Chile: silencio en las minas, alboroto en las calles

Chile: silencio en las minas, alboroto en las calles

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Chile posee más de la tercera parte de todas las reservas de cobre del mundo, con recursos explotables para al menos 200 años más. No obstante, el ajetreo de las fábricas y camiones, así como las sirenas del principal renglón exportable del país llevan una semana a media máquina: los trabajadores están en huelga. Y al parecer seguirán así.

Chuquicamata, una de las mayores minas a cielo abierto del mundo. Foto: quora.com
Chuquicamata, una de las mayores minas a cielo abierto del mundo. Foto: quora.com

Según medios locales, este jueves los sindicatos (no.1, no. 2 y no. 3, reúnen a más de 3 mil 200 mineros) rechazaron la nueva oferta presentada por la   Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco),  empresa que primero afirmó no poder garantizar mejoras salariales y después reajustó su propuesta, la cual incluía beneficios monetarios y un reajuste salarial de 1,2 % a pagar en 36 meses.

Pero los huelguistas aseguran que eso no es suficiente, han llamado a la dirigencia sindical a “buscar nuevos espacios de diálogo” donde defender “cuatro ejes fundamentales”: planes de egreso, las garantías de salud para los trabajadores que abandonen la minera, una mayor participación en el proceso de transformación del mineral, además de mejoras al hospital y la igualdad entre trabajadores nuevos y antiguos.

Esto último tiene especial relevancia debido al paso a mina subterránea, la cual implica la desvinculación de más de mil 700 trabajadores. El tema de los planes de egreso y la cobertura de salud son también demandas centrales debido a que muchos trabajadores salen del sector, por jubilación u otra razón, con enfermedades crónicas debido a las riesgosas condiciones de trabajo de la minería.

Aunque la huelga fue pactada con el Gobierno, los sindicatos han reportado  una importante presencia policial en Calama y en Chuquicamata, la más grande mina de cobre a cielo abierto del país, la que actualmente transita por un cambio en su forma de explotación hacia mina subterránea.

Empleados han denunciado asimismo la presencia de Carabineros con buses, carros lanza aguas y lanza gases, drones y helicópteros, además de controles carreteros, detectores de metales en las puertas de la minera, y controles de identidad aleatorios a los trabajadores.

Codelco informó que los trabajadores que se encuentran negociando, y sus familias, no podrán seguir atendiéndose en el Hospital del Cobre, lo cual fue tomado como una medida de presión contra los huelguistas.

Alberto Muñoz, dirigente de uno de los tres sindicatos en paro, señaló que “los gremios están abiertos al diálogo con la administración, pero está claro que la dirección de Codelco le está mintiendo al país”.

El secretario general del Partido Comunista de Chile, Lautaro Carmona, por su parte, criticó que los directivos de Codelco se empeñan en desprestigiar a los sindicatos, acusándolos de tener salarios muy altos, y no busca solucionar el problema.

La huelga de los mineros se suma a las manifestaciones de protesta de otros sectores, principalmente los docentes, contra las medidas neoliberales impulsadas por el presidente Sebastián Piñera, cuyos niveles de popularidad van en caída libre.

Según Nicolás Bustamante, dirigente del Sindicato Interempresa Ferrocarril Antofagasta a Bolivia, estas movilizaciones deben ser “el inicio de un verdadero plan de lucha nacional, con asambleas en lugares de trabajo y estudio para avanzar hacia el paro nacional activo, con huelga y movilización que enfrente a la derecha en las calles. Será un paso adelante si se rompe la tregua con el Gobierno y se abandona la política  de unidad de la oposición,  que termina beneficiando al Gobierno y lleva a los movimientos a la cocina estéril del Parlamento, colaborando a fin de cuentas con partidos empresariales del régimen y sin responder a nuestras demandas”.

 

Un poco de historia

Uno de los primeros desafíos asumidos por el presidente chileno Salvador Allende —derrocado en 1973 por el golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet— fue el del control estatal sobre el principal sector productivo del país. El socialista heredó una administración que solo poseía el 51 % de las minas, el resto pertenecía a compañías estadounidenses.

El presidente Salvador Allende habla a los mineros. El 15 de julio de 1971 el mandatario firmó el decreto de la reforma constitucional que da inicio a la nacionalización del cobre.
El presidente Salvador Allende habla a los mineros. El 15 de julio de 1971 el mandatario firmó el decreto de la reforma constitucional que da inicio a la nacionalización del cobre.

Con el apoyo unánime del Parlamento, Allende nacionalizó por completo el sector minero, algo que el conglomerado industrial-militar de Estados Unidos no le perdonó. Además, creó la empresa estatal Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco), la mayor de su tipo en el mundo, según presumen algunos directivos.

Con Pinochet, y sobre todo luego del regreso de Chile a la democracia, en 1990, el sector minero chileno se abrió nuevamente a la inversión extranjera. Entraron empresas que, según denuncias de expertos chilenos, falsean sus ganancias para eludir el fisco, con lo cual perjudican considerablemente los ingresos y la economía del país.

Codelco se enfrenta ahora a un paro legal de cinco días y amenazan con extenderse. Si bien la huelga podría repercutir sobre el crecimiento económico chileno, ya que el sector aporta el 18 % del PIB, también es cierto que se ha convertido en el único camino que han dejado a los obreros para hacer valer sus justas demandas.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu