Para quitar peso a la economía

Para quitar peso a la economía

En la entrevista que gentilmente Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación, concedió a inicios de este año a Trabajadores, a la pregunta: ¿Cuánto pesa en la economía cubana la inejecución del plan de inversiones en un 15 %?, respondió: “Pesa mucho. Por lo menos desde el año 2000 jamás hemos cumplido el plan de inversiones. (…). No cumplir significa no alcanzar los niveles de tasa de acumulación que requiere la economía para su desarrollo”.

 

Ya se producen fertilizantes en la moderna planta que funciona en Cienfuegos. Foto: Juan Carlos Dorado

Y agregó: “El plan de inversiones de este año, en sectores altamente priorizados para el país, hay que concretarlo. (…). El tema es complejo porque no es solo cumplir el plan desde el punto de vista monetario, sino que las inversiones rindan lo que se previó en los estudios de factibilidad. Es un análisis integral y es una prioridad de trabajo del ministerio, del país, y es asunto central de la batalla económica”.

 

Entonces, es acertado preocuparse por cómo se desarrolla el proceso inversionista en medio de la circunstancia coyuntural de la falta de combustible, fundamentalmente de diésel. Parte de las respuestas las encontramos en un análisis sindical sobre el tema, realizado en la provincia de Cienfuegos, en el cual reiteraron acertadamente que la “eficiencia del proceso inversionista está definida entre las prioridades de la economía”, y exhortaron a que los cuadros de la CTC y los sindicatos, a todos los niveles, dejen a un lado el esquematismo, la formalidad, el facilismo y las insuficiencias, y hagan primar la inteligencia colectiva, la iniciativa y la creatividad.

 

Debemos partir del concepto de que una inversión consiste en dedicar recursos con el objetivo de obtener un beneficio de cualquier tipo. O sea, se refiere al monto financiero. Lo restante es ejecutarla, y a eso precisamente es lo que se refieren estas líneas.

La provincia de Cienfuegos realiza acciones constructivas y de montaje de acuerdo con un programa de inversiones que asciende a 153 millones 338 mil 780 pesos. En el primer semestre del año fueron ejecutados 66 millones 983 mil 40 pesos, los que representan el 43,7 por ciento. Entre las principales inversiones figuran las encaminadas a incrementar la capacidad de generación de electricidad, la ampliación de los servicios, la agroindustria y otras de beneficio social.

De acuerdo con afirmaciones trascendidas en los últimos días, ninguna de las obras ha quedado detenida debido a las limitaciones de combustibles impuestas por el bloqueo del Gobierno estadounidense contra Cuba. Solo han ocurrido algunas afectaciones inevitables, como en el movimiento de tierra, cuyas operaciones podrán restablecerse en cuanto mejore el suministro de diésel.

 

 

La planta generadora conformada por 40 motores, favorece la disponibilidad de energía eléctrica en el sistema nacional. Foto: Barreras Ferrán

Fue terminada la instalación de una planta de generación con 40 motores, capaz de entregar al Sistema Electroenergético Nacional 84 MW y está en construcción una nueva subestación de 110 kW.

La refinería de petróleo Camilo Cienfuegos cuenta con un monto de inversión de 6 millones 964 mil 400 pesos para la reparación capital de tres tanques de almacenamiento, y unos 2 millones 732 mil están asignados a mejorar el sistema de vertimientos de residuales.

Otra inversión de características notables se ejecuta en la unidad empresarial de base (UEB) Cereales Cienfuegos para el montaje de una grúa de descarga y recepción, la que contribuirá a la disminución del pago por estadía de los barcos y la mejoría de las condiciones de almacenamiento.

También avanzan nuevas obras en las empresas Cárnica, de Productos Lácteos Escambray y la de Telecomunicaciones (Etecsa), en las UEB Papelera Damují y Ferrocarriles, así como en entidades de Recursos Hidráulicos, la agroindustria azucarera y el programa arrocero.

Dos nuevos eslabones

La construcción y el montaje de la moderna planta de fertilizante nombrada NPK, por el acrónimo de la relación entre los elementos químicos Nitrógeno, Fósforo y Potasio, y la revitalización de la destilería Alcoholes Finos de Caña de Azúcar S.A., conocida por Alficsa, ya finalizaron, en lo fundamental.

 

La destilería Alficsa obtiene alcoholes finos de alta calidad muy demandados en diferentes procesos industriales, como los de licores y cosméticos. Foto: Luzdeibis González

 

La primera de estas realiza producciones con destino a la agricultura, principalmente para cultivos varios, hortalizas, café, tabaco, cacao, granos y pastos. La inversión asciende a 29 millones de pesos (moneda total), de los cuales 3,5 millones corresponden a un crédito otorgado por la India.

Para este año, el plan de producción es de 79 mil toneladas, y una vez estabilizado el proceso debe elaborar anualmente 300 mil (la de mayor capacidad del país), a partir de productos importados y la incorporación de zeolita nacional.

El fertilizante que fabrique esa planta debe ahorrar a la economía nacional un 20 % en costos de importación (alrededor de 7 millones de dólares), y será una garantía para la seguridad alimentaria.

En la destilería ya reactivaron los componentes fabriles. La inversión asciende a 6 millones de pesos, en ambas monedas, y como sucedió desde sus inicios, será administrada por una empresa mixta cubano-española.

Alficsa estuvo seis años paralizada, después de haberse convertido en la industria líder de su tipo en el país y de haber logrado una presencia significativa tanto en el mercado nacional como internacional.

Esa planta constituye uno de los eslabones del encadenamiento productivo que comienza con la utilización de la miel final de la producción de azúcar, pasa por la fabricación de alcoholes, y prosigue con la utilización de los desechos para la obtención de torula (levadura de alto valor proteico y esencial para alimentar animales, en especial cerdos) y producir dióxido de carbono (CO2) en una instalación aledaña. Los residuos finales de ese largo proceso se convertirán en el denominado fértil riego para las plantaciones cañeras.

La planta fue inaugurada en el año 2002 y se mantuvo en operaciones hasta el 2012, año en que expiró la vigencia de los convenios entre la parte cubana y la española.

Como en Cienfuegos, sucede de manera similar en los demás territorios cubanos, que asimismo tienen el propósito de que el plan de inversiones pese cada vez menos en la economía cubana, empeñada en avanzar a pesar de las limitaciones.

¿Y los trabajadores?

De manera obvia, los trabajadores forman el eslabón más activo de la economía cubana.

Por tanto, las inversiones no pueden resultarles ajenas, sobre todo, porque como afirmó el titular de Economía y Planificación, no es solo cumplir el plan desde el punto de vista monetario, sino que rindan lo que se previó en los estudios de factibilidad.

En tal sentido afirmó además que no se debe aspirar a que las direcciones sindicales pidan los estudios de factibilidad y los dictámenes de las inversiones, pero sí pueden exigirle a la administración que se los presente, que les expliquen a los trabajadores cómo se diseñó la inversión, cómo está rindiendo y quién la paga.

Un comentario en Para quitar peso a la economía

  1. es posible mesclar los ultivos de caña de azucar con otros cultivos,para mejorar el rendimiento de la tierra y sus nutrientes,de tal manera que aparte del culgivo de caña se den otras variedades dd cultivo de caña y encontrales mejor uso e las plantaciones y sus ciclos productivos….

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu