Con Filo: ¡A quién engañan!

Con Filo: ¡A quién engañan!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Siempre en la época de estudiantes uno escucha repetir una y otra vez sobre lo nocivo que es el fraude, bajo un razonamiento muy contundente:a quien hace trampas en un examen, luego la vida lo suspende.

 

 

Pues esta misma filosofía es la que deberíamos aplicarnos hoy en las condiciones tan excepcionales que atraviesa el país, en medio del enfrentamiento a la pandemia del nuevo coronavirus.

Aunque la limitación de los traslados más lejanos de la mayoría de las personas ya es un hecho, persiste el problema de la movilidad en barrios y comunidades,e incluso entre municipios cuando se trata de la capital cubana.

Basta salir a realizar alguna compra esencial, para hallarnos todavía con mucha gente en la calle. En ese contexto valdría la pena analizar esa presión que existe sobre los comercios, lo cual constituye todo un fenómeno psicológico y hasta sociológico en estas circunstancias.

Es cierto que con la mayoría de los integrantes de las familias en casa, la cuestión de los aprovisionamientos es un asunto de primer orden. Pero también resulta fácil percibir que muchas personas que apuestan por hacer día por día cualquier tipo de colas, frente a cualquier clase de tienda, muy difícilmente lo hacen por una necesidad tan imperiosa.

Y no hablo ahora ni siquiera de ciertos individuos que lucran con los turnos en las colas, porque ese es otro fenómeno que roza lo delictivo,y sobre el cual, como sabemos hay un grupo de medidas para contrarrestarlo por parte de las autoridades.

Simple y llanamente, me refiero a esas otras personas que al parecer no quieren permanecer en sus casas, y utilizan cualquier pretexto para salir de ella, incluyendo compras que quizás ni siquiera les son indispensables en todos los casos. Pero, ¿a quién creen que engañan y perjudican con esa actitud? ¿A la policía que custodia la cola, a los dependientes de las tiendas? ¿O a ellas mismas y sus familias?

 

Igual sucede con quien oculta algún síntoma respiratorio ante la pesquisa médica diaria, o falsea sus respuestas en la aplicación para móviles que tiene igual propósito, o no habla claro sobre sus contactos cuando hay sospechas o confirmación de un contagio de la Covid-19.

Son acciones tan estériles, y diríamos que hasta tontas, como quien copia en un examen y nunca llega a aprender de verdad un contenido.

Tal vez incluso hasta haya alguien que pueda pretender ver tales actuaciones como una conducta habilidosa o avispada, algo falsamente meritorio, al estilo inmaduro de cualquier adolescente que obtiene una buena nota mediante una prueba falseada. “Soy un bárbaro —o una bárbara—, me pasé el día haciendo colas”, razonan. “Compré cuatro veces en la misma tienda”, “Tengo de todo, más de lo que voy a necesitar en meses”.

A lo cual habría que responderles: ¿Y qué resuelves con eso? ¿Arriesgarte a enfermar o a llevar el fatídico virus a tu hogar? ¿Complicar tu vida y la de mucha gente que ahora mismo trabaja muy duro, con riesgo incluso para su salud, en función del bienestar colectivo?

Decididamente, esta clase de astucia es como aquellos fraudes escolares, un autoengaño. Mucho más peligroso todavía frente a un enemigo invisible y mortífero como es el SARS-Cov-2.

De modo que es inevitable enfatizar, una y otra vez, que quien pretenda hacer trampas frente al nuevo coronavirus, esta difícil prueba o examen que todos en el mundo quisiéramos pasar sanos y salvos, tiene muchas más probabilidades de que la vida lo suspenda, para siempre, y sin derecho a revalorizar.

2 comentarios en Con Filo: ¡A quién engañan!

  1. No es mi intención ofender ni cuestionar la profesionalidad de quién escribe, pero ante esta mirada «crítica» de la realidad en tiempos de pandemia, prefiero dejar mi observación por aquí. Me pareció superficial el análisis que intenta presentar el artícuo, es más, lo sentí hasta irrespetuoso y totalmente falto de empatía con el cubano de a pie y la situación de escasez que presenta el país. Supongamos que exista alguna que otra persona que, con tal de salir a la calle, esté dispuesta a pasar horas y horas frente a un comercio, rodeado de cientos de personas, mucho calor y un sol espantoso, supuestamente, para acaparar muchos productos que el autor considera innecesarios, en serio vale la pena escribir sobre eso y peor aún, dando a entender que es un comportamiento generalizado y común en estos momentos? De más está decir que no me gustó el artículo y que lo considero infundado. En mi opinión, una mala experiencia en algún centro hospitalario del país, no sustenta el argumento de que la salud en Cuba es pésima.

  2. Ojala muchas personas tuvieran acceso a Unternet que pudieran ver todo lo que escribe en la prensa y tomaran lecciones de los cuidados y proteccion que debemos tener todos, en la calle hay muchas personas expuestas que aun no tiene noción de esta enfermedad uno se rie de estos chistes pero la verdad es que no da gracia ninguna cuando la tienes por eso les exigimos que todas esas poersonasque estan incumpliendo con todas las medidas sanitarias las recojan y le pongan una buena multa a ver si asi aprenden la lección.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu