Más allá de la edad

Más allá de la edad

La edad de jubilación que tanta polémica provoca en cualquiera de los procesos masivos de discusión donde participan nuestros trabajadores es solo una de las medidas en respuesta a una realidad objetiva que, aunque alguien quisiera, no es posible cambiar.

Así ocurrió durante el debate del documento Bases para el Fortalecimiento de la Misión del Movimiento Sindical Cubano, previo al próximo XXI Congreso de la CTC, y hasta en la consulta popular del proyecto de Constitución, aunque existen argumentos científicos y estadísticos para respaldar lo esencial de la Ley no. 105 de Seguridad Social, a diez años de su implementación. Para ubicarlo solo en el plano del Presupuesto del Estado, por ejemplo, recordemos que en el año 2019 la seguridad social prevé beneficiar a un millón 661 mil pensionados.

Ello incluiría en estos doce meses a más de 87 mil personas de alta en ese sistema, quienes recibirán una pensión media superior a 530 pesos, por el efecto de la aplicación de la propia Ley no. 105, cuyos métodos de cálculo, sumados al impacto de sistemas de pago por resultados y otras medidas salariales recientes conllevan un merecido y necesario monto mayor de los retiros.

Para cubrir estos requerimientos mínimos de nuestra población ya inactiva, el Estado planificó entonces este año 200 millones de pesos adicionales para respaldar los crecimientos naturales de estas prestaciones producto de la tendencia demográfica hacia el envejecimiento, y 230 millones de pesos más para cubrir el incremento de la pensión mínima hasta 242 pesos, que comenzó a finales del 2018 y beneficia a unas 445 mil personas jubiladas.

Esa tendencia al incremento de los gastos en seguridad social, con un decrecimiento progresivo de las personas en edad laboral, es sostenida en el tiempo, año tras año, y el propio desarrollo social del país avizora su probable reforzamiento, con independencia de los programas estratégicos para aliviar en lo posible esa ya inexorable dinámica demográfica.

Con esos truenos resulta difícil soñar con una vuelta atrás en materia de edad para la jubilación o en el tiempo de servicio que dispone la legislación vigente.

No obstante, mucho es posible hacer todavía para que trabajemos más y mejor en las edades ya próximas al merecido descanso, e incluso antes. El énfasis del movimiento sindical quizás debiera estar en el mejoramiento al máximo de las condiciones laborales en todos nuestros colectivos, con la exigencia oportuna sobre las administraciones para que —como diría Pánfilo, el popular personaje humorístico— “pasemos menos trabajo para trabajar”.

Esa prioridad es un modo factible de incrementar la intensidad del trabajo, y por ende, la productividad de la población económicamente activa, la cual con su labor debe crear riquezas para satisfacer las necesidades crecientes de la sociedad, incluidas las de quienes ya no laboran por su edad avanzada.

Tampoco hay que descartar una mayor agilidad en el aprovechamiento de todas las posibilidades que brinda la Ley no. 105, algunas de las cuales quizás tuvieron poco desarrollo en esta primera década. ¿Cuántas propuestas, por ejemplo, hicieron en este período al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social conjuntamente con la CTC, los organismos para tratamientos diferenciados dentro del sistema de seguridad social, en caso de algunas labores o situaciones que así lo recomienden, como permite la ley? Pocas, que conozcamos.

La adecuación de la carga de trabajo y el empleo inteligente de la fuerza laboral con mayor experiencia en cada centro tampoco es una opción que requiera de modificaciones legislativas, sino que depende muchas veces de las prerrogativas de quienes dirigen, así como de la sensibilidad para valorar y cuidar ese capital humano que puede representar, más allá de cualquier desgaste físico, una riqueza significativa —e insustituible— para la empresa o entidad.

24 comentarios en Más allá de la edad

  1. -¿Cuántas propuestas, por ejemplo, hicieron en este período al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social conjuntamente con la CTC, los organismos para tratamientos diferenciados dentro del sistema de seguridad social, en caso de algunas labores o situaciones que así lo recomienden, como permite la ley? Pocas, que conozcamos. – no creo que hayan hecho ninguna igual que usted, pero como por los centros de trabajo se llevo a firmar un documento plasmando la firma de quienes estaban de acuerdo, en esos momentos yo no quería firmar sabia de mi escasa salud, pero la compañera a cargo me dijo firma que para los compañeros del sector de la construcción y otros será diferente, solo querían el plan completo de firmas, lo demás no importa ya.

  2. “Creo mucho en los OJALÄ”, y OJALÁ alguien lea nuestros comentarios, OJALÁ alguien se apiade de nosotros con esto de la edad, una anécdota muy real porque la viví y eso quizás mucho no sepan cuanto duele. Mi mejor compañera de trabajo con 56 años de edad 33 años de trabajo la alcanzó un carcinoma de Colón, soñaba con su jubilación tener tiempo para sus nietos, visitar a su familia fuera de provincia, vivir el resto de su vida sin la responsabilidad de trabajar al sector ESTATAL, ¿Qué pasó?; la vida la sorprendió y que sorpresa, ni siquiera la jubilaron por enfermedad, empezó el llamado peritaje médico, lo que todos conocemos como peloteo, el mes que viene, que el otro y así susecivamente, conclusión murió pasado 8 meses a sus 57 años sin tiempo para sus nietos, sin poder visitar a su familia fuera de provincia, ni vivir el resto de su vida sin la responsabilidad de trabajar al sector ESTATAL. Entonces de que estamos hablando, porque aferrarnos de que las mujeres a 60 y los hombres a 65 años, porque no lo llevan a congreso, porque no se toca el tema en ningún lado ni siquiera en este periódico, porque no darle oportunidad a los jóvenes que están esperando a que alguién se jubile para ocupar esa plaza, porque no llevarlo a votación por centro de trabajo, porque no analizar a o las personas que aprobaron esta ley sin preguntarle a los más afectados, en este caso los trabajadores. OJALÁ que mi comentario alguien lo lea, alguien me de una respuesta convincente para comenzar a pensar diferente.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu