Cuba denuncia en Ginebra medidas coercitivas de Estados Unidos

Cuba denuncia en Ginebra medidas coercitivas de Estados Unidos

El primer vicepresidente de Cuba, Salvador Valdés Mesa, denunció ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el asedio estadounidense contra la isla y su incidencia en el bienestar y la justicia social de sus ciudadanos.

 

Valdés Mesa se pronunció en esos términos en la 108 reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, que desde el pasado 10 de junio congrega en Ginebra a más de cinco mil delegados de gobiernos, organizaciones sindicales y entidades empleadoras de 187 países.

“La imposición de medidas coercitivas unilaterales, contrarias al Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas, es un mecanismo al que algunos Estados recurren cada vez con mayor frecuencia”, avisó el alto dignatario cubano.

Señaló que esas sanciones tienen un efecto muy negativo en la vida de las poblaciones sobre las que se imponen.

“El pueblo cubano ha tenido que resistir por casi 60 años el criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra nuestro país”, sostuvo.

Consideró ese cerco como el principal obstáculo al desarrollo de la mayor de las Antillas y una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todo un pueblo, al obstaculizar mejores condiciones de empleo para los trabajadores, sobre todo en materia de remuneración.

En opinión del dirigente, el bloqueo obliga al Estado y Gobierno cubanos a realizar ingentes esfuerzos, en difíciles condiciones, para garantizar la seguridad y salud en el trabajo, así como ofrecer a toda la sociedad una mayor y mejor asistencia y seguridad social.

Indicó que esta realidad, lejos de solucionarse, se agravó tras la reciente decisión de la administración de Donald Trump de recrudecer las sanciones contra Cuba, con la activación del Capitulo III de la Ley Helms-Burton.

Aseguró que esa normativa extraterritorial, aprobada como parte de esa Ley en 1996 pero suspendida hasta ahora por sucesivas administraciones norteamericanas, constituye una aberración jurídica y carece de toda validez.

Aludió, además, al anuncio por parte de Estados Unidos de otras medidas de presión y hostigamiento económico, que también atentan contra el Derecho Internacional y la libertad de comercio.

Con ello se busca internacionalizar el bloqueo, asfixiar nuestra economía y ahuyentar al empresariado extranjero para que no invierta en el país, lo que tiene un impacto muy negativo sobre la economía cubana, afectando seriamente el comercio y la inversión extranjera, advirtió.

Valdés Mesa acusó a Washington de pretender con esta ley neocolonial “despojar al pueblo cubano de sus recursos, de sus propiedades y de cientos de miles de puestos de trabajo, con el empeño de arrancar concesiones políticas a la nación cubana”.

Sin embargo, no logrará el propósito de rendir a nuestro pueblo ni doblegar su voluntad de construir su propio futuro, afirmó en su intervención en el segmento de alto nivel de la conferencia anual de la OIT, con sede en esta urbe suiza.

Manifestó que el compromiso de Cuba con este organismo especializado de Naciones Unidas y los derechos de los trabajadores se mantuvo invariable.

“Como muestra de ello, nuestro país es Estado parte en los ocho Convenios Fundamentales de la Organización”, recordó.

En otro tramo de su alocución expresó que el objetivo de construir una nación cada vez más soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible incluye el fortalecimiento de la promoción y protección de los derechos de los trabajadores y las libertades sindicales.

“Un ejemplo de ello es la nueva Constitución de la República, ratificada en referéndum popular el pasado 24 de febrero mediante el voto favorable del 86,85 por ciento de los votantes”, destacó.

El primer vicemandatario apuntó que la nueva carta magna, entre otros avances en el ámbito económico y social, fortaleció aún más el reconocimiento y la protección jurídica de los derechos de todos los trabajadores, incluyendo los del sector no estatal de la economía.

Reconoce el derecho al trabajo y a obtener un empleo digno; consagra que todas las personas, sin discriminación alguna, reciben igual salario por igual trabajo; y prohíbe el trabajo de las niñas, los niños y los adolescentes, dijo sobre la ley de leyes.

“Igualmente, reconoce y protege el derecho de los trabajadores al descanso, la jornada laboral de ocho horas, el descanso semanal y las vacaciones anuales pagadas; así como a la seguridad social cuando la persona se encuentre impedida de trabajar por edad, maternidad, paternidad, invalidez o enfermedad”, añadió.

Al mismo tiempo, consagra la responsabilidad del Estado de garantizar el derecho a la seguridad y salud en el trabajo; y de organizar instituciones y servicios que apoyen a las familias trabajadoras, recalcó.

“A su vez, el Código de Trabajo, adoptado en 2013, ratificó la protección de las libertades sindicales, entre ellas la libertad de asociarse voluntariamente y constituir organizaciones sindicales”, acentuó.

En Cuba, subrayó, la labor sindical es imprescindible para la realización de los derechos de los trabajadores, y para el logro de los objetivos económicos y sociales que como nación nos hemos propuesto.

“Mostramos resultados relevantes en cuanto al acceso de la mujer al empleo. Las mujeres, que constituyen la mayoría de la fuerza de trabajo en varios sectores, gozan de iguales derechos que los hombres, incluido en el ámbito del trabajo”, enfatizó.

Perciben salario igual por trabajo de igual valor; y se protege la maternidad de la mujer trabajadora, con normas y políticas específicas.

“Hemos continuado avanzando en materia del derecho a la igualdad, lo cual en el ámbito laboral se ha expresado en mayores garantías para la no discriminación por motivos lesivos a la dignidad humana”, manifestó Valdés Mesa.

El trabajo creador, el trabajo que no es producto de la explotación, el trabajo en beneficio del trabajador y para beneficio del pueblo, es la función más honrosa que pueda tener el hombre, concluyó parafraseando al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

La ministra cubana de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González, reafirmó el compromiso de su país con la defensa de las posiciones del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), informaron hoy fuentes diplomáticas.

Así lo aseveró al intervenir en la reunión de titulares de Trabajo del Mnoal, realizada en el marco de la 108 Conferencia de la OIT que se desarrolla por estos días en Ginebra en el centenario de la organización.

De acuerdo con una nota diplomática, la representante cubana también ratificó el compromiso de La Habana con “la unidad y cooperación entre los países no alineados”.

La funcionaria aseveró que el centenario de la OIT “nos obliga a reflexionar sobre todos los esfuerzos de la organización y nuestros países, en lo alcanzado y lo que resta por hacer en el mundo del trabajo, para cumplir las metas que se han propuesto en aras de lograr empleos seguros, equitativos y decentes para un futuro digno del trabajo”.

Asimismo, enfatizó que el desempleo, las peores formas de trabajo infantil, el trabajo forzoso, los déficits de trabajo decente en grupos en condiciones de vulnerabilidad, la discriminación en el trabajo, entre otros males, requieren mantener la atención para lograr el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

González se refirió a la importancia de fortalecer al interior del Mnoal el nivel de coordinación, concertación y participación en los trabajos de la OIT, para que “nuestras posiciones sean tomadas en cuenta en mayor medida”.

Agregó que los temas que se debaten requieren del accionar coordinado de los miembros del Movimiento, con el fin de identificar posturas comunes que contribuyan a la adopción de decisiones beneficiosas para nuestros países y pueblos, concluyó.

En nombre de la delegación de Cuba, la ministra agradeció a Venezuela su acertado liderazgo en la preparación de esta importante reunión, así como los trabajos realizados durante la presidencia del Mnoal.

(Tomado de PL)

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu