Innovadores y racionalizadores: Avanzar cualitativamente sin piedras en el camino

Innovadores y racionalizadores: Avanzar cualitativamente sin piedras en el camino

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Para que el accionar de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir) logre total efectividad, en talleres, industrias, centros de salud y de investigación,  resulta  determinante que las direcciones  sindicales y administrativas tengan pleno convencimiento de la crucial importancia que este destacamento reviste en los momentos actuales. Fue un claro mensaje, o quizás una moraleja, que desde una mirada crítica,  estuvo explícito durante la recién celebrada II Conferencia de la Anir.

 

Bien definido quedó que la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y, fundamentalmente, los sindicatos son responsables del funcionamiento de la Asociación en los colectivos laborales. Es ahí ―como se enfatizó en la cita―  donde radica el talento aportador de hombres y mujeres que, además, son afiliados.

A la par del necesario respaldo y atención, hay que sumar sin falta el adecuado desempeño orgánico del Comité de Innovadores y  Racionalizadores (CIR), en la fábrica, el taller,  la empresa. Si ese eslabón básico carece de liderazgo, no efectúa la asamblea de asociados  ni  integra  la política de ciencia y gestión tecnológica, o hay ineficiencia en el trabajo de sus cuadros de dirección,  será imposible conducir por buen camino la misión de la Anir.

¿Cómo contribuir a mantener  y dinamizar  la vitalidad de los procesos productivos,  reducir  los niveles de importación, generar  exportaciones y favorecer el ahorro de portadores energéticos, por solo citar algunas prioridades? Son las administraciones las que identifican el  banco de problemas para entonces trazar el plan temático por parte del CIR, y proporcionarle los

 

aseguramientos materiales y financieros para llevarlo a cabo.

La propia existencia de la Anir y la voluntad de su membresía han demostrado con creces el incalculable potencial de creación al servicio del país. Contra viento y marea no pocas veces ese intelecto encuentra a su paso trabas burocráticas y obstáculos de diverso tipo.

La validez e importancia del encadenamiento e integración con organismos e instituciones, como un sistema de trabajo convertido en herramienta para  la solución a problemas en la producción o los servicios, ocupó espacio en los debates de la II Conferencia.

Un ejemplo concreto está en la provincia de Villa Clara. Según explicó la delegada Marta Jiménez, entidades decisoras plantearon a la Anir la necesidad de recuperación de las camas utilizadas en los salones de operaciones, tarea que fue lograda por innovadores de electromedicina en el territorio, quienes evitaron la paralización de ese servicio hospitalario.

Otras intervenciones durante las jornadas finales del cónclave pusieron de relieve la utilidad de los nexos con las Brigadas Técnicas Juveniles y el Movimiento del Fórum de Ciencia y Técnica en el empeño por alcanzar objetivos comunes por diferentes canales.

De los encuentros realizados entre los delegados y las máximas direcciones de los ministerios y sindicatos nacionales, emanaron pronunciamientos encaminados a la solución definitiva de aquellos problemas y limitaciones relacionados con el apoyo institucional, el registro, tramitación y estimulación de las innovaciones, el reconocimiento a sus autores y el cumplimiento de la Ley 38.

Las prioridades están bien definidas.  Apremia concentrar la atención en lo que resta por hacer, para erradicar cuanto entorpezca la iniciativa aportadora de los aniristas y así avanzar cualitativamente sin piedras en el camino.

 

 

Acerca del autor

Graduado de Licenciatura en Periodismo, en 1976, en la Universidad de La Habana. Hizo el servicio social en el periódico Victoria, del municipio especial isla de la Juventud, durante dos años.
Desde 1978 labora en el periódico Trabajadores como reportero y atiende, desde 1981 temas relacionados con la industria sideromecánica. Obtuvo premio en el concurso Primero de Mayo en 1999 y en la edición de 2009. Es coautor del libro Madera de Héroes.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu