La Guagua: Caracol Gigante Africano

La Guagua: Caracol Gigante Africano

La mayoría de los CD (Comentarios Digitales) expresan preocupación por la existencia en Cuba de la Lissachatina fulica o Caracol Gigante Africano.

 

A mediados de 2019 se publicó Caracol Gigante Africano: esencial el control popular donde se enfatiza que, independientemente del actuar de las autoridades de sanidad vegetal y de salud pública, el control popular es fundamental para evitar las enfermedades trasmitidas por el Caracol Gigante Africano, plaga que daña los cultivos y también afecta seriamente la salud humana.

En esa nota se insiste en que lo más importante es la percepción de riesgo; debemos ocuparnos y preocuparnos por cumplir las orientaciones sanitarias, y si tuviéramos el caracol en las viviendas o los alrededores saber cómo eliminarlo.

Al respecto, Rodo dice:

Quedé muy preocupado por la afirmación de la especialista “Hoy no existe un cuerpo, ni de salud, ni de la agricultura para el control de esa plaga, baste evaluar con un nivel de conciencia que la reproducción es extremadamente alta, por lo cual se necesitarían miles de personas para hacer la campaña…..” dicho en perfecto cubano: ¿SALUD PUBLICA Y LA AGRICULTURA SE DESENTIENDEN DE ESTO Y EL PROBLEMA PASA A SER DE TOTAL RESPONSABILIDAD DE LA POBLACIÓN?, no puedo estar de acuerdo con esto es un verdadero error administrativo y político.

Los días 17 y 18 de diciembre de 2019, Idael Pérez Brito, viceministro primero de la Agricultura (Minag), en los debates de la Comisión de Salud y Deporte, previo al IV Periodo Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, informó que «Se ha creado un grupo de trabajo multifactorial, que hoy nos permite tener un sistema para enfrentar esta situación. Como resultado, actualmente se monitorean más de 11 000 instalaciones entre semilleros, organopónicos y viveros, y podemos decir que las mayores afectaciones no se encuentran en los cultivos, sino en las zonas residenciales».

Jesús Emerson dice:

Creo que ante esta situación se debe dar mucha información para que las personas interioricen.

Evelio dice:

Sabemos la epidemia que existe con el caracol gigante africano, pero el Estado debía hacer una campaña como hizo con el mosquito para pasar por las casas a revisar los patios y lugares donde se pueda hospedar, ya que por mucha información que se dé, el pueblo no coge conciencia del peligro que representa, ya que es una característica del cubano.

Estamos preocupados por todas las zonas donde se ha expandido y nuestro ministerio de salud e higiene no ha podido erradicarlo. Si hay poco personal por qué no se prepara a los jóvenes que están pasando el servicio militar y a la EJT y se da un barrido a nuestra ciudad y así logramos que no se siga reproduciendo y propagando.

Pedro Pino dice:

Si usted tiene el caracol en su patio o jardín, no espere por nadie. Haga lo que repiten en TV y elimínelo. Si cumple con las indicaciones no corre peligro.

Otra publicación: En Camagüey el caracol gigante africano explica: “Por el momento se desarrollan audiencias sanitarias, se mantiene un seguimiento diario junto con la Defensa Civil y, además, se insta a la población a cumplir con las medidas de destrucción, a mantener los patios limpios y no acumular desechos sólidos, así como incrementar la vigilancia y llamar al área de salud más cercana en caso de encontrar un ejemplar. Es necesario conocer que no se debe manipular el caracol, por lo que hay que lavar frutas y verduras, beber agua tratada.”

Maria dice:

Qué bonito caracol, no creo que sea tan dañino, de lo contrario ya los africanos estarían muertos.

Gretel alerta:

pues el molusco es muy dañino y hace falta, por muy mal que suene, destruirlos.

El material titulado Sanidad Vegetal emite indicaciones para el control del caracol gigante africano se refiere a las indicaciones emitidas para que la población contribuya al control y eliminación del caracol gigante africano (CGA), que figura entre las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.

Estas son en síntesis, las indicaciones:

Reiteran que una de las medidas consiste en la destrucción de la concha y cerrarla herméticamente en una bolsa que pudiera enterrarse.

De forma alternativa puede quemarse de manera segura o sumergirla en una solución de sal o cal al 3% (3 cucharadas/L de agua) por 24 horas y luego sepultarla.

No deben ser arrojados vivos en ríos, solares yermos, calles o en la basura destinada a recoger por el servicio de comunales.

Tampoco consumirlos, comercializarlos, dispersarlos o usarlos como carnada, ofrenda a deidades afrocubanas u otros usos, y en caso de tener contacto directo con la baba del caracol, y si esto ocurre, lavarse con abundante agua y jabón la zona expuesta.

Se recomienda que no se deben consumir alimentos sin lavar, especialmente aquellos por el cual el CGA haya pasado.

Para su control se ha demostrado que el método físico y el saneamiento son los que más garantías ofrecen y una vez confirmado el hallazgo, para recogerlos es imprescindible proteger las manos con una bolsa de nailon.

Estos son otros CD que recogen el sentir de todos los que han opinado:

Lisneidy dice:

este fenómeno que se nos han aparecido en nuestro país quisiera que fueran eliminado rápidamente de nuestro territorio porque me preocupan los niños más pequeños que juegan en nuestras calles y los pobre son tan inocentes que pueden verlo y jugar hasta con esos caracoles sin saber el peligro que ocasionan. Quisiera realmente que se hablara de ese tema en una mesa redonda

Caridad Herrera Páez dice:

estoy de acuerdo, debemos realizar una mesa redonda donde informen detalladamente a todos los cubanos cómo actuar ante este fenómeno, ya que nuestro pueblo está acostumbrado a que nos orienten por esta vía, pero pienso debe hacerse urgente

Idael Pérez Brito, viceministro primero de la Agricultura (Minag) se refirió a la importancia de la sistematicidad del trabajo para controlar y ofrecer una mayor capacitación, tanto al personal de la salud, del Minag, como a la población, teniendo en cuenta que la mayor cantidad de ese tipo de caracoles está en los patios de las casas.

Dareinys dice:

Por favor, a todos los que pueden ayudar, vamos a unirnos y a cuidarnos de este gran peligro para todos.

Olegario dice:

Creo que es hora que los laboratorios de Labiofam y el CIGB se pongan en función de un producto que elimine totalmente este enemigo de la salud humana, la flora y la fauna.

Ya están en función de lo que plantea Olegario, pues se desarrollan estudios biológicos y químicos en función del control de la plaga, aunque hay que seguir insistiendo en el aseguramiento de la solución de cal en los territorios más afectados, para que la población pueda acceder a este recurso y mitigar la presencia del caracol gigante africano.

 

 

En Resumen:

Salvo excepciones, lo generalizado es la existencia de preocupación por la presencia del Caracol Gigante Africano, así como la solicitud de acciones de comunicación social para lograr la participación colectiva en el control de CGA.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu