Contigo somos más: A + Espacios adolescentes (+ Fotos)

Contigo somos más: A + Espacios adolescentes (+ Fotos)

A solo un año y medio de fundado gracias a la iniciativa de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH), el centro A+ Espacios adolescentes ha conseguido posicionarse como referente nacional para el trabajo con los púberes  mediante la implementación de nuevas metodologías, experiencias participativas, herramientas de la educación popular y el diseño de un programa de talleres y servicios diversos que contribuye al desarrollo integral de esa franja etaria.

 

Cierre semanal de talleres impartidos donde se reconocen los progresos y se visibilizan los resultados individuales. Foto: Cortesía de la institución

Con su estética fresca y colorida, instalaciones equipadas con tecnología de primera línea y una significativa participación, se escucha la voz de los jóvenes y su opinión cuenta para la toma de decisiones. La institución logró atraer hasta el cierre del 2018 a 2 mil 436 muchachos de todos los municipios capitalinos, excediendo así su público meta (jóvenes entre 12 y 18 años, residentes en La Habana Vieja).

Y es que cuando el consumidor es quien diseña el producto, el éxito suele estar asegurado. Así lo demuestran los espacios polivalentes, amplios, luminosos y ventilados; los muebles de colores, las paredes en tonos claros y, en fin, una agradable identidad visual del edificio,  resultado de grupos de discusión, encuestas y otros procesos participativos mediante los que los jóvenes guiaron a arquitectos, diseñadores y proyectistas por la ruta correcta hacia su espacio soñado.

 

Ubicado en la Manzana Sarrá, Compostela, e/ Muralla y Teniente Rey, La Habana Vieja). Foto: Cortesía de la institución

A+: una necesidad

En el 2010, varios diagnósticos locales y estudios de consumo cultural efectuados arrojaron alarmantes resultados respecto a los menores de edad del municipio de La Habana Vieja, en relación a la alta tasa de embarazo entre las adolescentes, consumo de psicotrópicos, tabaco, alcohol y actividad delictiva. En el territorio se detectaron, además, espacios de vivienda hacinados, familias disfuncionales, actividades económicas no siempre lícitas ni realizadas por adultos y, en resumen, un grupo de fenómenos que influían negativamente sobre ese grupo etario.

A raíz de lo anterior surgió el proyecto Desarrollo Social, Integral y Participativo de los Adolescentes en La Habana Vieja como una iniciativa financiada por la Unión Europea (UE) e implementada de conjunto con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en Cuba (Unicef-Cuba) y la OHCH que busca incidir en esos contextos, contribuir a una mayor inclusión social de los adolescentes y apoyar el desarrollo de sus potencialidades desde un enfoque innovador de derechos, género y equidad que  considera a ese grupo como significativo en el desarrollo social del país.

Con un costo de más de 2 millones de euros, abarcaba tres propósitos: crear una red de servicios para adolescentes, así como otra de colaboradores para el mismo público y restaurar un inmueble donde funcionara un centro extracurricular que facilitara un espacio para el encuentro, el intercambio y la integración de conocimientos y experiencias, tomando en cuenta los nexos con la familia, la escuela, la comunidad y el entorno patrimonial.

Luego de casi seis años de preparación del personal y talleres en todas las Casas Museo del Centro Histórico para acercar a cada futuro trabajador a las complejidades de esa etapa de desarrollo desde el área de cada cual, los esfuerzos se materializaron cuando el 20 de noviembre del 2017 fue inaugurado el edificio, con múltiples servicios y espacios enfocados hacia su público objetivo.

Desde entonces se han ejecutado más de tres proyectos de cooperación con el fin de equipar los espacios para los talleres con instrumentos musicales, cámaras de video, máquinas con altas prestaciones para la edición, equipamiento para débiles visuales, entre otros. Para ello, el centro se asoció al Ayuntamiento de Barcelona, el Movimiento por la Paz (MPDL), el Joven Club de Computación y Electrónica y la Unicef, que posee un programa de cooperación permanente con la OHCH y le destina anualmente un presupuesto para los proyectos con niños y adolescentes.

Siempre bajo la máxima de emplear las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) como una herramienta para acceder al conocimiento, el centro pone la mediateca a disposición de su público, un servicio para la realización de trabajos de investigación y tareas escolares que goza de gran aceptación y popularidad. En ese espacio se le facilita al visitante la consulta a Internet, así como préstamos internos, copia de documentos y materiales educativos como PaqueteEduques y la Mochila, reproducción de audiovisuales, juegos y visitas especializadas para fomentar áreas de orientación vocacional y profesional.

Asimismo, los jóvenes pueden interactuar libremente con pantallas táctiles, ubicadas en la planta baja y conectadas en red, en las que disponen de juegos y animados de producción nacional, así como de la programación semanal y de los anales fotográficos de la institución.

 

Los muchachos han encontrado en los talleres una manera de crecer. Foto: Cortesía de la institución

Ser cultos para…

Durante el curso escolar, en A+ se realizan dos ciclos de talleres de tres meses cada uno, entre 4:00 p.m. y 6:00 p.m.; mientras que en el verano y en la semana de receso solo duran una semana y se imparten de 10:00 a.m. a 6:00 p.m.

En las instalaciones se oferta una amplia gama de lecciones vinculadas tanto al campo de la creación como al de la comunicación y las nuevas tecnologías, para lo cual el inmueble está equipado con aulas de cerámica, pintura, ciencia, salón de danza, entre otros espacios, donde además se imparten lecciones de robótica, dibujo, filatelia, fotografía básica y artística, guitarra, manualidades, periodismo radial, producción musical, vialidad y primeros auxilios, bailes populares, barbería, historieta, cocina saludable…

Quienes deseen matricularse pueden hacerlo en cuantas materias quieran puesto que, según la directora y profesora Lisset Ametller Estévez, el proyecto “no insiste en el resultado final”, pues se enfoca “no en la asistencia, sino en la participación”. Lo importante es que los adolescentes “estén aquí aprovechando el tiempo constructivamente, aprendiendo, que disfruten el proceso, y desarrollen habilidades, tanto sociales como culturales, aunque no lleguen al final de ningún taller”.

Así, se crearon espacios fijos mensuales en cooperación con instituciones miembros de la Red Interinstitucional para el Desarrollo Integral de los Adolescentes (RIDIA), como el Cine debate –que tiene lugar el primer y tercer lunes de cada mes–, el encuentro mensual para la música –tercer viernes de cada mes a las 3:00 p.m.–, y las Puertas Abiertas, que ocurren los terceros sábados a las 10:00 a.m., y facilitan el acercamiento a la comunidad y el intercambio con instructores, especialistas y promotores del centro, para conversar sobre educación sexual, nuevas tecnologías y salud.

El 26 de septiembre del año 2012 salió al aire por primera vez el programa radial Contigo somos más, actualmente conducido por adolescentes que dan sus visiones y vivencias, promueven los sucesos de interés que ocurren al interior de A+ y transmiten a otros de su edad los contenidos aprendidos en talleres desde sus códigos propios, ya no desde el supuesto de lo que los adultos creen sobre la adolescencia.

Muy atentos al bienestar de los menores de edad, el proyecto cuenta con un Área de Consejería que semanalmente realiza una terapia familiar, de la mano de dos experimentadas psicólogas y en coordinación con el Centro de Salud Mental.

Además, en aras de crear aproximaciones sucesivas desde diferentes espacios para generar conciencia, temáticas como la situación actual del adolescente cubano, las desigualdades y estereotipos de género, su repercusión y manifestación en la adolescencia, reconocimiento y manejo de situaciones agresivas, género y tecnologías, bulying, cyberbulying y violencia simbólica, el patrimonio material e inmaterial y el cuidado medioambiental constituyen líneas transversales en cada uno de los servicios que ofrece A+ para motivar a los educandos a establecer prácticas de vida saludables a partir de valores como la responsabilidad social, la creatividad, el trabajo en equipo, la solidaridad y la profesionalidad.

Junto con el medio milenio de La Habana, el próximo noviembre saluda el segundo aniversario de un espacio de interpretación y de relación con la adolescencia, para la adolescencia y desde la adolescencia, que genera verdadero valor a la sociedad desde la atención a un grupo a veces descuidado, pero de vital importancia para la Cuba que tratamos de construir.

Las próximas matrículas estarán abiertas desde el sábado 21 de septiembre, a partir de las 10:00 a.m., como parte de la jornada de Puertas Abiertas. Entre las propuestas destaca además el Proyecto Barber Street Cuban Hip Hop, que estará realizando cortes y pelados gratis a los presentes al ritmo de buena música.

 

Lecciones de CIMA, un novedoso juego ciencia de mesa. Foto: Cortesía de la institución

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu