¿Qué hacen los EE.UU. en el mar Caribe?

¿Qué hacen los EE.UU. en el mar Caribe?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

A pesar de los estragos que ocasiona la pandemia del COVID-19 en el mundo entero, y especialmente en Estados Unidos, el Gobierno de Donald Trump anunció recientemente el “despliegue significativo de activos navales estadounidenses en el Caribe”. Horas después, Reino Unido y Francia enviaron buques de guerra a la región con el pretexto de intensificar la lucha contra el narcotráfico.

Fuente: Infobae
Fuente: Infobae

La escalada belicista tiene lugar luego de que Washington acusara de narcoterrorismo al presidente venezolano Nicolás Maduro y a su gabinete. A la usanza de las películas del viejo oeste, ha ofrecido 15 millones de dólares por el líder y 10 millones por Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela.

A las “acusaciones penales contra Maduro y varios de sus colaboradores más cercanos”, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, sumó un plan de transición democrática con elecciones presidenciales y parlamentarias en un plazo no mayor al año. Eso sí, “sin Maduro ni Guaidó”.

El plan intenta además seducir a los altos mandos militares de Venezuela y deja entrever la posibilidad de una ley de amnistía, como si fuera de fiar un gobierno extranjero que sistemáticamente ha calumniado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y a sus máximos jefes, entre ellos al ministro general Vladimir Padrino.

No obstante, esas acciones enmarcadas en la estrategia de “máxima presión” contra Nicolás Maduro para precipitar su caída y la fractura de la alianza cívico militar bolivariana han sido presentadas como una solución “pacífica” a la crisis, pero ante los ojos de no pocos analistas resultan incoherentes con el operativo castrense en el mar Caribe.

Un artículo publicado en The New York Times, por ejemplo, califica de “inoportuno” el despliegue militar, el cual “se suma a una serie de decisiones relevantes pero erráticas en la política de Estados Unidos hacia Venezuela”. Los autores deslizan el criterio de que su utilidad “fue cuestionada incluso dentro del Pentágono”.

Tal incoherencia y torpeza revela que la resistencia de Venezuela ha mellado la estrategia de mano dura aplicada por Estados Unidos que poco ha conseguido a pesar de no haber escatimado en sanciones de todo tipo, en conatos de intervención militar, y en una escalada agresiva e irrespetuosa del derecho internacional.

La respuesta venezolana al despliegue militar no se hizo esperar y activó milicias populares y ejército para hacer frente “a lo que venga”.

Pero qué razones podrían estar tras ese operativo en el Caribe. Qué otras naciones resultan amenazadas.

Según los mapas revelados por el Comando Sur, el área de operaciones alcanza los territorios de México, América Central y el Caribe, regiones en las que se encuentran emplazadas varias bases militares. Estadísticas de principios de siglo sostienen que “el área comprende apenas un tercio de la población total de América Latina y el Caribe, pero concentra casi la mitad de la inversión estadounidense, más del 70 % del comercio interamericano y alrededor de 85 % de la migración latinoamericana a EE. UU”.

A pesar del alto grado de penetración, la potencia imperial ha perdido control que otrora tuvo en los Gobiernos de la subregión, sobre todo entre los pequeños Estados caribeños que han devenido “ovejas descarriadas” y junto a México, Nicaragua y Cuba, desentonan del coro lacayo de la Organización de Estados Americanos y del Grupo de Lima.

Algunas de esas naciones han hallado en Venezuela no solo un socio comercial de fiar, sino también un hermano solidario que acude ante emergencias y catástrofes. Contra ellos va también el actual despliegue de poderío militar, en un intento exhibicionista que busca amedrentar a los “respondones”.

La opinión pública mundial, personalidades, gobiernos e instituciones multilaterales como Naciones Unidas, han pedido que se alivien las sanciones económicas contra el pueblo venezolano (también contra Cuba, Irán y Siria…) o que se permita el intercambio de petróleo por ayuda humanitaria. Estados Unidos hace como que no escucha, o no le importa, y en su lugar despliega destructores navales.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu