Con filo: Después del 500 (+ Fotos y Video)

Con filo: Después del 500 (+ Fotos y Video)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Los números son infinitos, como aprendemos en matemática desde la niñez. Y después del 500, viene el 501, el 502 y así, hasta la eternidad. El medio siglo de La Habana que celebramos en noviembre pasado, debemos verlo solo como eso. Un número significativo, pero no definitivo, que sirvió de pretexto para impulsar importantes obras sociales y económicas en nuestra capital.

Lo importante por tanto es continuar con las obras de mejoramiento de nuestra principal urbe. La pasada semana, en la sesión extraordinaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular en La Habana, sus autoridades insistían también en esta idea de la continuidad en las acciones constructivas.

Y no solo construir y reconstruir. Hay que pensar en mantener y conservar. La manera en que ese desarrollo urbanístico siga adelante tiene que ser mediante la combinación de muchos factores, que van desde mayor oportunidad para los proyectos de desarrollo local, hasta las obras más significativas que se asuman centralmente.

La Habana requeriría de elevados montos de inversiones que, como sabemos, no están disponibles. Pero todavía es posible emplear mucho mejor el financiamiento con que cuenta la ciudad. La municipalidad, que en el caso habanero no ha sido por mucho tiempo un nivel determinante, tendrá que ganar en la independencia y jerarquía que a veces es posible apreciar en otros territorios con características diferentes a las de nuestra capital.

 

Foto: Agustín Borrego Torres
Foto: Agustín Borrego Torres

Otras veces hemos insistido también en la importancia de fomentar, descubrir y otorgar mayores prerrogativas a los liderazgos comunitarios e institucionales que surjan de la Ciudad, entre la mucha gente buena que vive en La Habana, la conoce y siente por ella.

Ahora mismo tenemos cerca otro muy buen pretexto para repasar lo hecho a corto plazo en la capital, por ejemplo, cuando se cumpla un año del destructivo tornado que asoló zonas densamente pobladas de esa provincia.

Nadie tiene que contárnoslo, porque es apreciable a simple vista. Muchas de las zonas que fueron devastadas por el fenómeno meteorológico, industrias, viviendas, escuelas y otras instituciones, quedaron mejor de lo que eran antes del tornado.

 

Quedan también muchas deudas en La Habana, por supuesto. Con los municipios afectados en enero de 2019, y con otros territorios a los cuales bastante poco llegó todavía, hay que reconocerlo, de ese entusiasmo rejuvenecedor por los festejos de los 500 años.

Entonces no es posible detenernos en esa cuenta hacia adelante, ni conformarnos con el deleite que ahora nos brinda la renovada imagen nocturna de barrios muy céntricos de la capital. Hay que llegar a cada rincón, con una mejora, un rescate, una acción. Y también tener sentido de las urgencias, porque, sencillamente, hay decisiones que tomar, recursos limitados, e inmuebles patrimoniales o simplemente, con un uso social, que no admiten dilaciones.

Así, que la motivación tiene que ir mucho más allá del medio milenio. Como dijimos al inicio, y reiteramos, después del 500, viene el 501, el 502 y así, hasta la eternidad. No podemos parar de contar, de decir y de hacer.

Puede ver más aquí: Eusebio Leal: Para que la ciudad se salve

 

El litoral de La Habana

La Habana desde un helicóptero

Leer más: Convoca Díaz-Canel a continuar haciendo por la Habana después del 500, Habana 500 (Cobertura especial), 

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu