Estatua a José Martí en el Parque Central: Una decisión simbólica

Estatua a José Martí en el Parque Central: Una decisión simbólica

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Uno de los hechos más notables del reconocimiento a Martí se encuentra en nuestra realidad de hoy: su estatua en el Parque Central de La Habana, inaugurada el 24 de febrero de 1905. El proceso para llegar a ese día fue bastante inusual y muy ilustrativo. El 1.º de enero de 1899 se había iniciado la ocupación militar de Cuba por los Estados Unidos, con lo que terminaba oficialmente el dominio colonial español. Por ello constituía una contradicción la presencia de la estatua de Isabel II en zona tan relevante; de ahí que fuera derribada, dando comienzo así al proceso que llevaría al nuevo monumento.

La primera estatua erigida en Cuba a José Martí se levantó en el Parque Central de La Habana y fue develada el 24 de febrero de 1905 en un acto presidido por el Generalísimo Máximo Gómez y el entonces presidente de la República Tomás Estrada Palma. Foto: Tomada de Habana Radio
La primera estatua erigida en Cuba a José Martí se levantó en el Parque Central de La Habana y fue develada el 24 de febrero de 1905 en un acto presidido por el Generalísimo Máximo Gómez y el entonces presidente de la República Tomás Estrada Palma. Foto: Tomada de Habana Radio

El semanario ilustrado El Fígaro, del 30 de abril de 1899, publicó en su portada una foto del pedestal con un signo de interrogación en el lugar de la estatua, y añadía: “¿Qué estatua debe ser colocada en nuestro Parque Central?”, con lo que anunció la encuesta que, de modo inicial, se digirió a personalidades seleccionadas dentro del independentismo y de la intelectualidad cubana.

El Fígaro reveló las proposiciones de 109 personas, en las cuales hay marcada diversidad de criterios, pero la elección más reiterada fue José Martí con 15. También hubo nueve que lo propusieron para grupos alegóricos; y otros, al explicar de alguna manera su selección, mencionaron a Martí entre las figuras relevantes de la patria, aunque no lo contemplaran dentro de la posible estatua a erigir. Entre quienes se inclinaron por Martí hay expresiones que resultan altamente simbólicas.

Martina Pierra, viuda de Poo, escribió: Mi opinión franca y leal/ pues me la pide V a mí,/ es que del Parque Central/ el hermoso pedestal/ debe ocuparlo Martí.  Otra mujer, Aurelia Castillo de González, dijo su elección: “Nada me parecería más hermoso ni más equitativo que ver en nuestro Parque Central la estatua de Carlos Manuel de Céspedes y de José Martí, pasando aquel su espada a este”, pero planteaba que si no se veía adecuado el grupo, escogía a Martí por considerarlo “la fuerza decisiva” para el triunfo que queda en la memoria de los pueblos. La idea de Céspedes y Martí asimismo fue apoyada por José Comallonga: (…) Poned columna alta y fuerte,/ símbolo de nuestra suerte,/ y en la altura, modelados,/ dos mártires abrazados/ cariñosos por la muerte./ Los dos que tengan allí/ la majestad de la luz,/ dos que sean algo así/ como Céspedes la cruz,/ y la bandera Martí.

Entre las propuestas de Martí para aquel monumento, la de Enrique Loynaz del Castillo tiene un simbolismo especial: en las condiciones de país ocupado por una fuerza extranjera, y cuando no había claridad acerca de cuál sería el futuro de esa presencia, el general Loynaz fundamentaba su criterio:

Tallad, cubanos, con buril de gloria/ del Redentor supremo la memoria/ en mármol eternal:/ del excelso Martí, mientras suspire/un cubano leal,/ querrá la estatua donde el Morro mire,/y, levantada frente a la extranjera,/ ese mármol será nuestra bandera.

Por Martí votaron, además de los mencionados, Mercedes Matamoros, Nieves Xenés, Fermín Valdés Domínguez, Diego Vicente Tejera, Leopoldo Berriel, Esteban Borrero Echeverría, el general Daniel Gispert, Félix R. Zahonet, Pedro Mendoza, Rodolfo Rodríguez de Armas, Andrés Segura, M. F. Viondi, y el general Emilio Núñez. Quienes lo incluyeron en grupos alegóricos, junto con los citados, fueron, de acuerdo con la lista que publicó El Fígaro: Rosario Sigarroa, José Jerez y Varona, Andrés Clemente Vázquez, el general Carlos Roloff, Enrique Villuendas, Zerep y Manuel Despaigne. Argumentos como los de Rosario Sigarroa también fueron muy ilustrativas sobre el modo de ver a los grandes de la independencia. Ella propuso a Martí, Máximo Gómez, Antonio Maceo, la Libertad, pero señaló que Martí era el “alma y cerebro de nuestra Revolución, encarna la más sublime abnegación y constancia”.

Muchos de los encuestados planteaban figuras alegóricas a la libertad, a un mambí, a la república, a la revolución u otras similares, junto a nombres que resultaban icónicos para los cubanos, por ejemplo, con frecuencia se encuentra el de Martí.

La dispersión de propuestas llevó a su inclusión en una encuesta más amplia entre los lectores de El Fígaro, cuyo resultado se publicó el 28 de mayo. Según el jurado, presidido por Enrique José Varona, el primer lugar fue para Martí con 375 votos, seguido por el tema de la Libertad con 371.

Esta pequeña diferencia no puede tomarse como lo definitivo, pues se añade la aclaración de que muchos no marcaron en las boletas, sino que escribieron el nombre de su preferencia y, en ese caso, dice la nota, ha obtenido una mayoría abrumadora la de José Martí. Por tanto, la estatua que preside el Parque Central fue resultado de una consulta en la cual el Apóstol capitalizó la mayor parte de los votos, lo que evidenció su lugar como símbolo para los cubanos.

Acerca del autor

Profesora titular

Un comentario en Estatua a José Martí en el Parque Central: Una decisión simbólica

  1. Tan importante es un símbolo patriótico como su perspectiva que incrementa su importancia y hace que este emblema sea resaltado. El Parque Central no contribuye a ello.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu