Internacional Cubana de Tabacos: Razones para innovar (+PDF)

Internacional Cubana de Tabacos: Razones para innovar (+PDF)

La grandilocuencia no es el fuerte de Víctor Manuel, Eduardo o Carlos. Todo lo contrario. En ellos prevalece la sencillez y el decoro, algo que comprobé cuando Rogelio, también innovador, dijo, sin que nadie lo incitara, que “su problema era que la fábrica no dejara de cumplir el plan de fabricación de tabaco, que por nada del mundo parara su accionar productivo”.

Víctor Manuel Martínez Espinosa, jefe de Mantenimiento Industrial en la ICT, destaca todas las acciones que pusieron en práctica para eliminar una de las operaciones en el etiquetado y colocación de advertencias sanitarias, y de sellos de garantía en las cajas de tabaco. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda
Víctor Manuel Martínez Espinosa, jefe de Mantenimiento Industrial en la ICT, destaca todas las acciones que pusieron en práctica para eliminar una de las operaciones en el etiquetado y colocación de advertencias sanitarias, y de sellos de garantía en las cajas de tabaco. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

Sus palabras sí mostraban un sano orgullo, y me sirvieron para comprender que tal era la esencia de los logros en materia de innovación tecnológica de su entidad, la empresa mixta Internacional Cubana de Tabacos S. A.

“Mire —dijo Rogelio Cabrera—, un mecánico de la Planta de Preparación de Ramas—, esta es la zaranda, que suministra la picadura para su envasado; algo así como el corazón de la fábrica. Es muy vieja y los brazos originales —de duro aluminio— comenzaron a quebrarse. Entonces tuvimos que inventar, y los hicimos de aluminio, con igual peso específico para evitar su desequilibrio, y hasta ahora no han tenido problemas. Resolvimos”.

Las historias de innovadores, algunas como de leyenda, se suceden en la Internacional Cubana de Tabacos (ICT), única fábrica mecanizada del país en la producción y comercialización de tabaco, y con marcas autóctonas de prestigio. Difícil recorrer los tantos lugares en que se aprecia el esfuerzo innovador. Los reporteros piden conocer lo más emblemático.

Cómo sacar las castañas del fuego

El ingeniero automático Carlos Domínguez explica todo lo que hubo que innovar para incorporar un variador de frecuencia en la entubadora de cristal. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda
El ingeniero automático Carlos Domínguez explica todo lo que hubo que innovar para incorporar un variador de frecuencia en la entubadora de cristal. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

“Ese torno nos sacó las castañas del fuego —indica el joven ingeniero automático Carlos Domínguez—. Estaba muy deteriorado, sin uso durante años, pero en julio pasado hubo una avería en un cilindro de una barra transportadora; teníamos que maquinar precisamente en un torno, y había que reparar este.

“Tuvimos que trabajar con urgencia y prácticamente hacer todo el sistema eléctrico nuevo, incluido el arranque… y todo ello sin planos ni otros documentos”, agregó, y esbozó una leve sonrisa cuando le recordé el famoso proverbio de quienes solo se acuerdan de sus santos cuando truena.

El propio Carlos, el automático del sistema eléctrico del torno, fue el encargado de la innovación en la nueva máquina entubadora de cristal.“Le instalamos un variador de frecuencia para acoplarla con las velocidades de la alimentadora de tabaco y de la mesa de salida del producto una vez dentro del tubo de cristal. Con anterioridad se nos partían muchos tubos y tabacos. Ahora no”.

Nos acompaña Eduardo Valdés Smarth, autor principal de una importante innovación en las máquinas anilladoras de puros. “Trabajamos en el sistema de alimentación de tabaco conocido como JL. Antes, en su trayecto hasta el anillado, se caían muchos tabacos, lo que obstruía el proceso. Quitamos las cadenas que lo transportaban y dejamos esa tarea solo a las esteras. Ahora no se caen y desterramos las trabazones que atrasaban mucho la producción”, refirió.

Por su parte, el ingeniero Víctor Manuel Martínez Espinosa, jefe del Grupo de Mantenimiento Industrial de la ICT, explicó cómo tuvieron que poner a prueba el ingenio colectivo cuando en el año 2016 se iniciaron por Europa los cambios de regulaciones antitabaco y otras advertencias sanitarias.

“Anteriormente todos esos sellos había que ponerlos manualmente en las cajas de tabaco. Eran tres operaciones en tres máquinas diferentes. Innovamos. Compramos una etiquetadora doble, y en ella hacemos, en un mismo momento, la primera y última de las operaciones. Con eso liberamos una máquina”, explicó Víctor, también a cargo de la innovación tecnológica por la dirección de la fábrica.

 

Programa de innovación tecnológica

Para este año el programa cuenta con un total de 43 líneas de trabajo, de las cuales ya concluyeron ocho y muestran algún nivel de avance en 22. En el 2018 ejecutaron acciones por un valor de casi 100 mil dólares.

“Este año tenemos tareas como la modificación de varios sistemas, entre estos el de embriague, de las agujas encoladoras para anillas, el de rociado de los llamados cortes de capas, así como la sustitución de distintas técnicas instaladas en algunas de las tantas máquinas que integran el accionar de la ICT, todo por más de 108 mil dólares”, indicó Víctor Manuel.

Muy difícil ha sido el camino de la Anir en la Internacional Cubana de Tabacos —al igual que en otras mixtas del país— pues las leyes y documentos rectores no incluían la actividad anirista en entidades de ese tipo. Y mucho menos la remuneración a esos innovadores y racionalizadores, los actores principales, pues no había una norma que explicara cómo formar el fondo financiero.

Ante esa realidad resultaba imposible la estimulación financiera a quienes innovaban, los que, justo es decirlo, nunca dejaron de asumir como propia —para buscarle solución— cuanta dificultad tecnológica o necesidad de la producción hubiera en su fábrica.

Felizmente ya hoy está oficializado en la ICT el esquema de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores, o sea, un cronograma para implementar el trabajo a partir de inicios del 2020, en el que se incluye el Libro de Registro, el cálculo del impacto de la innovación y otros aspectos no menos importantes.

Todo ello redundará en el pago de las remuneraciones, aunque para esta y las demás empresas mixtas, es menester definir cómo será ese desembolso al innovador, una decisión que va más allá de la propia Internacional Cubana de Tabacos.

 

Razones para innovar

Para muchos trabajar en una empresa mixta es sinónimo de abolengo. En la ICT hay creadas no pocas condiciones de labor muy superiores a las existentes en la mayor parte de las entidades estatales del país. Pero es fundamental en la ICT, a mi modo de ver, el profundo sentido de pertenencia de su colectivo; el demostrar que por muchas condiciones materiales que se tengan, sin valores no lograrían nada.

“Somos una empresa profesional, y la profesionalidad es un valor, al igual que la laboriosidad y la honradez. Sabemos que el ciento por ciento de los trabajadores no tienen incorporados todos los valores, pero la mayor parte sí”, aseguró recientemente Alberto Ribalta, jefe del Grupo de Fabricación.

En eso encuentran basamento quienes en esta fábrica se empeñan en hacerla avanzar cada vez más. Entre ellos sobresalen los innovadores y racionalizadores.

 

Puede descargar aquí: Separata Lunes 7 de octubre de 2019 Economía (335 descargas)

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu