La alfabetización y el movimiento sindical (+ Fotos)

La alfabetización y el movimiento sindical (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

En el programa revolucionario de la generación de jóvenes que en julio de 1953, luego de silenciosos y muy bien organizados preparativos, emprendió la lucha armada contra el régimen de facto instalado en Cuba, el analfabetismo figuró entre los más urgentes problemas a solucionar.

 

Foto: Archivo Granma

Así aparece en el alegato de Fidel Castro Ruz durante el juicio que se le siguió como líder de las acciones contra los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Para entonces, de acuerdo con el censo de población realizado ese propio año —último del período prerrevolucionario—, la nación contaba con cuatro millones 376 mil 529 habitantes, de los cuales un millón 32 mil 849 no sabían leer ni escribir.

Transcurridos poco más de cuatro años, consolidada ya la lucha insurreccional en la Sierra Maestra, la alfabetización no se dejó a un lado, sino que, en la medida en que las operaciones militares lo permitían, se enseñaban las primeras letras a los combatientes, y en las zonas liberadas se abrieron escuelas para beneficio de la población civil.

En marzo de 1959, a unos dos meses de la victoria, mediante la Resolución No 08056, el Ministerio de Educación creó la Comisión Nacional Obrera de Alfabetización y Educación Fundamental, con sus correspondientes comisiones provinciales y municipales. Al mes siguiente, durante 15 días, mil 300 maestros fueron capacitados para la alfabetización de adultos, y seguidamente en las provincias se organizaron cursos similares, aunque más breves; llegado septiembre, ya funcionaban 844 centros de alfabetización, con dos mil 832 maestros y 19 mil 75 alumnos.

Compromiso ante el mundo

El 26 de septiembre de 1960, durante una intervención ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el Comandante en Jefe Fidel Castro anunció que al año siguiente Cuba erradicaría el analfabetismo, y, de regreso en el país, solicitó el apoyo de la Confederación de Trabajadores de Cuba-Revolucionaria (CTC-R) para el cumplimiento de ese compromiso.

Fidel durante su discurso en la ONU, en 1960

De inmediato, la organización sindical creó la Comisión Nacional Obrera de Alfabetización, con José M. Juan Aizpurúa como coordinador, y se definieron las tareas urgentes a ejecutar por las federaciones obreras y sindicatos.
Consistían en la incorporación de cada trabajador a la Campaña de Alfabetización; convertir esta en el tema del año; revisar el censo de analfabetos; ampliar la labor alfabetizadora de los obreros; nutrir las Brigadas de Alfabetización Conrado Benítez; intensificar la propaganda, y constituir comités de alfabetización en cada centro de trabajo, explicó años atrás a esta autora el compañero Andrés Rojo Mora, uno de los dirigentes sindicales participantes en la organización de la Campaña Nacional de Alfabetización.

A  Rojo Mora correspondió representar a la CTC-R en los 43 barrios de la capital, donde se ocupó de las finanzas en el Consejo Municipal de Educación y su Comisión de Alfabetización.

Era propósito del movimiento sindical en la capital que la Campaña resultara lo menos costosa al Gobierno Revolucionario. Eso se logró mediante la venta de bonos, jabas, calcomanías, sellos y otros objetos alegóricos, lo cual permitió la recaudación de cien mil pesos, incluidos los aportes personales de los trabajadores.

Surge el QTATA

Durante una intervención especial en la Plenaria Nacional de la CTC-R celebrada del 14 al 16 de julio de 1961, el ministro de Educación, Armando Hart Dávalos, solicitó al movimiento sindical el apadrinamiento de los barrios o zonas y organizar en ellos la alfabetización.

En esa misma ocasión, Raúl Ferrer, de la dirección nacional de la Campaña, informó que hasta ese momento en el país habían sido censados 684 mil 19 analfabetos, de los cuales 418 mil 211 se encontraban alfabetizados ya. Y llamó a intensificar la labor de búsqueda para garantizar lo que se dio en llamar QTATA: «Que Todo Analfabeto Tenga Alfabetizador»; «Que Todo Alfabetizador Tenga Analfabeto». En consecuencia, gracias la intensa y popular labor de búsqueda, en la cual estuvo involucrado el movimiento sindical, se pudo precisar la existencia de 979 mil 207 analfabetos adultos en todo el país.

 

Respuesta obrera al llamado de Fidel

El 18 de agosto de 1961, al intervenir  en la Plenaria Nacional Obrera de Alfabetización, Fidel explicó la necesidad de recurrir a los trabajadores, hasta entonces mantenidos como reserva, porque «(…) movilizando a la clase obrera le damos ya a la Campaña el aporte final que necesita (…)». En respuesta, 15 mil obreros se sumaron a la noble tarea, organizados en las Brigadas Obreras de Alfabetización Patria o Muerte, bajo la dirección de Orencio Batista.

Foto: Archivo Granma

La alfabetización se efectuó con el apoyo general de la población, en especial de los trabajadores, entre los cuales se destacó su líder, Lázaro Peña González. En ella participaron más de 300 mil personas, entre dirigentes, colaboradores y alfabetizadores, y contó con el decisivo quehacer del movimiento sindical, que realizó importantes aportes económicos y materiales, incluidos los profesores y maestros, proporcionó los alfabetizadores, y a los analfabetos existentes en los centros de trabajo.

Esfuerzo compartido

En la gigantesca  empresa, cuyo resultado fue que en menos de un año 707 mil cubanos aprendieron a leer y a escribir, y marcó, además, el inicio de una gran revolución cultural en la Isla, compartieron su esfuerzo 268 mil alfabetizadores, entre ellos 34 mil maestros, amas de casa, jubilados, estudiantes y trabajadores, e incluso amigos solidarios de Argentina, Bolivia, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Haití, Italia, Perú y Venezuela.

Solo 271 mil no pudieron ser alfabetizados, por problemas del idioma -25 mil haitianos residentes en las entonces provincias de Oriente y Camagüey-, impedimentos físicos y mentales, avanzada edad o deficiente salud, para un 3,9 por ciento de analfabetos entre los 6 millones 933 mil 253 habitantes con que contaba la nación en 1961.

El asesinato de Delfín  Sen Cedré

El 3 de octubre, Delfín Sen Cedré,  miembro de las Brigadas Obreras de Alfabetización Patria o Muerte, fue asesinado por la banda de alzados encabezada por Margarito Lanza Flores, Tondike, en la finca La Luisa, barrio de Paso Cavado, en Novo, localidad perteneciente al municipio de Quemado de Güines, en la actual provincia de Villa Clara.

Pero aquel crimen, como otros perpetrados por la contrarrevolución pagada por el imperialismo yanqui, no atemorizó a quienes en los llanos y montañas de todo el país estaban decididos a extirpar de raíz el flagelo de la ignorancia, para hacer de Cuba el primer territorio libre de analfabetismo en el continente americano.

Acerca del autor

Graduada de Licenciatura en Periodismo, en 1972.
Trabajó en el Centro de Estudios de Historia Militar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), en el desaparecido periódico Bastión, y como editora en la Casa Editorial Verde Olivo, ambos también de las FAR. Actualmente se desempeña como reportera en el periódico Trabajadores.
Ha publicado varios libros en calidad de autora y otros como coautora.
Especializada en temas de la historia de Cuba y del movimiento sindical cubano.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu