Acariciarnos con las miradas

Acariciarnos con las miradas

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

La profesionalidad y la dulzura en su trato cotidiano distinguen a la doctora Carmen Beatriz Borrego Calzadilla. Sin duda, el hecho de ser psiquiatra le brinda las herramientas necesarias para aun en momentos difíciles organizar el trabajo y dirigir procesos con toda la ecuanimidad posible.

“Es un momento para crecer como personas, de ser conscientes de la responsabilidad y del cuidado que debo tener con mi vida”, afirmó la doctora Carmen Beatriz Borrego Calzadilla.
“Es un momento para crecer como personas, de ser conscientes de la responsabilidad y del cuidado que debo tener con mi vida”, afirmó la doctora Carmen Beatriz Borrego Calzadilla.

La jefa de la sección de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública ha cambiado su rutina cotidiana y por estos días, cuando la lucha contra la pandemia de la COVID-19 es una prioridad en el país, ella labora como coordinadora de dicha actividad en el municipio capitalino de Boyeros.

Estamos en una etapa —explicó— en que las medidas de prevención y de aislamiento han sido (según la experiencia de China) las más efectivas en la prevención y enfrentamiento del nuevo coronavirus. Por eso, desde la búsqueda de la salud mental y el bienestar resulta fundamental tener una mirada esperanzadora y optimista ante la vida.

Consideró válido mejorar el estado de inmunidad y de respuesta de los individuos ante una situación de este tipo, así como la  importancia de conocer las potencialidades de cada quien, pues a veces la cotidianidad no permite reflexionar sobre la actual realidad, hacia dónde queremos ir y con qué factores contamos.

La lucha contra este coronavirus —señaló— ha llevado a la toma de medidas preventivas. Hoy el llamado es a quedarnos en casa y eso es un privilegio para revisar y organizar la vida en familia.

“Desde el punto de vista psicológico las pandemias y eventos catastróficos provocan inestabilidad y en algún instante podemos sentirnos angustiados, con miedo. De ahí que es esencial escuchar, compartir en familia, aunque sea a través de un nasobuco (hoy es una barrera necesaria), y acariciarnos con las miradas. Hablamos de aislamiento social, pero no comunicacional.

“Es un momento para crecer como personas y ser conscientes de la responsabilidad y del cuidado que debo tener con mi vida, con mi salud. Por eso se habla de grupos vulnerables y de enfermedades que pueden agravar la evolución, como son las respiratorias, la diabetes, la hipertensión”.

La doctora comentó que en la actualidad hay quienes fuman, consumen bebidas alcohólicas; temas a los cuales hay que prestarles atención ya que son hábitos que influyen de manera negativa en la respuesta orgánica e inmunológica de las personas ante este coronavirus. No se deben agravar los síntomas.

Coordinando el trabajo del día en el policlínico Federico Capdevila y Miñán, del municipio capitalino de Boyeros.

“Hoy estamos centrados en ese espacio vital que es nuestro hogar, donde no podemos consentir que los malos hábitos conduzcan a una disfunción familiar y se incumplan las orientaciones preventivas que se están brindando”.

En relación con los adultos mayores subrayó que constituyen una prioridad y alertó sobre lo beneficioso de ponernos “en la piel de este segmento poblacional al escuchar cualquier noticia”, pues debe tenerse en cuenta que ellos tienen otros problemas relacionados con la salud física y mental y a veces no captan la información con el mismo nivel de análisis.

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud —aseveró la especialista— ha hecho recomendaciones específicas en las que ellos deben estar informados, pero no sobreinformados.  Por lo que no deben estar todo el día frente al televisor, hay que protegerlos, dosificarles las noticias, ocuparles su tiempo, conversar, darles otras tareas que no impliquen salir a la calle. En la medida de las posibilidades, es vital que se comuniquen telefónicamente con amigos y vecinos.

Agregó que a través de la pesquisa activa que realizan los estudiantes de Medicina se está llegando a la mayoría de los adultos mayores. “No solo es verlos, sino saber y resolver las necesidades que puedan tener, conocer sus estados de salud. Es el instante de hacerles saber con amor que son un grupo priorizado y que deben sentirse tranquilos por la atención que se está brindando”.

Ante la pregunta de qué nos dejará la COVID-19, afirmó: “Una vivencia de triunfo, que hemos sido unos verdaderos guardianes de la salud y de la vida. Estoy convencida de que seremos mejores hombres y mujeres, y de que contaremos con una sociedad más alegre, responsable, solidaria y humanista”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu