Trabajadores de la Cooperativa El Carruaje se pronuncian contra medidas del gobierno de Trump (+ Fotos)

Trabajadores de la Cooperativa El Carruaje se pronuncian contra medidas del gobierno de Trump (+ Fotos)

Por Raúl San Miguel/Tribuna de La Habana

La aplicación del Título III de la Ley extraterritorial Helms-Burton, afecta directamente los ingresos de trabajadores vinculados al servicio del Turismo en la parte colonial de La Habana Vieja, como resultado de la prohibición de la entrada de cruceros a La Habana.

La directiva de la Cooperativa no agropecuaria de coches coloniales El Carruaje, para la transportación de turistas, procedentes de cruceros y otros visitantes que solicitan estos servicios con recorridos por la parte histórica del centro de La Habana, denunciaron las consecuencias del recrudecimiento del bloqueo impuesto contra Cuba, a partir de la puesta en vigor del Título III de la Ley Helms-Burton que condiciona la prohibición del arribo de cruceros a la rada habanera. Leovigildo Pérez Pérez, presidente de la cooperativa explica que los 132 socios, más 7 trabajadores por cuenta propia que tienen contratos en los servicios de: tenedor de libros, estadísticas, información, custodios, resultan directamente afectados.

“La arbitraria medida del gobierno de Donald Trump, en su título III, ha causado un impacto negativo en nuestro trabajo porque reduce los ingresos de salario a 139 familias, en nuestro caso y de hecho afecta mantener un vínculo laboral que exige conocimientos, preparación y responsabilidad basada en la experiencia del trabajo con turistas extranjeros que optan por esta variedad de desplazamiento en familia. Por supuesto, la arbitraria medida tiene en cuenta las consecuencias directas que generan dificultades contra el pueblo de Cuba, de hecho desde el día 5 de junio hemos podido palpar en el terreno un cambio rotundo, los servicios de alquiler de carruajes los cuales disminuyeron de forma drástica.

“Tengo un hijo que estudia medicina y una hija, técnico medio en economía. Ellos no dejarán de recibir los beneficios que garantiza nuestro Estado, pero sentirán la reducción de los ingresos que permiten sostener gastos complementarios capaces de garantizar un mayor nivel de vida de los integrantes de cada hogar de nuestros cooperativistas. Esta situación nos obliga a tomar alternativas porque ya no tenemos la posibilidad de satisfacer los intereses de cientos de turistas que venían en los cruceros. Un programa amplio en el cual otros cientos de trabajadores por cuenta propia, dentro del sector del turismo en La Habana Vieja podían obtener ingresos.

– ¿Cómo describiría la interrupción de ese intercambio de identidad y cultura con los visitantes foráneos que arribaban a La Habana?

– Nosotros a través de esta actividad de la cooperativa por 6 años, de los 27 de este tipo de transporte colonial en función del turismo en La Habana Vieja, teníamos la posibilidad de ofrecer paseos de amplia información histórica y cultural, en forma relevante. Los visitantes mostraban su preferencia por los carruajes históricos y venían con sus niños para disfrutar el paseo en familia, atraídos también por el decorado de los arreos y el porte de nuestros animales de tiro. De esta forma podían conocer una parte importante de La Habana, sus tradiciones y costumbres, la forma de vida en la actualidad, apoyados en la confiabilidad, seguridad y garantía profesional del servicio que prestamos.

“Durante estos años de labor, pudimos constatar que manifestaban un creciente interés por conocer, en forma oral, cómo pensamos, enfrentamos las penurias del bloqueo, trabajamos y sobre todo cómo funcionan en nuestro país las instituciones públicas, del gobierno, las políticas. La creciente variedad de trabajadores no estatales y el por qué estaban sindicalizados, entre otros temas acerca de los cuales mostraban una desinformación casi total o distorsionada en relación con la vida en nuestro país. Eran cuestiones que podían conocer de primera mano, sin tapujos, y esclarecían conceptos por la gran responsabilidad de nuestros trabajadores de explicarles determinado punto de vista sobre el cual mostraban un desconocimiento total.

“Por otra parte, estas afectaciones van desde lo simple a lo complejo. Para que nuestra cooperativa funcione es necesario que los animales de tiro, los caballos, tengan las condiciones óptimas de alimentación, sanitarias e higienización del lugar donde descansan, todo conlleva a un gasto en el cual debemos poner un especial énfasis. No obstante, buscamos continuar prestando el servicio y que prevalezca esta modalidad de transportación turística. Confiamos en nuestras organizaciones de masas como el Partido y el Sindicato; en que el Estado cubano encuentre una solución para salir adelante frente a estas presiones del imperio norteamericano, basadas en el absurdo bloqueo, recrudecido, genocidamente, con esta ley Helms-Burton, arbitraria y extraterritorial.

Tenemos esa confianza porque lo hemos vivido, por generaciones, durante casi seis décadas, con el apoyo de todo el pueblo, de la resistencia y la inteligencia desarrollada, de lo que seamos capaces de hacer en el terreno, de la voluntad de expresarnos contra ese engendro que también lesiona los derechos del pueblo norteamericano. Defendemos también el derecho y la voluntad del pueblo norteamericano al intercambio, frente a la criminal e irresponsable acción de la administración de la Casa Blanca.

“Si usted analiza las expresiones de los visitantes extranjeros y los estadounidenses durante todo el período en el cual se avanzó desde el restablecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-Estados Unidos, se puede percatar de lo que afirmo. Es la mafia cubano-americana que presiona y exige la aplicación de estas medidas anticubanas como parte de la guerra contra Cuba, en el bloqueo. Pretenden reactivar todo lo que el anterior presidente Barack Obama dejó sin efecto, porque lesiona los negocios políticos de los cuales viven estos personajes que pretenden beneficiarse de las medidas de Trump contra nuestro país.

“Nosotros tenemos la responsabilidad de seguir trabajando porque estas medidas no nos amilanan. Si nos dejamos amedrentar dejaríamos de ser lo que somos como representantes y defensores de los valores y la identidad de nuestro pueblo. Confiamos en la dirección del gobierno cubano, las organizaciones políticas y de masas que nos representan, en la Revolución que tenemos y tendremos para siempre”.

Alejandro Rodríguez Maestrey, socio y secretario del núcleo del Partido, reflexiona: “Esta medida tiene una ambigüedad. Nos afecta, pero también nos muestra cómo actúa contra los trabajadores cubanos el actual gobierno de Estados Unidos. No deja dudas acerca de quienes proponen, desde la actual administración de los Estados Unidos, confundir con el llamado sueño americano que realmente no es más una pesadilla. Tengo un libro que se llama “Fear: Trump in the White House” (Miedo: Trump en la Casa Blanca”) que habla del primer año del señor Trump como presidente, y el año anterior a su cargo en la Casa Blanca, o sea cuando estaba en la campaña por la Oficina Oval. Se llama así por la pregunta que le hizo el periodista estadounidense Bob Woodward que se hizo famoso al publicar, años atrás, en el Washington Post, varios artículos sobre el caso Watergate que contribuyó a la dimisión del entonces presidente Richard Nixon. La pregunta a Trump fue: ¿Cuál será la estrategia de su gobierno? y el mandatario de la Casa Blanca le responde: Miedo. Y lo primero que debemos decirle a ese presidente que aquí, en Cuba, no hay miedo.

“Hace muchos años que enfrentamos el bloqueo impuesto por Estados Unidos, y tenemos confianza en la victoria, hemos pasado por situaciones peores y hemos salido adelante. Es ambiguo porque afecta económicamente, en la familia cubana, y le impide a los turistas americanos beneficiarse con los viajes a Cuba, en la categoría pueblo a pueblo, de contactos científicos, estudiantiles, religiosos. Les prohíben venir a conocer la realidad de nuestro país, pero también nos permite ver la verdadera cara de la doble moral del actual gobierno norteamericano.

“Tengo tres hijos, una en la secundaria, otro es trabajador y un estudiante de la Universidad. Están afectados también. No tanto, económicamente porque la Revolución les garantiza trabajo y estudios, pero sí en la parte material porque yo como integrante de esta cooperativa no podré como antes con el arribo de cruceros, obtener mayores beneficios de salario y comprarles determinados artículos con un costo superior por su calidad, ahora debemos planificarnos y ajustar tanto en los gastos para mantener los coches y los animales de la cooperativa como los relacionados con los ingresos del hogar.

Secundino Luis Negrete Souto, con 20 años de trabajo en esta modalidad de transporte en carruajes y cinco en la cooperativa, está al frente del Sindicato. “He conocido turistas de todo el mundo. Este mandato ha perjudicado tanto a nuestros trabajadores como a los turistas estadounidenses”, enfatiza y agrega: “Esta medida del título III de la Ley Helms-Burton, nos obliga a unirnos más con la Revolución. Hablamos con nuestros compañeros y les explicamos que debemos continuar adelante contra este engendro de bloqueo. Todos los años realizamos donaciones hasta de 1 000 CUC a la cuenta de los hospitales que ofrecen tratamiento gratuito a los niños con patologías oncológicas. También regalos personalizados a los pequeños pacientes que se encuentran en largos períodos de ingreso en los hospitales, les llevamos juguetes, aseos, utensilios de primera necesidad, payasos, les entregamos dulces y confituras, los traemos en guagua y les paseamos en coche por toda la ciudad y les contamos las historias relacionadas con sitios patrimoniales como el Museo de la Revolución, antiguo palacio presidencial, la Casa de José martí.

“En estos lugares les contamos las historias relacionadas con hechos relevantes de nuestro país. Apoyamos a las diferentes escuelas en la parte colonial de la ciudad, ofrecemos paseos a los niños discapacitados, a los ancianos de los círculos de abuelos, apoyamos a las empresas que proponen estimular a sus trabajadores vanguardias con paseos gratuitos. Llevamos dos años como Colectivo Distinguido del Sindicato y aspiramos a la condición de Vanguardias nacional. (Tomado de Tribuna de La Habana)

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu