Los cubanos confiamos en la fuerza de la verdad, del derecho y de la justicia

Los cubanos confiamos en la fuerza de la verdad, del derecho y de la justicia

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Por Alina Martínez Triay

En conferencia de prensa efectuada en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla expresó que este jueves amaneció con la noticia por parte del  Departamento de Estado de Estados Unidos de la actualización de la llamada lista de entidades restringidas o sancionadas que, según la cuenta de ese país, suman 219 con la incorporación de cinco supuestamente nuevas.

Recordó que el Asesor de  Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Bolton, declaró el 17 de abril pasado en Miami: “juntos podemos terminar lo que comenzó en esas playas -refiriéndose a las de Girón- en esos días famosos en abril hace 58 años. Y añadió que “ hoy día, orgullosamente proclamamos, para que todos oigan, que la doctrina Monroe está viva y muy bien”.

Señaló Rodríguez Parrilla que nadie debiera olvidar que la doctrina Monroe ha estado históricamente asociada al uso de la fuerza por parte del imperialismo norteamericano en América Latina y el Caribe, y precisó que el señor Bolton escogió como locación para esos anuncios a Miami y como público a un auditorio selecto de los remanentes de la brigada vieja, dispersa, derrotada, hace 58 años en  Girón, llamada 2506. “Solo ese público anquilosado y derrotado históricamente podía aplaudir sus  palabras” acotó el canciller.

Todo el que escuchó o vio ese ridículo y macabro espectáculo -señaló- seguramente recordó el Memorándum  infame del Secretario de Estado Lester Mallory del 6 de abril de 1960 en que esencialmente anunció la política que ahora continúa, cuando dijo que el único medio posible  para hacer perder apoyo interno al gobierno era provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria. Hay que poner en práctica rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno, señalaba el Memorandum.

Denunció el ministro de Relaciones Exteriores cubano que el Departamento de Estado  se afana en decenas de capitales en todas las latitudes del planeta, en movilizar esfuerzos para agredir económicamente a Cuba.

Explicó que según un documento clasificado del gobierno de los Estados Unidos,  instruido a sus embajadas en semanas recientes, expresa como argumento -que atribuyen a informes fidedignos- de las medidas adicionales de bloqueo económico, político y comunicacional,  contra Cuba, la presencia de militares y servicios de inteligencia cubanos que, según el texto, poseen un profundo arraigo en el estado venezolano. “Es una vulgar calumnia que otra vez desmiento”, recalcó el canciller.

Foto: Joaquín Hernández Mena
Foto: Joaquín Hernández Mena

Agregó que  Bolton, a quien calificó de  mentiroso patológico, afirmó desvergonzadamente el 17 de abril que el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba había reconocido recientemente la presencia de 20 mil matones cubanos en Venezuela, como llamó al personal médico de la Isla que se encuentra en ese país, compuesto en un 60%por mujeres. Otra patraña del Departamento de Estado es que se celebró el despliegue de unidades de fuerzas especiales cubanas hacia la frontera entre Colombia y Venezuela para la realización de ejercicios militares provocadores.  “Miente, lo invito a que presente evidencias” reiteró Rodríguez Parrilla.

El infame documento asegura que decena de miles de cubanos residentes en Venezuela han penetrado las instituciones y los servicios de ese país, lo invito a que presente pruebas.

Y la calumnia que más me indigna, resaltó el canciller,  es la que atribuye a haber dicho a los médicos cubanos, al personal de la salud cubano que son aproximadamente 20 mil, que vayan de  puerta en puerta por los barrios pobres de Venezuela repartiendo medicinas y advirtiendo a  los residentes que si no votan por el gobierno le serán negados los servicios médicos.

Otro infundio contenido en dicho texto es que los cubanos se han insertado fuertemente en PDVSA de donde desvían recursos petroleros hacia Cuba.

El documento, continuó Bruno, instruye a sus embajadores a que insten a los gobiernos frente a los que están acreditados a condenar públicamente la conducta de Cuba y los llama a utilizar todos los instrumentos diplomáticos y económicos a su alcance contra nuestro país, reclama que se hagan declaraciones públicas en foros multilaterales, que se apele directamente al gobierno cubano en reuniones bilaterales, que se trabaje estrechamente con el gobierno de los Estados Unidos para propiciar declaraciones e iniciativas conjuntas en el ámbito multilateral en la OEA y en las Naciones Unidas, y recaba a los gobiernos a dar a conocer al Departamento de Estado sus ideas sobre cómo pudieran trabajar unidos para debilitar al régimen cubano.

Curiosamente, comentó el canciller,  en la prensa de la República Federativa de Brasil se publicó el día antes de la intervención del señor Bolton una información que daba a conocer un documento clasificado de la cancillería de esa nación sudamericana dirigido a los embajadores brasileros en diversas ciudades que, según la prensa de ese país, expresaba que ambos  gobiernos decidieron unirse para de forma coordinada para condenar el apoyo ofrecido por La Habana a Nicolás Maduro. Supuestamente, según fuentes de prensa, el canciller de esa nación creía que una campaña internacional de presión diplomática sobre Cuba podrá cumplir ese objetivo.

Hizo mención Rodríguez Parrilla a la reciente declaración el Gobierno de la República de Cuba, donde se rechaza en los términos más enérgicos las medidas anunciadas el 17 de abril, y se reitera que el gobierno de  los Estados Unidos, a falta de argumentos por razón alguna, tiene que acudir nuevamente a las mentiras más descarnadas para intentar justificar sus acciones.

Siempre lo ha hecho, pero ahora lo hacen de una manera más desvergonzada que nunca, recalcó el ministro de Relaciones Exteriores. Ha acusado a Cuba de atacar a sus diplomáticos;  de violar los derechos humanos; de ser responsables por la situación que experimenta Venezuela;  de constituir una amenaza para los Estados Unidos  y de representar los intereses de potencias extraregionales en nuestro hemisferio.

Agradeció las expresiones  de gobiernos de distintas partes del mundo y las voces que desde Estados Unidos se han pronunciado claramente en rechazo a estas medidas, entre ellas  las de  muchos cubanos que allí residen y afirmó que al igual que en el pasado la política que ahora se endurece está condenada al fracaso y a acrecentar  el aislamiento del gobierno de los Estados Unidos.

Foto: Joaquín Hernández Mena

Dijo que cuando el señor Bolton anunció  restricciones de viajes que conculcan la ya limitada libertad de viajar para los ciudadanos norteamericanos, no lo hizo teniendo en cuenta la opinión de los electores estadounidenses en particular de los 650 mil ciudadanos  norteamericanos que visitaron a nuestro país en el 2018, ni el medio millón de cubanos residentes en ese país que también lo hicieron e ignora deliberadamente la opinión de los ciudadanos de Estados Unidos  de los sectores más diversos y crecientes que se interesan por una relación respetuosa hacia la normalidad en los vínculos entre ambos países.

Agregó que cuando anuncia restricciones a las remesas que pueden enviarse a las familias cubanas no solo lastima los intereses y los ingresos de quienes tienen esos vínculos, lesiona la libertad y además el derecho de las personas en Estados Unidos de enviar remesas a familiares conocidos o allegados en Cuba, además esa medida dañará gravemente al sector cuentapropista de la economía cubana.

Destacó el canciller que con la eliminación de los servicios consulares en La Habana, la obligación de viajar a un tercer país para obtener visas de viajeros y solo a un lugar para obtener visas de inmigrantes;  con el incumplimiento de la obligación jurídica del gobierno de los Estados Unidos de conceder no menos de 20 mil  visas anuales para migrantes;  con el incumplimiento de otros aspectos de los acuerdos migratorios vigentes y con la suspensión de las visas temporales de entrada múltiple para las cubanas y cubanos, lesiona los vínculos interfamiliares, los derechos no solo de nuestros ciudadanos sino también de los residentes en Estados Unidos, sus familias y los propios norteamericanos.

Todas las medidas anunciadas –afirmó– castigan a los cubanos y cubanas, castigan a todas las familias sin excepción en Cuba, castigan a las familias estadounidenses ya las personas de buena voluntad en ese país.

Al referirse a las consecuencias de las medidas anunciadas señaló que en particular constituyen un incentivo a la emigración irregular e insegura de ciudadanos cubanos,  alientan el tráfico de personas,  alimentan a las bandas que se dedican a la trata de personas y  crea condiciones de riesgo que costarán vidas a los que apelen a esas vías irregulares.

Las familias cubanas no debieran ser rehenes de las luchas políticas intestinas en Estados Unidos, de la política inmoral y sucia que hoy prevalece en ese país, de los odios y rencillas que la política oficial atiza, no debieran ser rehenes de la competencia feroz entre republicanos y demócratas,  dijo Rodríguez Parrilla.

Expresó que  las medidas anunciadas implican obviamente un reforzamiento del bloque económico, comercial y financiero mediante la estricta aplicación de la Ley Helms  Burton que venía siendo aplicada ya brutalmente, pero que se incrementa al poner en aplicación un título que había permanecido suspendido por varias décadas por gobiernos demócratas y republicanos y por el propio gobierno actual, por su insensatez, su brutal agresión a intereses  y soberanía de terceros estados.

Reconoció que dicha ley junto con las acciones específicas que ahora se anuncian crearán necesariamente efectos financieros, dañarán a las entidades cubanas en particular las ya mencionadas, generarán mayores dificultades y carencias a nuestro pueblo.

La meta declarada  -señaló- es asfixiar a la economía y castigar al pueblo cubano en su conjunto con la finalidad de arrancar concesiones políticas a nuestro gobierno, así ha sido siempre parece que ahora lo será aún más.

Pero a pesar del indudable impacto económico que el comportamiento del gobierno de los Estados Unidos y estas medidas tendrán, no podrán –aseguró- mover un ápice la firme determinación de resistencia de los cubanos y cubanas ni acercarán en lo absoluto a la realidad el viejo anhelo, el espejismo, de derrocar a la Revolución y controlar los destinos de Cuba

Hizo mención a que en 1996  Cuba adoptó la Ley 80 que declara ilícita, inaplicable y sin valor alguno a la Ley Helms Burton y que encarga al gobierno la adopción de cuantas disposiciones sean necesarias para aplicarla y para dar seguridad jurídica a los inversionistas y contrapartes comerciales y económicas foráneas. Debo decir  -aseguró- que Cuba garantizará las condiciones jurídicas y honrará todos sus compromisos en esta materia.

Declaró la decisión de mantener el rumbo ya asumido de acercamiento y ampliación  de los vínculos entre la nación y los cubanos que residen en otros países, incluyendo los que viven en los  Estados Unidos. “Favoreceremos, dijo,  y continuaremos ampliando los vínculos entre la nación y la emigración”,  y agregó que seguiremos buscando maneras de superar obstáculos, de acercarlos a la patria, de impedir que las acciones de un gobierno hostil y soberbio obstaculicen el vínculo natural entre nuestros nacionales.

Foto: Joaquín Hernández Mena
Foto: Joaquín Hernández Mena

Del mismo modo afirmó que continuaremos abriendo espacios de intercambio y comunicación con ciudadanos e instituciones estadounidenses de toda la vasta geografía de ese país,  con los que han viajado a Cuba de manera creciente en los últimos años y que deseen hacerlo y con los que deseen una relación de respeto, incluyendo el amplio sector académico y el vinculado a las ciencias, que encontrará idéntico interés de nuestra parte.

Planteó que se seguirá  impulsando el acercamiento con todos quienes han promovido intereses comerciales y han establecido  líneas de intercambio económico y comercial de beneficio mutuo,  residentes en los Estados Unidos y en cualquier lugar del mundo.

Llamó a tener en cuenta que la política exterior de Estados Unidos constituye una real amenaza sobre nuestro hemisferio.  Mientras la región de América Latina y el Caribe decidió soberanamente declararse zona de paz, quienes hoy conducen la política exterior de los Estados Unidos están empeñados en convertirla en una zona de conflicto, amenazan la paz y la seguridad internacionales.

Expresó la esperanza de que  prevalezca la posición serena, profesional, responsable y seria de las mentes lúcidas y honestas que actúan en el gobierno estadounidense o que ejercen influencia sobre él.

Resaltó que una nación como Estados Unidos cuyo producto interno bruto es más de 200 veces el de Cuba, su territorio multiplica por 89 veces el nuestro, su población es 30 veces mayor, alberga un cuarto de millón de soldados en 800 bases militares en 80 países y ejerce hoy como una superpotencia en el planeta, amenaza  a una isla pequeña pero resguardada por el valor y la unidad de su pueblo y el extraordinario simbolismo de su historia.

Hizo  un llamado a la comunidad internacional a detener la insensatez,  antes de que sea demasiado tarde y consideró que esta peligrosa escalada norteamericana debe ser detenida por el bien de los pueblos de Cuba, de los Estados Unidos, de la región y de todos los del planeta.

El mundo -recalcó- no puede permitirse permanecer impasible mientras se convoca  a destrozar a países impunemente, como ha ocurrido en otras regiones del planeta u ocurre hoy incluso en la actualidad y aseguró que los cubanos confiamos en la fuerza de la verdad, del derecho y de la justicia.

Apeló a los gobiernos, parlamentos, fuerzas políticas, movimientos sociales, populares, reivindicativos, indígenas, a los representantes de la sociedad civil, a los escritores y artistas, académicos, científicos, periodistas, intelectuales,  y a la acción de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la Organización Mundial de Comercio y de otras instancias multilaterales.

Y concluyó expresando que esperamos solidaridad del Movimiento de Países No Alineados del grupo de los 77, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños,  de toda la comunidad internacional y de la opinión pública mundial

Versión Minuto a minuto

El ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, ofrece una conferencia de prensa este jueves 25 de abril, a las 11:00 hrs. (Hora de Cuba).

La comparecencia es transmitida en vivo por el canal Cubavisión Internacional y Radio Habana Cuba, y puede seguirse desde las redes sociales a través de los canales oficiales de la Cancillería de Cuba en Youtube https://www.youtube.com/user/cubaminrex/

El Canciller cubano inició su intervención recordando que el pasado 17 de abril, el Asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Bolton,  dijo: “(…) juntos podemos terminar lo que comenzó en esas playas”, haciendo alusión a los sucedido en las arenas de Playa Girón.

Rodríguez se refirió a documentos clasificados,que comprueban que Washington instruyó a sus embajadores para que expresen argumentos, como medidas adicionales al bloqueo, de la presencia de militares y oficiales de la inteligencia cubana en Venezuela .

Denunció que el Departamento de Estado se afana en decenas de capitales de todo el mundo en movilizar esfuerzos para agredir económicamente a Cuba.

El ministro cubano también aseguró que Cuba no posee tropas ni fuerzas militares en Venezuela y que Bolton es un mentiroso patológico, quien acuso al propio canciller cubano de afirmar que había 20 mil matones en territorio venezolano.

Al referirse a la presunta presencia de tropas cubanas hacia la frontera de Venezuela con Colombia para realizar acciones provocadoras, Rodríguez exhortó a EE.UU. a presentar pruebas al respecto.

En ese sentido, precisó que la calumnia que más indigna es la que señala que los médicos cubanos van de puerta en puerta repartiendo medicinas y advirtiendo a los residentes venezolanos que si no votan por el gobierno, le serán negados los servicios médicos.

El titular cubano de Exteriores agradeció en nombre del pueblo cubano a los gobiernos del mundo que se pronunciaron contra la implementación del Título III de la Ley Helms-Burton y el recrudecimiento del bloqueo.

Una vez más, el canciller cubano señaló que las medidas  anunciadas por la adminisrtración Trump castigan de manera directa a las familias cubanas, dentro y fuera del país. Apuntó que las familias cubanas no deberían ser rehenes de la política interna de Estados Unidos.

También rechazó las medidas anunciadas el 17 de abril y reiteró que Washington, a falta de argumentos o razón, acude a mentiras para intentar presentar estas acciones, ahora de manera más desvergonzada.

Agregó que estas acciones hostiles lesionan la libertad y el derecho de ciudadanos estadounidenses de enviar remesas a sus familiares y amigos en la Isla.

El canciller cubano llamó a la comunidad internacional a detener la insensatez y la irresponsabilidad de estas medidas y a actuar antes de que sea demasiado tarde.

Asimismo, reiteró la voluntad de Cuba de basar sus relaciones de acuerdo a los principios del Derecho Internacional, el respeto mutuo y el beneficio recíproco

En otro momento de su intervención, Rodríguez señaló que EE.UU. continúa acusando a Cuba de violar los derechos humanos, de atacar a sus diplomáticos, de constituir una amenaza para su país y de responder a intereses de otros gobiernos

También indicó que el gobierno de EE.UU. ignora la opinión de sus propios ciudadanos, de los más diversos sectores, interesados en la continuidad de las buenas relaciones entre los dos países.

Como en otras ocasiones, el titular cubano expresó que la  política exterior de Washington amenaza la segurida de América Latina y el Caribe, declarada Zona de Paz Mundial, y que el imperio se empeña en convertir zona de conflictos.

Pese a la hostlidad de la política de EE.UU. hacia Cuba, «nuestro país goza de una absoluta solidaridad mundial y agradece profundamente el rechazo de la comunidad internacional al bloqueo», subrayó.

Rodríguez llamó a la comunidad internacional a detener la insensatez y la irresponsabilidad del Gobierno de EE.UU. y a actuar antes de que sea demasiado tarde.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu