La Guagua, nueva sección interactiva en la edición digital

La Guagua, nueva sección interactiva en la edición digital

Trabajadores prepara una nueva sección en su versión digital que tomará en cuenta las palabras pronunciadas por el Comandante en Jefe en una reunión con el colectivo de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959.

La sección tendrá por nombre La Guagua, inspirado en las ideas expresadas por Fidel en ese encuentro:

“Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas.”

La Guagua aspira a ser una plaza pública, una mesa redonda permanente donde los lectores no serán pasivos receptores de mensajes, sino que podrán expresar sus criterios y opiniones sobre un tema o proponer la discusión de algún asunto.

Quien tiene la misión de ser el “chofer” de esta guagua la conducirá con la participación de los lectores mediante los llamados Comentarios Digitales (CD), por lo cual necesitamos un equivalente a la Ley 109 Código de Seguridad Vial. Serán las normas que regirán cómo abordar el ómnibus y debatir los temas y el rumbo.

Proponemos que estas sean las normas y que las definitivas resulten de las propuestas de los lectores, periodistas y por supuesto, de la dirección de Trabajadores:

Consideraremos que cualquiera de los géneros periodísticos con los cuales se trate un asunto, no quedarán completos si carecen de los CD, por lo cual no se pretende que los textos sean concluyentes, sino que se construyan con la participación de todos.

La Guagua no interfiere en Buzón Abierto, sección que tiene el objetivo de tramitar preocupaciones, críticas, quejas o situaciones específicas. Una de las vías para escribir a ese Departamento es el correo electrónico buzon@trabajadores.cu

El Moderador es el encargado de garantizar que no se desvíe el tema principal que se debate, por lo cual habrá CD cuya publicación pueden aplazarse hasta el momento oportuno.

El Moderador decidirá cuándo se harán visibles los CD que cumplan los requisitos para ser publicados.

Los CD no publicados (absolutamente todos) quedarán archivados para usarlos como datos de estudio con vistas a próximos textos periodísticos.

Los lectores que deseen integrarse en comunidad (Comunidad de Comentaristas Digitales) deberán dar sus nombres y cuantos datos consideren necesarios para ser localizados cuando se requiera consultarlos sobre algún tema.

Esa información personal podrán enviarla a través de los propios espacios de los comentarios, y no serán revelados.

Cuando los miembros de la comunidad decidan reunirse en un espacio físico para debatir, lo harán por sus medios y costeando sus gastos.

Estas normas son solo propuestas que esperamos sean enriquecidas con el aporte de todos.

19 comentarios en La Guagua, nueva sección interactiva en la edición digital

  1. ¡NO TODO LO LÍCITO ES HONESTO!
    Así sentenciaba el aforismo latino contra las malas prácticas consuetudinarias de la época.
    A la costumbre, como fuente de Derecho, se agarraban los romanos esclavistas, como los curujeyes a las ceibas de nuestros montes, en tan diversas circunstancias sociales como que ofrecían hecatombes (¡matanzas de cien toros!) a Júpiter, agradeciéndole las ansiadas lluvias; o ingerían los novios una torta de harina de trigo, sentados sobre una curtida piel de vaca, en ocasión de constituir determinado régimen económico matrimonial, o las oblaciones destinadas por el padre a la curia rural para legitimar a sus hijos bastardos.
    En nuestro entorno escolar y universitario la costumbre, o mejor, la mala costumbre, de año en año, con la jornada del Educador y el fin de curso, se abre paso desenfrenado como el incendio de un cañaveral cuyas trochas de contención poco pueden hacer para sofocarlo: me refiero a la entrega de regalos a maestros, profesores, tutores, oponentes y miembros de los tribunales académicos por los alumnos, o graduandos o diplomantes, sin distinción de rangos ni de títulos conquistados.
    ¡Y ni qué decir de las suculentas meriendas distribuidas, no solo a los actores del ejercicio docente sino, también, a los espectadores eventuales!
    Supongo que lo acaecido es atávica expresión de los niveles escolares precedentes, donde estas prácticas pomposas y baladíes, y de uno a otro, lamentablemente, son comunes años tras años pero, ahora, exaltadas a un plano superior.
    Cierto es que la voluntad, otra categoría jurídica, del obsequioso o donante, manifestada en el acto mismo de la entrega, aparentemente conjugado su deseo íntimo con su concreción externa, es prueba irrefutable de aquella, pero… ¿quién sabe sobre su quebranto monetario, o de los suyos, en tiempos difíciles, para consumarlo, amén del costo ético para los centros docentes?
    Del otro lado, los agraciados con los bienes suntuarios pretenden asumir una postura de ingenua sorpresa en el instante mismo del ofrecimiento, reprochando, débilmente, el generoso gesto.
    Pero esto no es todo: lo peor son los testigos circunstanciales de los hechos, quienes suelen interpretar lo sucedido con un doble rasero moral cuyo asentimiento vitupera el prestigio de escuelas y centros de estudios.
    El Derecho cubano desconoce la costumbre como fuente, solo obedece a la ley.
    Es preciso entonces, regular con rigor para eliminar, por lo menos públicamente, estas prácticas que, si bien no son ilícitas, tampocoson enaltecedoras de la espiritualidad del magisterio cubano de nuestros días.
    Más vale regalar y aceptar flores en la ocasión, sucedidas de un efusivo apretón de manos o abrazo, recogidos para la posteridad por las cámaras digitales.
    ¡Que la virtud escolar se funda a la lealtad acrisolada del escudo municipal espirituano!
    Arturo Manuel Arias Sánchez

  2. Muy oportuna esta sección, y por venir de un periódico como Trabajadores, tiene que ser absolutamente democrático, está bien debatir sobre temas económicos, laborales, políticos, pero hay muchos más. Mi opinión es que la voz de la mujer cubana en cualquier sentido también tiene que ser escuchada y en ocasiones existen cosas que nos interesan y no son publicadas; ejemplo, por diferentes motivos vemos con preocupación que segmentos de la sociedad nuestra perdió el hábito del buen vestir o del bien comer (no hablo de los alimentos sino de la buena costumbre en la mesa, en ninguna publicación se toca el tema.
    Por otra parte, soy mujer campesina, disto de cientos de Kms. de La Habana, pero mi terruño es parte del país, La Habana es la cara pero no es el país. En la capital se desarrollan concursos internacionales de peluquería, las guajiras no tenemos acceso y por la TV, solo vemos un pequeño comentario, con la moda ocurre igual, tenemos magníficos diseñadores y hasta extranjeros han venido a mostrar su arte, sus desfiles de modas, ¿y las guajiras?, nada, una pequeña noticia en cualquier periódico o en el NTV. ¿Por qué no existe un espacio donde se nos permita disfrutar de todo esto?, hace pocos días me quedé con el deseo de que la TVN, en algún espacio nos mostrara una maravillosa muestra de piezas nacionales históricas importantísimas que se exibían en un museo de la capital. NADA…, hablando con toda honestidad, a pesar de esfuerzos que sabemos, muchas veces la TV se llena de programas que no nos son interesantes, simple apagamos la televisión o… nos dedicamos a buscar el “famoso paquete”. No es justo. Somo amas de casa, trabajadoras, jubiladas, pero sobre todo, SOMOS MUJERES y estos temas nos fascinan. Cuba se ha insertado en la internet, ¿por qué tengo que ir a Youtube a buscar videos de eventos que se desarrollan en MI PAÍS y al que no me dan derecho a disfrutar porque soy “del interior”?. Reflexionemos, además de que si analizamos con total honestidad, todos los periódicos con distintos títulos hablan de las mismas noticias y nosotras, que vencemos todas las dificultades, que hemos pasado por de todo, que continuamos con el ánimo de no rendirnos jamás y que así formamos a nuestros hijos, queremos espacios donde podamos “refrescar” y al menos visualizar cosas que nos ayuden a embellecernos un poco la vida. Otra cosa, dejo aquí mi correo, ¿por qué tienen que notificarme a través de este si aprueban mi comentario o no, pienso que todos los temas son importantes, pero… no se puede olvidar que la política es como la medicina, a cucharadas, no se puede tomar todo el frasco de una vez. Gracias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu