Derechos laborales garantizados

Derechos laborales garantizados

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

En la celebración del centenario de la Organización Internacional del Trabajo efectuada en junio de este año en Ginebra, Suiza, el Vicepresidente cubano Salvador Valdés Mesa resaltó que el compromiso de Cuba con los derechos laborales se ha mantenido invariable, y mencionó que nuestro país es Estado parte de los ocho  convenios fundamentales de la OIT.

Dijo también que la Mayor de las Antillas ha estado desarrollando un modelo económico y social que fortalece la atención y promoción de esos derechos,  y afirmó que  la actual Constitución privilegia aún más su reconocimiento y protección jurídica, tanto en el sector estatal como no estatal de la economía.

Calificó  al bloqueo impuesto por Estados Unidos a la nación cubana como el principal escollo a su desarrollo y una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todo el pueblo, y sobre su impacto en el ámbito laboral subrayó que obstaculiza mejores condiciones de empleo para los trabajadores, sobre todo en materia de remuneración, y obliga al Estado y al Gobierno a realizar ingentes esfuerzos en difíciles condiciones para garantizar la seguridad y salud del trabajo, además de ofrecer a toda la sociedad una mejor asistencia y seguridad social.

Los derechos en la esfera laboral  contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos se hacen realidad aquí cotidianamente.

Están refrendados en la Carta Magna y en el Código de Trabajo y otras legislaciones más específicas, y una buena parte la constituyen todavía aspiraciones en otras naciones del mundo. Mientras que en estas el trabajo es una obligación para muchos  penosa, pero imprescindible para la subsistencia, en nuestra Carta Magna se define como  un valor primordial de nuestra sociedad, un derecho, un deber social y un motivo de honor. A su vez establece que: “La persona en condición de trabajar tiene derecho a obtener un empleo digno, en correspondencia con su elección, calificación, aptitud y exigencias de la economía y la sociedad”.

La preocupación porque esto se cumpla es permanente. Según datos aportados  por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en los últimos 10 años las direcciones de trabajo gestionaron empleo a 1 millón 215 mil 94 personas, el 38 % mujeres y el 70 % jóvenes. El trabajo no estatal se ha convertido en  una importante fuente de ocupación. Se encuentra garantizada la  ubicación laboral de los egresados de la enseñanza técnica profesional y de las universidades.

Se hallan instituidos la  igualdad en el acceso al trabajo sin discriminación de ninguna índole, la remuneración igual por el mismo tipo de labor,  la jornada laboral de ocho horas,  el descanso semanal y vacaciones pagadas,  el derecho  a la capacitación y superación, a sindicalizarse y  a la negociación colectiva. Además está  prohibido el trabajo infantil y se les brinda protección especial a los jóvenes entre 15 y 18 años que se incorporan al trabajo, con el fin de garantizar su desarrollo integral.

Los trabajadores reciben amparo, mediante el Sistema de Seguridad Social, en casos de enfermedad, accidentes, maternidad, invalidez y vejez. Si acontece su fallecimiento, se apoya con esa protección a sus familiares.

Especial atención se le presta a la maternidad de la trabajadora. La ley establece la garantía de atención médica durante el embarazo, el descanso pre y posnatal y la posibilidad de que el padre u otro familiar trabajador reciban la prestación social para el cuidado del menor hasta que cumpla el primer año de vida, lo que estimula la reincorporación laboral de la mujer.

El Estado da el derecho a la seguridad y salud en las entidades con la adopción de medidas para prevenir accidentes y las enfermedades profesionales. Si un trabajador considera que su vida está en riesgo por la no aplicación de esas medidas, tiene el derecho  a no laborar en ese puesto mientras no se elimine el peligro.

A través de la asistencia social se protege a las personas sin recursos ni amparo, no aptas para trabajar, que carezcan de familiares en condiciones de prestarles ayuda; y a las familias que, por la insuficiencia de los ingresos que perciben, así lo requieran.

Y dentro de los derechos hay uno  inaccesible para los que laboran en muchas naciones del orbe: la participación de los trabajadores en los procesos de planificación, regulación, gestión y control de la economía, tanto en las entidades empresariales como las presupuestadas.

Que se respeten los derechos laborales, y velar porque no se vulneren, constituye un objetivo permanente del Estado cubano en lo cual existe la voluntad política de seguir avanzando sin descanso.

6 comentarios en Derechos laborales garantizados

  1. Se me han violado mis derechos como ciudadano y como trabajador, hice un comentario por un decomiso de tres cajas de plátano fruta y el compañero director (…)

  2. Deseo realizar un comentario a traves de este periodico que representa a los trabajadores de Cuba . Mi esposo labora en el Sector carga-transporte-economia interna y toda su vida ha estado vinculado al sector de transporte y (…)

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu