Honduras, tras 10 años de honduras

Honduras, tras 10 años de honduras

A la convulsa e inestable situación política, económica y social por la que atraviesa esta pequeña república centroamericana desde el alevoso golpe de Estado militar y de sectores ultraconservadores, perpretado en el año 2009 contra el presidente constitucional Manuel Zelaya, bien puede aplicarse la frase “aquellas aguas trajeron estos lodos”.

Honduras, tras 10 años de honduras

Los nuevos jefes de Estado neoliberales —sucesores al depuesto mandatario, que llegaron al poder por la imposición del Congreso Nacional o en elecciones generales y que contaron con el subversivo apoyo y reconocimiento de Washington— no lograron introducir cambio alguno en beneficio de la vida de los hondureños, ni asegurar un clima de seguridad y paz nacional.

Por el contrario, eliminaron los sustanciales avances obtenidos por el Gobierno de Zelaya en la reducción de los altos índices de pobreza, el aumento del salario mínimo, el descenso de la deuda externa, y la incorporación de Honduras a la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe (ALBA) e hicieron retroceder al país a los años de sus regímenes más antidemocráticos y oscuros.

 

Tras el derrocamiento de Zelaya,Honduuras entró en regresión

Esos factores han exacerbado las exigencias de las masas populares, organizaciones políticas, sindicales, sociales, profesionales y partidos de oposición al actual Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández para que se encuentre una urgente solución a la crisis en que está sumida la nación.

Las airadas movilizaciones de protestas se expanden y reclaman que se ponga fin al asesinato de líderes sociales, la violación de los derechos humanos, la extrema violencia, el desempleo, la pobreza, la corrupción administrativa, y a que se preste mayor atención a la salud y la educación.

Analistas, observadores internacionales y medios de prensa señalan que el diálogo propuesto por el mandatario hondureño no ha surtido efecto alguno debido a la desconfianza y falta de credibilidad en el aparato estatal, de hecho, el reciente informe de transparencia al erario público proclamado por Gobierno ha sido rechazado por las fuerzas políticas opositoras.

A las permanentes manifestaciones de protestas populares, el Gobierno ha respondido con detenciones arbitrarias y otras medidas represivas que agudizan la confrontación a grados extremos.

Para tratar de contener la posibilidad de una rebelión generalizada que dé al traste con su injerencia y objetivos en Centroamérica,   Estados Unidos —escudándose en el Movimiento de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras— ha enviado a Tegucigalpa a Carlos Trujillo, su representante ante la Organización de Estados Americanos (OEA) acompañado por uno de sus amanuenses para mediar en el candente conflicto y hallar una solución grata a Washington.

No obstante, debido a la deteriorada situación hondureña y sus imprevisibles consecuencias, no se descarta que el tiro les salga por la culata.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu