CRÓNICA LIMEÑA: Historia

CRÓNICA LIMEÑA: Historia

Plazar Mayor de Lima, Perú
Plazar de Armas de Lima, Perú

Lima.- La Plaza de Armas de esta ciudad germinó con la gracia de que reinaría por siempre. Ese es uno de sus principales patrimonios. Tal vez el más luminoso entre tanto brillo y grandeza.

Su perímetro se acicala con formidables edificaciones donde destacan el Palacio de Gobierno, la Catedral de Lima, la Iglesia del Sagrario, el Palacio Arzobispal, y el Club de la Unión. Dichosamente no hay antídoto para tan lúcida magia.

Aquí se enlazan lo colonial y lo moderno. Basta afinar la mirada y el tacto curioso se deleita con una arquitectura de la época de la colonia y de los siglos XVIII, XIX y XX. Sobre la ávida marcha se respetan esculturas, pinturas y hasta tumbas (en la Catedral se encuentra la del conquistador Francisco Pizarro hallada de manera casual por obreros mientras remodelaban la cripta en 1977), dueñas de particulares signos, colores e historias. Todas parecen ir más allá de su arte y su tiempo.

Afirman que la Plaza es refugio de espíritus y memorias. Tal vez porque se aprovechó como punto de reunión, donde lo mismo se leían mandatos que se ejecutaba a los condenados. Las sombras del terror y el oscurantismo le visitaron en 1569 y le escaldaron una virulenta cicatriz.

Fue testigo y silla de los mortales juicios que celebró el Santo Oficio de la Inquisición. Los vientos libertarios la sedujeron en 1821. En uno de sus balcones José de San Martín se empinó y armado de su verbo emancipador realizó la proclamación de la Independencia del Perú.

Tiene mucho que contar la Plaza de Armas, casi siempre atiborrada de visitantes que desean engullir su encanto absoluto y conmovedor. No porque abarque lo académico, artístico y popular, ni porque la luz de su conciencia brille tanto como el oro macizo.; sino porque en ella las antiguas chimeneas de una porción de la historia de nuestra América permanecen encendidas.

En la opinión de este humilde aventurero este tramo de la capital peruana es uno de los relatos culturales más bellos y sólidos de su camino. Su legado vuela como un mensaje eterno, que merece ser compartido, custodiado y admirado por toda la humanidad. Nos vemos en La Habana.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu