La Guagua: “Regalitos” para el educador

La Guagua: “Regalitos” para el educador

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Hay regalos, pero últimamente están apareciendo “regalitos” para maestros, profesores, tutores, oponentes y miembros de tribunales académicos

Sobre ese fenómeno, Gretel Díaz Montalvo comenta:

Eso es algo que ya existe como norma y se está saliendo de dimensiones «normales». Sé incluso de lugares donde los maestros piden como si debiera ser así y no surgir del libre albedrío o el simple agradecimiento por cumplir su trabajo. Tiene tela el tema.

El tema es considerado polémico por José Luis Martínez Alejo, quien aclara:

Pero no todos los educadores piden regalitos. Estoy ahora mismo en la actividad de homenaje a las maestras de mi nieto Arielito, en la escuela Mártires del Moncada, en Ciro Redondo, Ciego Ávila, en cuya aula los padres o abuelos, por iniciativa propia, crearon una valija con múltiples productos e hicieron regalos de forma independiente a las maestras de preescolar. Cada quien regala de acuerdo a sus posibilidades, en agradecimiento a la dedicación de quienes dedican gran parte del tiempo de vida de los estudiantes en su educación. Seguiremos opinando sobre el tema.

En un segundo CD, José Luis Martínez Alejo agrega:

Por supuesto colegas, la educación primaria es más noble. Después se empieza a enredar la madeja con los buffet para la discusión de la tesis, principalmente en la universidad. Dejo una reserva para cuando empiece el debate, por lo pronto es un adelanto para «calentar» el tema.

 

En este viaje, el “chofer” de la Guagua, es decir, su redactor, deja ahora el timón al lector Arturo Manuel Arias Sánchez, quien escribió en la presentación de la sección, un Comentario Digital (CD) que reproducimos íntegramente, y se refiere a la entrega de regalos a maestros, profesores, tutores, oponentes y miembros de los tribunales académicos por los alumnos, o graduandos o diplomantes, sin distinción de rango ni de títulos conquistados.

Arturo Manuel dice:

¡No todo lo lícito es honesto!

Así sentenciaba el aforismo latino contra las malas prácticas consuetudinarias de la época.

A la costumbre, como fuente de Derecho, se agarraban los romanos esclavistas, como los curujeyes a las ceibas de nuestros montes, en tan diversas circunstancias sociales como que ofrecían hecatombes (¡matanzas de cien toros!) a Júpiter, agradeciéndole las ansiadas lluvias; o ingerían los novios una torta de harina de trigo, sentados sobre una curtida piel de vaca, en ocasión de constituir determinado régimen económico matrimonial, o las oblaciones destinadas por el padre a la curia rural para legitimar a sus hijos bastardos.

En nuestro entorno escolar y universitario la costumbre, o mejor, la mala costumbre, de año en año, con la jornada del Educador y el fin de curso, se abre paso desenfrenado como el incendio de un cañaveral cuyas trochas de contención poco pueden hacer para sofocarlo: me refiero a la entrega de regalos a maestros, profesores, tutores, oponentes y miembros de los tribunales académicos por los alumnos, o graduandos o diplomantes, sin distinción de rangos ni de títulos conquistados.

¡Y ni qué decir de las suculentas meriendas distribuidas, no solo a los actores del ejercicio docente sino, también, a los espectadores eventuales!

Supongo que lo acaecido es atávica expresión de los niveles escolares precedentes, donde estas prácticas pomposas y baladíes, y de uno a otro, lamentablemente, son comunes año tras año, pero, ahora, exaltadas a un plano superior.

Cierto es que la voluntad, otra categoría jurídica, del obsequioso o donante, manifestada en el acto mismo de la entrega, aparentemente conjugado su deseo íntimo con su concreción externa, es prueba irrefutable de aquella, pero… ¿quién sabe sobre su quebranto monetario, o de los suyos, en tiempos difíciles, para consumarlo, amén del costo ético para los centros docentes?

Del otro lado, los agraciados con los bienes suntuarios pretenden asumir una postura de ingenua sorpresa en el instante mismo del ofrecimiento, reprochando, débilmente, el generoso gesto.

Pero esto no es todo: lo peor son los testigos circunstanciales de los hechos, quienes suelen interpretar lo sucedido con un doble rasero moral cuyo asentimiento vitupera el prestigio de escuelas y centros de estudios.

El Derecho cubano desconoce la costumbre como fuente, solo obedece a la ley.

Es preciso entonces, regular con rigor para eliminar, por lo menos públicamente, estas prácticas que, si bien no son ilícitas, tampoco son enaltecedoras de la espiritualidad del magisterio cubano de nuestros días.

Más vale regalar y aceptar flores en la ocasión, sucedidas de un efusivo apretón de manos o abrazo, recogidos para la posteridad por las cámaras digitales.

¡Que la virtud escolar se funda a la lealtad acrisolada del escudo municipal espirituano!

Ilustración: Alfredo Martirena Hernández.
Ilustración: Alfredo Martirena Hernández.

Resumiendo: En aras de evitar los daños éticos, si no es posible interrumpir “los regalitos” con apelaciones a los sentimientos, hay que regular con rigor para evitar prácticas que no son enaltecedoras del magisterio cubano.

9 comentarios en La Guagua: “Regalitos” para el educador

  1. Realmente esta práctica de los regalos desgraciadamente se esta haciendo habitual al punto que se del caso de una médico que era tribunal y reconocia que ser tribunal de tesis en el municipio santiago era casi por gusto cuando se iba a los municipios le regalaban hasta un puerco entero a cada uno de los miembros del tribunal,esos estudiantes si tenian el 5 grantizado así no supieran nada.

  2. Éste es un tema vigente( Ministerio de Educación y Ministerio de Educación Superior) al cual hay que prestarle la máxima atención, no es menos cierto que ésto se refleja hoy en muchos de los organismos del estado y es una lástima que estas conductas sucedan, dígase la Salud Pública,la Vivienda, Planificación Física, MINJUS, hasta en las propias oficinas para reservar un Campismo Pupular, por citar ejemplos, pero el trabajo hoy está dirijido a los educadores; incluye a esas personas que ejerce la acción de educar, muy vínculado a los maestros de escuelas y univeridades. Hoy para los que tenemos hijos en escuelas, las fechas del Día del Educador o fin de curso se convierte en un dolor de cabeza, porque no es menos cierto que aunque no se pueda generalizar, hoy es un problema, teniendo que atezorar por cientos de los salarios, para no hacer diferente a los hijos de otros, que tienen padres con poder económicos y que si tienen su efecto en lo resultados acádemico de estos, incluso pasar de grados en el peor de lo casos. Soy del criterio que un buen maestro debe recibir por su trabajo un reconocimiento por la familia,es algo que se practica en el mundo entero como gesto de gratitud y es normal, pero lo que se está manifestando hoy día es un problema preocupante, en estas fechas antes citadas existen educadores que son beneficiados grandemente y creo que debe existir regulado la forma de estimular esas buenas acciones, pero no que hoy sea estipulado que cada alumno tenga que regalarle al maestro, porque aunque no este escrito, es lo que está sucediendo. No sólo es en la educación primaria o media, también es en la superior(MES). Conosco amigos donde sus hijos han estado en proceso de presentación de Tesis y sinceramente es muy triste y agoviante, para estos y los propios estudiantes que lo sufren, desde la propia atención por el tutor, donde muchos y no «generalizo» exigen atenciones, luego viene garantizar vestuarios acordes a la ocasión, garantizar regalos para el tribunal y lo más fuerte, el aseguramiento del famoso buffet el día de la defensa, todos los cubanos sabemos lo que representa economicamente porque se garantiza con privados. Hoy las universidades no están en condiciones o falta en muchos casos el apoyo o atenciones a este tema, existe mucha tela por donde cortar. Conclusiones, creo que se ha pérdido valores éticos en éste aspecto. En aras de evitar los daños éticos, si no es posible interrumpir “los regalitos” con apelaciones a los sentimientos, hay que regular con rigor para evitar prácticas que no son enaltecedoras del magisterio cubano,una de las conquistas de nuestra Revolución, es mi criterio muy personal. Soy profesional de la Salud Pública.

  3. Buenos días, todos tienen su razón, yo pienso que TODOS absolutamente TODOS en Cuba merecemos regalos en determinados días, es mas, es algo que se practica en el mundo entero como gesto de gratitud y es normal, siempre van a existir peligros detrás de los regalos, igualmente van a existir sin los regalos. Lo que hay es que cultivar principios para que cuando esos regalos vengan no nos sintamos comprometidos a rebajar nuestros principios y conceptos. Hay guerras que no deben iniciarse y está es una de ella «los regalos» pero hay conductas que no deben permitirse
    «los sobornos».
    Si logramos ese equilibrio, si logramos que un regalito no nos comprometa entonces estamos salvado, quien se siente comprometido con un regalo nunca tuvo profesión, ni inspiración ni clase que defender.
    Trabajo en el SIUM, soy Paramédicos y lo digo con toda libertad en cualquier lugar me puedo parar con la frente bien alta y lo puede hacer cualquier persona en nuestro país que no comprometa sus principios, razones y fundamentos.
    El asunto no es regalar o dejar de regalar, el asunto es no vender las conquistas del alma

  4. Hay trabajos de servicio público a los cuales se les debe asignar un vehículo para llevarse lo que le regalan.No ha ido el escritor a un área de ultrasonidos,no sabe que para obtener una certificaciuón de algo en breve tiempo hay que pagar 10 cuc…Todo esto se considera el resultado de la escases …la indisciplina tiene alcances impensados y ya se estableció como una Filosofía..
    Ahora en Santa Clara a la calle Colón en honor al Descubridorrrrr le vamos a cambiar el nombre y se llamará AVENIDA DEL ESTIÉRCOL DE CABALLO basándonos en el Derecho Consuetudinario pues todos lo aceptamos y convivimos con..la….de …caballo (Lázarito no usar palabras obscenas sino escenas de la vida cotidiana)
    Ná , que siempre el ejemplo no agota ni por asomo el problema…

  5. Cierto que no se da en el sector educacional solamente, pero que efectos trae a las familias, que mes por mes, atezoran porecientos de su salarios, para no hacer diferente a su hijo de otros, que con mayor poder economico, siempre regalan con veneno escondido, de aprobar o ser visto, como padres pudietes, pendientes de las malas aptitudes docentes de sus hijos, que deben aprobar y pasar de grado sin preocupacion. En primario, vale. Pero en secundaria y otros niveles superiores, ya ni padres ni alumnos, son inocentes. Soy partidario de regalar a quien se lo merece. Pero tengo hijos en esas ensenanzas y hay que estar en el primer dia, para oir las amenazas de los maestros, de quien no apruebe se queda, cosa falsa. He visto algunos pasar y aprobar en contra de cualquier pronostico y hasta, observar en el escalafon, algunos retrazados que de forma sorpresiva, estan por encima, de algunos pupilos. Hay que ver como se van algunos maestros que vienen a ayudarnos aqui a la capital, cuando llegan las vacaciones de invierno y de verano. No precisamente con su salario que ahora es mas decoroso e incluso mas justo. Pero todos saben de las clases particulares, en el que esos mismos, que no colaboran y ayudan al alumno en el aula, se proponen ayudar solo a los que pueden aportar 10 CUC al mes, por una ayuda, que por demas asegura el conocimiento de la prueba y no de la asignatura, sabemos que lo que repasan, es lo que sale a la prueba. Ah y de los que son mas retrazadas, ni se dignan, pues para que, si van a suspender de todas maneras. Muy lejos, que los maestros del pasado, hicieran esos procederes, aunque algunos, de los que se han listado, despeus de retiro, repito, no todos del pasado, han aprendido a danzar, con estas practicas si etica. Pregunto, quien sale perdiendo. Se que me diran que los muchachos, ascienden a otros niveles sin saber y ademas, obsrvando, que quien paga, sera mejor, algo insolito y no previsto, desde los inicios de la pedagogia cubana. Felix Varela, no nos enseno, esto. Repito no son todos, pero cada vez se suman mas, tengamos cuidado con los regalitos, es peligroso para todos, inclusos para la sociedad. Imaginen un medico con faltas de ortografia o un ingeniero, sin la posibilidad de ser creativo y practico. Mi opinion muy personal, no queriendo ofender a nadie, pero porque estan mas en uso, los maestros particulares, estamos permitiendo,nacer profesionales con limites, castrando los infinitos tesones personales, estamos ahogando el legitimo esfuerzp personal, aunque la ayuda es valida, pero sin intereses.

  6. Bueno, ya estoy montado en la guagua. Soy maestro de profesión y he trabajado en varias provincias de Cuba, nuestro hermoso archipielago. Si asi de multiple es en regiones así de variada es la optica relacionada con el tema. Les comentare inicialmente que no son los maestros los más «agraciados» con la gratitud material de muchos padres. Soy del criterio que un regalo dado por un alumno a un maestro es un gesto de gratitud y reconocimiento social y humano por la labor del mismo, reconocido por la sociedad, la familia y el alumno. Pero, estos regalos suelen verse desproporcionados, desfasados en tiempo y en muchas ocasiones, disfrazados de dobles intenciones. Es en ese momento en el que el maestro debe descubrir que se esconde trás ese gesto. Pero, NO, y lo digo en MAYUSCULAS, NO es un fenomeno que se da solamente con el maestro.
    Nosotros, somos un sector muy poco reflejado por esa actitud. El sector Médico es tambien preocupante. Y no quiero cederle el asiento ahora a un médico para que riposte, ni crear una Asamblea General aqui con replicas por cada opinion expuesta aqui.
    Es doloroso tambien, llegar a una consulta enfermo, con dolores intensos y las manos vacias, que un medico te mire desde su hombro y te desdeñe por otro que en igual condicion fisica que tu, llega «con traje» a la consulta, pasa primero que tu y es recibido y despedido con una sonrisa, se le administra el mejor medicamento, el que esta en la gaveta destinada a esos fines y el que es contactado en cualquier otra ocasion con prioridades.
    No les puedo ocultar que hay una lista inmensa de estos profesionales que nunca han recibido nada, de nadie, ni reconocimiento social alguno, que hoy abren su refrigerador y les viene arriba una avalancha de certificados de todos los tipos, reconocimientos y titulos, pero que les falta algo en su plato a su familia.
    Nada, ninguna carencia humana justifica el valor de un regalo o presente al maestro. Hay muchisimas aristas para valorar en todos estos casos.
    Pero incluso en la Justicia, el sector Cúspide de la Piramide Social, está tambien plagado de esta practica.
    Un buen abogado, un buen medico, un buen maestro debe recibir por su trabajo un reconocimiento por la sociedad, la familia, la cuadra e incluso sus familiares y amigos. Debe existir por la Constitución la forma de estimular esas buenas acciones, aunque esten declaradas en tu perfil ocupacional como deberes profesionales. Pero, no es la practica regular para ninguno de estos involucrados, aunque es parte de la idiosincracia del cubano ser agradecido.
    Lo que si es denigrante en el sector que vemos solo en Diciembre 22 (Dia del Maestro) es a un maestro que da clases a varias aulas o vamos a decir que es Guia del Grupo 4 de Tercer Grado en Primaria, recibir un regalo de cada niño, que un padre les dé para ese dia un cake de 2×1.50 m2 y todas las golosinas para los 26 niños del aula, y que el maestro se lleve todos esos regalos en un carro para su casa, y los niños y padres se queden con las ganas de estrechar la mano o darle una humilde flor o postal ese dia.
    No es el mismo reconocimiento que hace, o que puede hacer, una familia X de padres en Baracoa (un cucurucho de coco rayado, un peter de chocolate, una comida en un rancho rural) que el que puede una familia Y de Santa Martha en Cardenas (un reloj ORIENT, un pitusa o un celular SAMSUMG) o una familia Z de La Habana (una reservación de 3 dias en el Melia Varadero).
    Si Ud, no cree que sean posibles o creibles, estas situaciones, pues entonces Ud. no estará de acuerdo entonces con la frase: el desconocimiento de la realidad no indica que no existan esas condiciones, en otro lugar, en otras personas y en otros ambientes laborales.

    • Muchas gracias por su Comentario Digital (CD).
      Es cierto que el asunto de los «regalitos» no es únicamente en el sector educacional. Le agradezco su aportadora aclaración, que es motivo para otra sección de la Guagua.

  7. Gracias por concederme la conducción de La Guagua aunque no tengo ese tipo de licencia.Gracias otra vez por la deferencia.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu