¿Qué más podemos hacer con los recursos que tenemos?

¿Qué más podemos hacer con los recursos que tenemos?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

En la historia del quehacer laboral cubano ocupan capítulo preferente las soluciones dadas por los especialistas, técnicos y trabajadores, agrupados en la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir), a importantes problemas económicos, sociales y para la defensa del país.

La Segunda Conferencia Nacional de la Anir se efectuará los días 24 y 25 próximos, con la presencia de 300 delegados y 30 invitados.

Por tal motivo dialogamos con Alfredo Machado López, presidente de esa Asociación.

 

Alfredo Machado López, Presidente de la Anir. Foto: Eddy Martin.

 

¿Qué valoración hace del proceso previo a la realización de las sesiones finales de la 2da Conferencia Nacional? ¿Cuáles fueron los aportes principales?

Considero que se cumplieron los objetivos enunciados en la Convocatoria. Además de analizarla, se realizó un proceso de renovación y/o ratificación de mandatos en las organizaciones de base que permitió examinar las principales cuestiones que limitan la labor de nuestros asociados y el funcionamiento de los Comités de Innovadores y Racionalizadores (CIR). Hubo una renovación del 39 por ciento de los dirigentes en la base.

Lo más importante a resaltar del proceso es la demostración práctica del aporte y la voluntad manifiesta de los innovadores de seguir contribuyendo al ahorro, la fabricación y recuperación de piezas de repuesto y la sustitución de importaciones. Prevaleció la decisión de no dejar que se detenga una industria, equipo o medio que demande de su acción.

Los principales aportes están en esa voluntad de mantener funcionando toda la tecnología por obsoleta que sea y en sobreponer el talento, la inteligencia, el compromiso y la creatividad a las limitaciones que nos impone el cada vez más crudo bloqueo imperialista. Es ahí donde está la mayor fortaleza de esta Asociación.

 

Los aportes y soluciones de los innovadores permiten mantener activos los procesos productivos y de servicios en muchas entidades. Foto: Modesto Gutiérrez, ACN.

No menos importante fueron los planteamientos, insatisfacciones, preocupaciones y problemas que limitan la labor innovadora en la base y que nos ofrece el diagnóstico, con el cual trabajamos junto con los sindicatos nacionales para encontrar las soluciones y respuestas.

 

Ante el recrudecimiento del bloqueo del gobierno estadounidense y los propósitos definidos para fortalecer la economía cubana, ¿qué papel les corresponde a los integrantes de la Anir?

La Anir es el resultado de las diferentes acciones del movimiento sindical a lo largo del proceso revolucionario para sortear las limitaciones que impone el bloqueo imperialista de los Estados Unidos contra nuestro país.

En el compromiso de los trabajadores con la Revolución está la esencia misma del surgimiento y desarrollo de esta Asociación. La defensa del nuevo proyecto social socialista fue adquiriendo también nuevas formas en el determinante escenario del trabajo. La creatividad, el talento, la experiencia, la inventiva y la innovación, en su sentido más amplio, se fue convirtiendo en una forma de lucha y desarrollo al recuperar y/o mantener funcionando equipos, medios, maquinarias e industrias con alto grado de obsolescencia tecnológica.

 

Es importante recordar solo dos momentos de la primera etapa de la Revolución: primero, las campañas emulativas comúnmente conocidas como “Piezas de Repuesto” y “Obrero Construye tu Maquinaria”, promovidas en el año 1961 por el Presidente de Honor de la Anir, el Comandante Ernesto Che Guevara, al frente del Ministerio de Industrias en ese momento y segundo, la primera exposición denominada  “Del Trabajo Creador”, realizada en marzo de 1963, donde se exhibieron las principales innovaciones e inventivas de los trabajadores de los 25 sindicatos organizados en esa etapa. Ese fue un hecho inédito para Cuba y Latinoamérica.

 

Hoy, no sólo somos más, sino que estamos más preparados, con más experiencia, mejor organizados, más comprometidos. Por tanto, estamos en condiciones superiores para continuar convirtiendo el talento en el recurso económico que nos falta. A los trabajadores y específicamente a los innovadores les corresponde, en el continuo proceso del plan y presupuesto de la economía, determinar dónde están las reservas de eficiencia. Nos toca asumir las tareas que, derivadas del banco de problemas, forman parte del Plan Temático, y accionar sobre las prioridades, fundamentalmente aquellas que limitan el cumplimiento del objeto social.

 

Con el dominio que tienen los innovadores sobre las normas e índices de consumo y su experimentada creatividad, pueden contribuir al uso más racional de los escasos recursos con que contamos y obtener un mejor rendimiento.

 

Francisco Rodríguez Cruz, periodista de Trabajadores, publicó el 11 de octubre de 2012, un material titulado Innovaciones necesarias, donde afirmó:

 

“Con la actualización del modelo económico cubano, e incluso aunque logremos una mejor organización y estructura productiva y de servicios que nos permita mayores índices de eficiencia y eficacia, no debemos soslayar ni echar a un lado esta contribución que puede hacer la Anir al desarrollo del país.

 

“Los recursos, en cualquier circunstancia, nunca son ni serán suficientes, y su administración, ahorro, conservación y crecimiento requieren del compromiso y participación efectiva de los trabajadores, quienes de este modo se realizan como legítimos dueños de la riqueza social.

 

“Son muchas las industrias y los servicios que en Cuba se han sostenido, se sostienen y lo tendrán que seguir haciendo, gracias a esa inventiva de nuestros innovadores y racionalizadores, una fuerza cada vez más capacitada a la cual no creemos que nunca podamos renunciar, como un país de economía abierta y recursos limitados.

 

“La oportunidad y fortaleza que representa contar con una asociación que agrupe y coordine la iniciativa creadora de cientos de miles de trabajadores, es una garantía que debemos saber aprovechar como país, y en particular, con el apoyo concreto a la Anir en cada centro de trabajo por parte de las administraciones, para canalizar y obtener resultados que añadan valor —sean cuales sean las condiciones tecnológicas y de aseguramiento que logremos— a partir de esas innovaciones necesarias.”

 

¿Qué aspectos fundamentales serán analizados en las sesiones finales?

 La cita más importante de los innovadores cubanos está organizada de manera tal, que en la sesión de la tarde del 24 de enero cada Sindicato y Dirección Administrativa sostendrá un encuentro con sus asociados para dar solución o respuesta a los planteamientos derivados del proceso.

 

Desde el punto de vista ramal debe constituirse en la jornada más importante, pues en ella se establecerá el Sistema de Trabajo para el control del funcionamiento de la Anir, al tiempo que se expondrán las prioridades para movilizar las capacidades creativas de los trabajadores.

 

En la sesión plenaria del 25 de enero pretendemos enfocar el análisis de aquellas cuestiones que limitan el funcionamiento de la Asociación en la base y por consiguiente, obstaculizan los aportes a la economía y la defensa, prioridades definidas por el país y esencia misma de la razón de ser de la  Anir. Concretamente, nos preguntaremos: ¿Qué más podemos hacer con los recursos que tenemos?

 

En un material de su autoría, publicado en este periódico, afirmó: “De lo que se trata es de trabajar la planificación con la mayor racionalidad en el uso de los medios que disponemos y dirigir el talento hacia lo más decisivo”. ¿Pudiera ampliar esa aseveración?

La mejor y más concreta ampliación de este criterio está en el crecimiento del 0.5 por ciento de PIB el pasado año, donde prácticamente cada semana se ponía en práctica por parte del gobierno norteamericano una nueva restricción para intentar asfixiarnos. Ello demuestra que las medidas implementadas por el país surtieron efecto en esas condiciones de excepcionalidad, porque se destinó lo poco que disponíamos a lo realmente determinante. Todo está escrito; lo que resta es utilizar coherentemente las herramientas que tenemos con sistematicidad y rigor en el control.

 

En ocasiones no aprecio que se comprenda que la Ciencia, la Tecnología y la Innovación son una categoría del plan y presupuesto de la economía y que el talento y la creatividad pueden ser recursos económicos y ni lo uno ni lo otro se puede dilapidar.

 

¿Cómo considera que se materializa la estimulación a los innovadores y racionalizadores?

 

Este aspecto tiene tanta importancia como matices en su concreción en la base, donde confluyen desconocimiento y no pocas veces falta de sensibilidad administrativa y de exigencia por parte de dirigentes sindicales y de la Anir.

 

Por su naturaleza, el mejor estímulo a un innovador parte del apoyo a su inventiva y una vez concluida, que se ponga en práctica y se generalice, de ser posible. Luego viene la aplicación del Sistema de Estimulación de la Anir y la remuneración, cuando su innovación tiene un año de puesta en práctica.

 

Subsisten deformaciones, malos hábitos y tendencias a la masividad a la hora de estimular y esto va contra cualquier norma o principio en ese sentido. Cuando estimulamos al que no aporta, desestimulamos al que aporta y eso crea un efecto negativo funesto en el colectivo.

 

El espíritu de la Ley 38/1982 y su Reglamento, el Decreto 120/1984 está dirigido a estimular más al que aporta. En este aspecto el sindicato puede ayudar mucho.

 

Hemos insistido que la brújula está en los Lineamientos ratificados en el VII Congreso del Partido y entre ellos, el 105 plantea: “Perfeccionar las vías existentes y definir otras para estimular la creatividad de los colectivos laborales de base y fortalecer su participación en la solución de los problemas tecnológicos de la producción y los servicios con la promoción de formas productivas ambientalmente sostenibles”.

 

Por tanto, estimular la creatividad laboral es una prioridad que asegura un impacto en la economía y la defensa y dignifica a los innovadores. En esta labor, urge también rendir tributo a nuestra esencia y ser más creativos.

 

¿Qué se espera en la labor de la Asociación una vez finalizada la Segunda Conferencia?

 

En el Informe Central a la Segunda Conferencia Nacional están reflejados los aciertos e insuficiencias de nuestra labor. Puedo asegurar que estamos en un estadío superior y que el fortalecimiento del vínculo con los sindicatos y con las direcciones administrativas de Ciencia, Tecnología e Innovación ha favorecido el tratamiento a los problemas detectados. Gracias a ello existe un mayor control de las innovaciones aplicadas y por consiguiente, de los aportes a la eficiencia de los procesos productivos

 

Por solo citar un ejemplo, en la pasada Conferencia Nacional teníamos identificada 504 entidades que no cumplían con la Ley 38/1982 y hoy solo se reportan tres que están en alguna fase de su cumplimiento.

 

Al margen de las dificultades identificadas, de las cuales conocemos sus causas, contaremos con los acuerdos y objetivos del XXI Congreso de la CTC, instrumentados en el 107 Pleno del Consejo Nacional, efectuado en el mes de noviembre pasado; los que se deriven de los encuentros con los organismos el 24 de enero y los de la sesión plenaria el día 25. Todos contribuirán a consolidar el trabajo alcanzado y favorecerán el mejor funcionamiento que necesitamos en la base y en consecuencia, obtener los resultados que demandan la economía y la defensa del país. Esa es la razón de ser de esta Asociación.

 

 

Acerca del autor

Graduado de Profesor de Educación General en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela, de Villa Clara, Cuba (1979). Ha laborado en la Revista Juventud Técnica, semanario En Guardia, órgano del Ejército Central, periódicos Escambray, CINCO de Septiembre y Granma. Desde el año 2007 es corresponsal de Trabajadores en la provincia de Cienfuegos. Está especializado en temas económicos y agropecuarios. En 1999 acompañó en funciones periodísticas a la segunda Brigada Médica Cubana que llegó a Honduras después del paso del huracán Mitch. Publicó el libro Verdades sin puerto (Editorial cubana MECENAS). Ha estado en otras tres ocasiones en esa nación centroamericana, en funciones periodísticas, impartiendo conferencias a estudiantes universitarios, asesorando medios de comunicación e impartiendo cursos-talleres sobre actualización periodística a periodistas y comunicadores. Multipremiado en premios y concursos internacionales, nacionales y provinciales de Periodismo. Fue merecedor del Premio Provincial Periodístico Manuel Hurtado del Valle (Cienfuegos) por la Obra de la Vida – 2012. Le fue conferido el Sello de Laureado, otorgado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTC). Mantiene evaluación profesional de Excepcional.

3 comentarios en ¿Qué más podemos hacer con los recursos que tenemos?

  1. Eliminar la cadena de IMPAGO A los campesino que SABOTEAN LA SEGURIDAD ALIMENTARIA, creando el DESCONTENTO , DESALIENTO y LA REUDUCCIóN DE LOS SALRIOS NOMINALES Y REALESla planteamiento de Lester Mallory en el documento del 6 de octubre de 1960, para DESTRUIR LA REVOLUCIóN.

    SALUDOS

    oVIEDO

  2. Debería existir más control en la agricultura. Más atención a los guajiros. Hay que trabajar con el hombre para que sepa hacer bien su trabajo. La ciencia, la técnica tiene que estar reflejada en cada proceso agrícola.

  3. El salario tiene que estar en correspondencia con el trabajo realizado. Que los estudios de factibilidad sean más precisos. Implementar la robótica, la inteligencia artificial en la industria 4.0. Utilizar el Bit Data para mejorar los indicadores productivos. Mejorar las condiciones de trabajo para humanizar el trabajo. Ganar más en vocación, profesionalidad, responsabilidad, tener conciencia a la hora de hacer y decidir.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu