Al pan, pan: Primero los libros

Al pan, pan: Primero los libros

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Hubo una época no tan lejana en que, a la salida de La Cabaña, en los días de Feria, la gente llevaba bolsas cargadas de libros. Hubo una época en que las colas para las librerías del recinto ferial eran largas… y el público se quejaba, con razón, pero hacía la cola porque le interesaban las novedades.

 

Foto: Isabel Aguilera

 

Hoy, si uno se fija en los que salen de la fortaleza, notará que pocos llevan libros. A no ser libros para dibujar.

El Noticiero de la Televisión transmitió un reportaje muy ilustrativo: a la pregunta de qué vino a comprar a la Feria, mucha gente dijo que material escolar para los niños, crayolas o juegos didácticos.

Otros bien pudieran decir que vinieron a comprar chucherías o a montarse en los aparatos de diversión.

Una feria es fiesta, una feria es comercio… y por lo tanto, la Feria del Libro es fiesta y comercio… pero no solo es eso. Obviamente, fue concebida primero que todo como una cita cultural. Por lo tanto, lo meramente mercantil no puede estar por encima de esa vocación cultural.

El principal objetivo de la Feria del Libro no es recaudar dinero (aunque algunos aprovechen la Feria para ganarlo en actividades “colaterales”); el principal objetivo es, tiene que ser, socializar cultura, expresada en literatura de calidad.

Asumiendo incluso los problemas en la producción editorial, es perfectamente posible adquirir obras de primera línea, de autores reconocidos, por precios razonables. Por menos dinero, incluso, de lo que cuestan otras producciones que se venden también en la Feria.

Foto: Isabel Aguilera

El libro, el buen libro, debería ser el producto estrella de la Feria.

Más triste es el que va a la Feria solo a comer pollo frito, a pasar el rato, como el que va a la venduta de la esquina. Y llega al final de la jornada y se gastó un dineral en pollo, en refrescos, en chucherías múltiples… y ni un peso en un libro.

No tenemos nada en contra del pollo. No se puede vivir un día entero a base de literatura. La cuestión es de prioridades.

Hay quien también compra muchos libros y después esos libros duermen el sueño eterno en el librero de la casa. Triste también, porque hay un esfuerzo, un gran esfuerzo, en la organización de la Feria. Y el objetivo es honrar ese principio básico de la política cultural de la nación: arte y literatura para todos.

De eso se trata. Y el libro, contra lo que piensan algunos, no es un lujo. Es libro es una inversión para el futuro. Un país que lee, necesariamente será un país más próspero.

Aprovechemos mejor la Feria. Un último consejo, para los padres: Compren caramelos, pero también cómprenles libros a sus hijos.

2 comentarios en Al pan, pan: Primero los libros

  1. Pienso que pueden armonizar la cultura y un ambiente mercantil agradable. Una simple mesita con sillas que propicien un descanso o mini tertulia familiar muy próximo a los lugares donde se acaban de comprar libros; tal vez sin la necesidad de comerse un «pollo frito» pero por qué no un reconstituyente dulce fino, un bocadillo salado, café, refresco y agua a buen precio seria más que suficiente. Al menos la «sentada» puede añorarse paseando al fresco y a la agradable sombra del paseo entre muros que por ellos mismos son ya un baño de cultura arquitectónica e historica. Después de haber caminado los estantes vietnamitas, argentinos,peruanos, iraníos, venezolanos, norteamericanos, mexicanos y otros, donde manociamos y leimos fragmentos de libros sin restricciones, al contrario escuchando relatos sobre los contenidos y argumentos para vendernos el libro a «precio para cubanos», como nos explicaron en el estante del partido socialista de los trabajadores norteamericanos, me atrevería a afirmar que en torno a los libros también había ambiente mercantil sugerente con el fin de que me llevara uno de sus libros. Sin embargo que sorpresa, al llegar a la capilla de lonas de ediciones cubanas, cuando fuimos a entrar nos detiene un joven en muy buenos modales y nos alerta que para entrar nuestras compañeras debían hacer una pequeña colita al frente para dejar los bolsos. No escondo que me quedé con deseos de entrar, pero en ese momento se me ocurrió responder en un intento de dejarle la inquietud al celoso custodio de libros: _lo lamento; pero con la limitacion y duda perdiste potenciales clientes_, ante la desconfianza después de haber andado toda la feria sin escuchar tal requisito, me motivó a decirle que ante la desconfianza lo mejor era desconfiar también. Así que nos quedamos si entrar a esa parte de la Feria. Pido disculpa a las editoras que estaban dentro, espero que no hayan sido ellos los que pusieron el obstáculo al acceso directo de ese recinto, diferente al resto de los que veníamos recorriendo.

    Gracias por solicitar comentarios.

  2. Pienso que pueden armonizar la cultura y un ambiente mercantil agradable. Una simple mesita con sillas que propicien un descanso o mini tertulia familiar muy próximo a los lugares donde se acaban de comprar libros; tal vez sin la necesidad de comerce un «pollo frito» pero por qué no un reconstituyente dulce fino, un bocadillo salado, café, refresco y agua a buen precio seria más que suficiente. Al menos la «sentada» puede añorarse paseando al fresco y a la agradable sombra del paseo entre muros que por ellos mismos son ya un baño de cultura arquitectónica e historica. Después de haber caminado los estantes vietnamitas, argentinos,peruanos, iraníos, venezolanos, norteamericanos, mexicanos y otros, donde manociamos y leimos fragmentos de libros sin restricciones, al contrario escuchando relatos sobre los contenidos y argumentos para vendernos el libro a «precio para cubanos», como nos explicaron en el estante del partido socialista de los trabajadores norteamericanos, me atrevería a afirmar que en torno a los libros también había ambiente mercantil sugerente con el fin de que me llevara uno de sus libros. Sin embargo que sorpresa, al llegar a la capilla de lonas de ediciones cubanas, cuando fuimos a entrar nos detiene un joven en muy buenos modales y nos alerta que para entrar nuestras compañeras debían hacer una pequeña colita al frente para dejar los bolsos. No escondo que me quedé con deseos de entrar, pero en ese momento se me ocurrió responder en un intento de dejarle la inquietud al celoso custodio de libros: _lo lamento; pero con la limitacion y duda perdiste potenciales clientes_, ante la desconfianza después de haber andado toda la feria sin escuchar tal requisito, me motivó a decirle que ante la desconfianza lo mejor era desconfiar también. Así que nos quedamos si entrar a esa parte de la Feria. Pido disculpa a las editoras que estaban dentro, espero que no hayan sido ellos los que pusieron el obstáculo al acceso directo de ese recinto, diferente al resto de los que veníamos recorriendo.

    Gracias por solicitar comentarios.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu