuevo coronavirus.

Todo hace indicar que ya vencimos el pico de la Covid-19, pero esos otros picos, los de la electricidad, continúan dos veces por día. También está en nuestras manos aplanar esa incómoda y costosa curva.

Lea anteriores Con Filo


Para ampliar sobre el tema:

. Ahorrar energía eléctrica en los hogares, tarea de primer orden en medio de la COVID-19

. Demanda de energía eléctrica en Cuba supera consumo habitual de meses de verano

 

Un comentario en Con Filo: El otro pico

  1. No es menos cierto que esta REVOLUCION NO DEJA HA NADIE DESANPARADO,pero en estOs momentos nadie quiere gastar electricidad por gusto, es el momento que se impone, se ha trasladado a casa el consumo de una escuela , un centro de trabajo(es una forma de ver este momento con las tele clase, el trabajo en casa, con computadora incluida),esto obliga a tener televisor encendido mas teltiempo previsto, en tiempo normal esto ocurre despues de 5.00PM, los padres deben prestar atencion al niño en sus estudios y cumplir el compromirso con su entidad y realizar el trabajo en casa, entonces no es desconocer que nuestra cituacion economica,pero la de un trabajador es muy engorrosa en este momento a SALARIO, EL PRIMER MES Y AL 60% EL SEGUNDO, ENTOCES COMO PAGAR ESAS TARIFAS DE MAS DE 200 Y 300 PESOS DE CONSUMO ELECTRICO, OJALA UN OIDO HUMANO REVOLUCIONARIO DE LOS QUE TENEMOS A LO LARGO Y ANCHO DE ESTE PAIS, ENCUENTRE UNA SOLUCION A ESTA CITUACION TENSA DE UNA GRAN MAYORIA DE LAS CASAS DE ESTE PAIS EN ESTOS MOMENTOS, SI ESTA INQUITUD PUDIERA SER TRASLADADA A LA MESA REDONDA DE HOY SERIA FELIX.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu