Pensar Cuba  desde las aulas

Pensar Cuba desde las aulas

Este 2 de septiembre será un día especial para unos 2 millones de niños, adolescentes y jóvenes. Comienza el curso escolar 2019-2020, un hecho que motiva a quienes colmarán las aulas en los distintos niveles de enseñanza.

 

Foto: Tomada de Vanguardia.cu

 

A diferencia de etapas anteriores, donde la cobertura docente era un tema de análisis sistemático, en el actual período lectivo a la Educación General se le sumarán más de 9 mil maestros —con los cuales no se contaba, por una u otra razón— quienes contribuirán al completamiento de la fuerza laboral, al  mejor desenvolvimiento de la escuela y al logro de la calidad del proceso docente-educativo.

Sin duda alguna, el incremento salarial ha sido un estímulo, pero tal y como ha expresado la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella, esto deberá verse reflejado en el quehacer de las instituciones escolares, en el trabajo con la familia, en la labor de formación vocacional y orientación profesional y en las actividades extraescolares que tributan a la formación de los educandos.

Por otra parte, el Ministerio de Educación Superior (MES) mantiene su propósito de mejorar cada día los estándares de calidad. Baste decir que sus 22 universidades (de un total de 50 con que cuenta el país) ostentan categorías superiores de acreditación, cuatro son de excelencia (La Habana, la Cujae, la de las Villas y la de Oriente), 12 están certificadas y dos son calificadas.

A ello se suma que solo en el sistema del MES (no se encuentran  contemplados organismos también formadores, como los ministerios de Salud Pública, Cultura y Relaciones Exteriores, y otros), el 30 % de los claustros ostentan la categoría de doctores, en tanto el 56 % son profesores Titulares y Auxiliares.

Una particularidad en este nivel de enseñanza será que los estudiantes que cursen los últimos años de las carreras (4.o o 5.o, según el plan de estudios) conocerán su ubicación laboral entre septiembre y la primera quincena de octubre, lo cual fue un  reclamo de los estudiantes durante el último congreso de la Federación Estudiantil Universitaria.

Tal novedad beneficiará tanto a los organismos empleadores como a los propios educandos. Los primeros tendrán la posibilidad de preparar la fuerza de trabajo que un año después recibirán. Mientras, los segundos se vincularán de una forma más temprana  con los centros, empresas e instituciones, donde se incorporarán una vez egresados.

Es un enriquecimiento mutuo, que al decir de la viceministra primera del MES, Martha del Carmen Mesa Valenciano, “será un proceso retador para este organismo y alentador y necesario para el país”.

En relación con aquellas especialidades que tradicionalmente han incumplido los planes de ingreso (como las agropecuarias, las de ciencias exactas y las pedagógicas), una favorable noticia es que estas últimas presentan un incremento sustancial. En ello han influido las ventajas que tienen para el acceso tanto los ganadores de concursos como los que entran de manera directa luego de cursar el 12.º grado en las universidades de ciencias pedagógicas.

Al margen de este quehacer por elevar los indicadores de calidad, en Educación no todo está logrado y en la actualidad persisten dificultades materiales derivadas de la guerra económica que nos impone Estados Unidos.

Los planes de mantenimiento, reparación e inversiones de las instalaciones educacionales no se han podido cumplir al ciento por ciento y no es un secreto que existen dificultades puntuales con la base material de estudio y de vida.

Aún hay escuelas y universidades que no se han podido reparar; recursos importados que no han arribado al país y hasta libros de texto y cuadernos de trabajo que por la demora en la llegada del papel no se garantizarán hasta mediados de septiembre.

No obstante estas problemáticas, las autoridades educacionales en las distintas enseñanzas y niveles —con el apoyo y alianza del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación, la Ciencia y el Deporte— vienen laborando con tiempo suficiente para que el presente período lectivo sea superior en todos los sentidos.

La exhortación del Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez a Pensar Cuba significa “entregarse en cuerpo y alma al servicio de la nación”. Es también la convocatoria a cumplir lo establecido, a trabajar bien desde el pedacito donde cada quien se desenvuelve. De ahí que los docentes no deben desaprovechar ni un minuto para educar en el sentido del deber y del amor a la patria.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu