Cuba advierte que unilateralismo de EE.UU. ataca derechos humanos (Cobertura Especial)

Cuba advierte que unilateralismo de EE.UU. ataca derechos humanos (Cobertura Especial)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

«El unilateralismo de Estados Unidos atenta contra la promoción y la protección de los derechos humanos en el planeta», afirmó este martes en Ginebra el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez.

Según Prensa Latina, Rodríguez Parrilla al intervenir en el segmento de alto nivel de la 43 Sesión del Consejo de Derechos Humanos, advirtió que la postura hostil de Washington es contraria al multilateralismo que necesita el mundo.

De acuerdo con Rodríguez, Estados Unidos es responsable de guerras no convencionales y violaciones del Derecho Internacional que transgreden de modo sistemático el derecho a la paz y la libre determinación de los pueblos.

También impone un neoliberalismo que ataca los derechos económicos, sociales y culturales e impide la realización del derecho al desarrollo, agregó en el Palacio de las Naciones de Ginebra.

El canciller cubano denunció además la falta de voluntad de la Casa Blanca en el enfrentamiento al cambio climático, lo cual plantea a la comunidad internacional un desafío existencial.

Respecto al tema de los derechos humanos, señaló en el Consejo que Washington apela a la manipulación política y el doble rasero, obstaculizando la cooperación en tan sensible cuestión.

Rodríguez ilustró la agresividad estadounidense con sus cruzadas para aplastar a Venezuela y desestabilizar a Nicaragua, ante las que instó a no permanecer indiferente.

En el caso Cuba, llamó la atención sobre el recrudecimiento por la actual administración norteamericana del bloqueo económico, comercial y financiero y su componente extraterritorial representado por la ley Helms-Burton.

Rodríguez denunció que bajo el declarado argumento de rendir por hambre y desesperación a los cubanos, el gobierno estadounidense es capaz de acudir a medidas no convencionales, como sus recientes acciones para impedir el abastecimiento de combustible.

De esa forma daña cada ámbito de la sociedad, incluyendo la salud, la alimentación, la educación y el transporte, acotó.

Pese a las políticas de Washington, la isla avanza en la construcción de una sociedad socialista, soberana, próspera, democrática y sostenible, sobre la base de la probada capacidad de resistencia y la creatividad de su pueblo, sentenció el canciller en el Consejo de Derechos Humanos.

Discurso de Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, en el Segmento de Alto Nivel del 43 período ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, Ginebra, 25 de febrero de 2020.

Señor Presidente:

Transcurridos 75 años de los atroces bombardeos nucleares a Hiroshima y Nagasaki y la derrota del fascismo, la defensa del multilateralismo, del Derecho Internacional y de la Carta de las Naciones Unidas mantiene plena vigencia.

Foto: Tomada del sitio CubaMinrex

Lamentablemente, el unilateralismo de Estados Unidos atenta contra la promoción y protección de los derechos humanos de todos en el planeta.

Dañaría los intereses de todos, permanecer inertes ante la amenaza estadounidense de aplastar a la República Bolivariana de Venezuela, desestabilizar a la República de Nicaragua o destruir a otras naciones.

Sus guerras no convencionales y sus violaciones al Derecho Internacional, transgreden de modo sistemático los derechos a la paz y la libre determinación. El neoliberalismo que impone conculca los derechos económicos, sociales y culturales e impide la realización del derecho al desarrollo. Su falta de voluntad en el enfrentamiento al cambio climático plantea un desafío existencial a la especie humana. La manipulación política y los dobles raseros que aplica, impiden una cooperación internacional genuina en materia de derechos humanos.

Estados Unidos ha recrudecido cualitativamente la aplicación del bloqueo contra Cuba, un acto de genocidio según la Convención de 1948; una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de nuestro pueblo.

Como recoge el infame Memorando del Departamento de Estado del 6 de abril de 1960, se ha empeñado en rendir a nuestro pueblo “por hambre y desesperación”. La aplicación de medidas no convencionales para impedir el abastecimiento de combustible a nuestro país ha dañado cada ámbito de la vida cotidiana de las cubanas y cubanos, el transporte público, la educación, la salud, la alimentación.  La aplicación plena de la Ley Helms-Burton profundiza el impacto extraterritorial del bloqueo.

Ha añadido limitaciones extremas a los viajes y las conexiones aéreas entre ambos países, que afectan a las familias cubanas y a los residentes en otros países y violentan el derecho a viajar de los estadounidenses.

Con su decisión de arremeter contra la cooperación médica internacional cubana por razones políticas, Estados Unidos amenaza el disfrute del derecho a la salud de millones de seres humanos que se benefician de ella en diversas latitudes.

Sólo con la suspensión de la cooperación médica cubana impuesta a varios países de nuestra región, se ha afectado gravemente la atención médica a 67 millones de personas.

La comunidad internacional reconoce la profesionalidad y el altruismo de los más de 400 mil colaboradores cubanos de la salud que en 56 años han cumplido misiones en 164 naciones.

La ONU y la OMS han evaluado que la cooperación médica cubana hizo una contribución fundamental al éxito en el enfrentamiento al cólera en Haití y al ébola en África Occidental.

La respuesta de Cuba es firme: sobre la base de legítimos programas de cooperación intergubernamentales, continuaremos salvando vidas y procurando la salud y el bienestar, donde quiera que se nos solicite.

A pesar del bloqueo y la hostilidad de Estados Unidos, Cuba avanza en la construcción de una Nación independiente, soberana, socialista, democrática, próspera y sostenible, sobre la base de la probada capacidad de resistencia y la creatividad de su pueblo.

Cuba seguirá honrando sus compromisos de cooperación internacional en derechos humanos, en particular sus obligaciones derivadas de los instrumentos internacionales en la materia.

Cuba reafirma su apoyo al Consejo de Derechos Humanos y ha decidido presentar su candidatura a miembro del Órgano para el período 2021-2023.

Puedo asegurarles que Cuba seguirá conduciéndose en este foro con voz propia y constructiva, con su experiencia de país en desarrollo defensor del diálogo y la cooperación, contrario a los enfoques punitivos y la selectividad, en favor de la promoción y protección de todos los derechos humanos para todos.

Muchas gracias.

Participación del canciller cubano en Consejo de Derechos Humanos, 24 de Febrero

Cuba reiteró en Ginebra compromiso con los derechos humanos

Cuba reiteró este lunes, su compromiso con la promoción y protección de todos los derechos humanos, sin selectividad, manipulación política y dobles raseros, en el segmento de alto nivel de la 43 sesión del Consejo de Derechos Humanos.

Foto: Tomada del sitio CubaMinrex

La posición cubana fue patentizada en el foro internacional por el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, según reporta desde Ginebra, capital de Suiza, la agencia Prensa Latina.

El canciller denunció el impacto del recrudecimiento del bloqueo económico, político y financiero del gobierno de los Estados Unidos, que impide al pueblo cubano el goce pleno de los derechos humanos contenidos en la carta de las Naciones Unidas.

Insistió en que el bloqueo vigente desde hace casi 60 años representa una flagrante violación de los derechos humanos de todo un pueblo, a partir de la declarada intención de Washington de rendirlo por hambre, así como el principal obstáculo en el desarrollo de la mayor de las Antillas.

Desde la asunción al poder de la administración del presidente Donald Trump, se han adoptado decenas de medidas, entre las cuales se encuentran las restricciones de viajar a Cuba, prohibición de los vuelos a la ciudades del interior de la isla, los cruceros y restricciones en el envío de remesas.

Rodríguez Parrilla cumplió el pasado lunes un amplio programa de actividades en la jornada inaugural del segmento de alto nivel del foro.

La agenda del ministro incluyó encuentros con sus homólogos de Francia, Jean-Yves Le Drian; España, Arancha González; y Noruega, Ine Marie Eriksen Soreide, así como con la representante de Qatar Lolwah Rashid Al-Khater, ministra asistente y portavoz de Asuntos Exteriores. Intervino además en la Conferencia de Desarme, en la cual instó a la comunidad internacional a trabajar sin descanso por el desarme general y completo, especialmente el nuclear.

Intervención del ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, en la Conferencia de Desarme. Ginebra, febrero de 2020

Señor Presidente:

Preservar el multilateralismo y el respeto a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, resulta imprescindible en un escenario internacional cada vez más peligroso y complejo, en el que la seguridad y el bienestar de nuestras naciones enfrentan desafíos sin precedentes.

 

Foto: Tomada del sitio CubaMinrex

Proliferan las guerras de rapiña y la carrera armamentista, se intensifica la guerra no convencional, los actos de agresión, las sanciones unilaterales, la manipulación y la politización de los derechos humanos y el irrespeto del derecho a la libre determinación de los pueblos.

El desarrollo de nuevos sistemas de armas nucleares y la modernización de las fuerzas y arsenales ya existentes; el fortalecimiento del papel de esas armas en las doctrinas militares de defensa y seguridad de los Estados Unidos, mayor poseedor de arsenales nucleares; el incremento de sus gastos militares; las amenazas de intervención militar y el desconocimiento de compromisos internacionales en materia de desarme y control de armamentos, socavan la paz y la seguridad internacionales y erosionan la maquinaria de desarme de las Naciones Unidas.

En el año 2018, el presupuesto militar global ascendió a 1,8 billones de dólares. El gasto militar de los EE.UU. creció, por primera vez desde 2010, en un 4,6%, hasta alcanzar los 649 mil millones de dólares en 2018. Es alarmante que cada año se inviertan sumas exorbitantes en la industria de la guerra, en lugar de destinar esos recursos a fomentar la paz, a combatir el hambre y la pobreza e implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Señor Presidente:

En ese contexto, genera profunda preocupación la conducta del actual gobierno de los Estados Unidos y su estrategia de dominación militar, que mantiene más de 800 bases e instituciones militares en todo el mundo; avanza proyectos de militarización del espacio ultraterrestre y del ciberespacio, y emplea de forma encubierta e ilegal las tecnologías de la información y las comunicaciones para agredir a otros Estados.

Rechazamos la decisión del gobierno de los Estados Unidos de retirarse del Tratado sobre Misiles de Alcance Corto e Intermedio firmado con la Unión Soviética en 1987, así como del Plan de Acción Integral Conjunto o Acuerdo Nuclear con la República Islámica de Irán.

La comunidad internacional no puede permanecer pasiva ni en silencio ante la amenaza que representa la Revisión de la Postura Nuclear de los EE.UU., que reduce el umbral para la consideración del uso de las armas nucleares, incluso en respuesta a las llamadas “amenazas estratégicas no nucleares”.

Instamos al gobierno de los EE.UU. a renovar el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III) con Rusia.

Para atender los desafíos que enfrenta la humanidad, subrayamos la importancia de preservar los acuerdos de desarme y regulación de armamentos, resultado de la cooperación internacional y las negociaciones multilaterales, que deben retomarse en la Conferencia de Desarme.

Este foro multilateral está preparado para negociar simultáneamente, un tratado que prohíba la carrera de armamentos en el espacio ultraterrestre; y otro que brinde garantías de seguridad efectivas para los Estados que, como Cuba, no son poseedores de armas nucleares.

Señor Presidente:

Cuba reitera la plena vigencia de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz adoptada en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en La Habana, en 2014, en momentos en que prevalecen las políticas unilaterales e injerencistas que buscan desestabilizar nuestra región y en que el gobierno de los EE.UU. aplica una política exterior inspirada en la Doctrina Monroe.

Denunciamos las campañas de Estados Unidos contra fuerzas políticas, líderes de izquierda y gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe. Rechazamos la guerra no convencional que lleva a cabo Estados Unidos para intentar derrocar al gobierno legítimamente constituido del presidente Nicolás Maduro Moros, en la hermana República Bolivariana de Venezuela.

El gobierno del Presidente Donald Trump persiste en su pretensión de destruir la Revolución Cubana mediante la asfixia económica de nuestro pueblo.

Hoy, más que antes, resulta indispensable la atención a nuestro reclamo de que todos los Estados se abstengan de ejercer presiones o coacción sobre otros países, incluida la aplicación y fomento de cualquier medida unilateral de carácter coercitivo, contraria al Derecho Internacional.

Señor Presidente:

Reafirmamos el compromiso ineludible de Cuba con el multilateralismo y con los esfuerzos para avanzar hacia un orden internacional democrático, justo y equitativo que responda al reclamo de paz y desarrollo sostenible de todos los pueblos. Ese mundo será posible si luchamos de manera mancomunada para lograrlo.

Concluyo rememorando a Fidel Castro, Comandante en Jefe de la Revolución Cubana y luchador incansable en favor de la paz y del desarme, quien en abril de 2016 sentenció: «El peligro mayor que hoy se cierne sobre la tierra deriva del poder destructivo del armamento moderno que podría socavar la paz del planeta y hacer imposible la vida humana sobre la superficie terrestre» (fin de la cita).

Trabajemos sin descanso por el desarme general y completo, especialmente nuclear; preservemos a las generaciones venideras del flagelo de la guerra y conquistemos una paz duradera y sostenible para todos.

Muchas gracias.

(Cubaminrex)

Canciller cubano reafirma compromiso de la Isla con el Derecho Internacional Humanitario

Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, sostuvo este 24 de febrero un cordial encuentro con el Sr. Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (CICR), en la sede de esta prestigiosa organización internacional.

Foto: Tomada del sitio CubaMinrex

La ocasión resultó provechosa para destacar el buen estado de las relaciones entre ambas partes, así como para resaltar la plena vigencia de los Convenios de Ginebra de 1949 y la necesidad de su estricto respeto.

El Canciller cubano reafirmó el compromiso del país con el Derecho Internacional Humanitario (DIH), en virtud de lo cual se ha mantenido la colaboración con el CICR para implementar acciones que contribuyan a la difusión de estas normas.

El Presidente del CICR agradeció a Cuba por su postura en favor de la promoción y defensa del DIH. Valoró que las conversaciones anuales con el MINREX eran muestra de la fructífera relación bilateral existente, lo cual redundaba en beneficio de la labor que despliega el CICR.

El titular cubano de exteriores ratificó la voluntad de su gobierno para continuar apoyando al CICR en su noble labor, lo que ha contribuido a aliviar el sufrimiento de millones de personas alrededor del mundo. (Tomado de ACN)

 

(Con información de PL, ACN y CubaMinrex)

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu