Día de las Madres: añoranza y deber  (+Fotos)

Día de las Madres: añoranza y deber (+Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Una noche entera de vigilia en la cabecera de los enfermos; y, sin perder la perspectiva de su responsabilidad, varias veces el viaje imaginario a Jamaica, su pueblito natal del municipio de Manuel Tames, en el extremo más oriental de la provincia cubana de Guantánamo, donde habita otra parte de su cuerpo y de su alma.

Las pesquisas casa a casa, en los cerros de la parroquia también ocupan el tiempo de Alislena. Foto: Jorge Pérez

Así recibió la enfermera intensivista Aislena Vargas Ramírez, el Día de las Madres, pues cumplía su turno de guardia en la sala de cuidados intensivos del Centro de Diagnóstico Integral (CDI) Alcides Rodríguez, ubicado en la parroquia El Valle, municipio de Libertador, en Caracas.

Con extrema sinceridad me dice “en estos momentos mi mayor deseo es estar junto a la familia, mis niñas Anabel y Carelia Susan, que son lo más grande; mi mamá Sorayda;  mi madre mayor Ana Lidia, convertidas en mi retaguardia segura, y mis hermanos”, se les humedecen los ojos y su mirada trasciende la distancia  física  que la separa de sus seres queridos.

Fidelidad y compromiso

Hoy hace tres años que llegó a Venezuela, “sabía que me iba a enfrentar a enfermedades conocidas solo en la literatura y a otras situaciones difíciles por la amenaza constante del imperialismo, pero vine dispuesta a prestar mis mejores servicios donde más me necesitaran”, enfatiza

Arribó a Caracas el 10 de mayo  del 2017, “en plenas guarimbas”, afirma y recuerda “aquello era horrible y yo pensé que no íbamos a sobrevivir esa situación y la pasamos y la vencimos. Todos sin miedos, aunque era algo inusual para nosotros”.

En el CDI María Genoveva Guerrero, ubicado en Montalbán, Caracas, comenzó su recorrido internacionalista, “es uno de los centros centinela, que  atiende, además, a los colaboradores cubanos que lo requieren, dispone de muy buenas condiciones materiales para hacer el trabajo y de personal médico y de enfermería con mucha preparación”.

Desde el 8 de octubre de 2018 continúa su arduo bregar en el CDI Alcides Rodríguez, donde hace equipo con su esposo, el doctor intensivista Romilio Mir Martínez, y juntos como en el policlínico de Jamaica batallan por restablecer la salud de los aquejados.

Y ahora la COVID-19, ¿un reto mayor?

 

En la atención a la paciente enferma de COVID-19. Foto: Jorge Pérez .

“Atendí a una paciente de 23 años positiva de Sars-CoV-2 que hizo un distrés respiratorio. Enseguida  la acoplamos a la ventilación mecánica invasiva, la remitimos a un hospital de Caracas y sobrevivió.

“Hace tres días, ya recuperada,   ella nos visitó junto con su madre, nos dio las gracias y en los ojos se les veía el agradecimiento, los enormes deseos de abrazarnos y besarnos que ahora la enfermedad impide.

“Entonces, remarca, una siente tremenda satisfacción por   haber correspondido a esa confianza de poner la vida en nuestras manos   y comprende que estos sacrificios bien valen la pena, aunque nos impongan nostalgias, añoranzas por la familia y por la Patria”.

A pesar de que acumula ya 13 años como intensivista y está acostumbrada a  lidiar con pacientes graves, críticos, “eso fue algo estremecedor, lamenta, una experiencia nunca antes vividas, porque esta enfermedad es diferente, desconocida para todos y sus síntomas provocan estrés, impaciencia, desesperos, temores, una difícil situación psicológica”.

¿Entonces, cómo contribuyes a la relajación del paciente?

“Con carisma, con mucho apoyo y mucho amor, que son piedras angulares de la escuela cubana de Medicina que nos forma con los principios de humanismo, y eso ayuda al equilibrio emocional y a la recuperación de los enfermos”.

Día de las Madres en otras tierras

“En estos momentos lo que más deseo es estar con mi familia, con mis niñas que son los más grandes, mi mamá, mi abuela, mi retaguardia segura, sé que nuestros sentimientos coinciden, pero todos reconocen la importancia de esta misión, que la Revolución ha confiado en mí y no la voy a defraudar. Voy a cumplirle y bien. Ellos están preparados para eso.

Anabel y Carelia Susan, esa otra parte de su cuerpo y de su alma. Foto: Jorge Pérez

“A las niñas les envío vídeos de cómo me quito y me pongo el traje de seguridad para que estén tranquilas y vean que cumplo las medidas de seguridad. Insisto en que   sí yo me cuido todo va a estar bien. Y que contamos con  los medios necesarios para protegernos. Eso no puede ser una preocupación para ellas.”

Y su firmeza tiene bases sólidas, “en Fidel que nos inculcó esos sentimientos de humanismo, de internacionalismo; a nuestro pueblo que ha dado  numerosas muestras de entrega y a mí familia consciente de la importancia de esta labor”.

Hasta el jueves pensaba  que le faltaría, también, el acompañamiento de su esposo  Romilio,  quien  cumplía el periodo de cuarentena después de tratar a un paciente sintomático de Covid-19, “pero no, solo fueron sospechas, dice y sonríe, las pruebas dieron negativo y este domingo en el descanso postguardia estaremos juntos”.

Con su actitud Aislena y sus colegas honran el humanismo  de la heroína Celia Sánchez Manduley, en el centenario de su natalicio, y el Día Mundial de las Enfermeras,  este 12 de mayo, que reconoce en Florence Nightingale el ejemplo infatigable de esta profesión que hoy asumen más de 20 millones de personas.

Junto a su esposo el doctor intensivista Romilio Mir. Foto: Jorge Pérez

Aislena sigue con valentía a la vanguardia en el enfrentamiento de la pandemia, consciente de que en Cuba tiene retaguardia segura y aplausos que agradece y recomienda a sus compatriotas el respeto  estricto a los protocolos de bioseguridad.

Y,  porque su desempeño cotidiano y su perseverancia ayudan a fundar las plataformas de un mejor porvenir confía en que el día del reencuentro llegará, “estoy segura”, vuelve a sonreír como si se imaginara ya en su natal Jamaica, ese pueblecito rural del extremo oriente cubano donde habita otra parte de su cuerpo y de su alma.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu