Roberto Chile: “Satisfecho con mi destino”

Roberto Chile: “Satisfecho con mi destino”

“Valoro altamente este importante premio, como también otros que se otorgan en nuestro país a profesionales destacados en las diferentes ramas del conocimiento. Los premios reconfortan y estimulan si se reciben con humildad y gratitud. Humildad, para no defraudar la virtud. Gratitud, porque amor con amor se paga, y este premio que me llega en un momento crucial de mi vida es, por encima de todo, un gesto de amor”.

Chile junto al Comandante en Jefe durante un recorrido por la provincia de Pinar del Río. Al centro Salvador Combarro.
Chile junto al Comandante en Jefe durante un recorrido por la
provincia de Pinar del Río. Al centro Salvador Combarro.

Así expresó a Trabajadores el prestigioso documentalista y fotógrafo Roberto Chile (La Habana, 1954) tras conocer la noticia de que se le había conferido el Premio Nacional de Periodismo José Martí 2018, por la obra de la vida, el más relevante galardón que confiere la Unión de Periodistas de Cuba.

La profusa obra de este amigable colega comenzó a trascender en los primeros años en la década de los ochenta del pasado siglo, cuando se inició como camarógrafo y editor, primero, y realizador y fotógrafo después, en la Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, con el fin de documentar el ejercer revolucionario del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, equipo que estuvo dirigido durante años por el historiador Pedro Álvarez Tabío, y posteriormente por Chile. Tal suerte le propició acometer su labor más meritoria: “Dedicar los mejores años de su vida a seguir a Fidel a todas partes sin reparos y sin miedos, registrando y reportando su infatigable actividad revolucionaria”.

El maestro del lente participó, junto al líder invicto, en más de 60 viajes por decenas de naciones de todos los continentes, así como por todo el archipiélago nacional, en incontables visitas y recorridos de trabajo, de los cuales dejó constancia. Dondequiera que estaba Fidel estaban los ojos de Chile: “En las horas más tensas y difíciles, y en los momentos de júbilo y victoria.

“Era —agregó— un ajetreo constante, porque Fidel era impredecible a la vez que incansable. Fueron más de 25 años cámara en ristre tras sus huellas, tratando de captarlo todo, de no perderme un detalle. Registrando la infatigable labor revolucionaria de un líder de talla mundial que luchó toda la vida por su país y por su deber”.

En calidad de camarógrafo personal de Fidel legó a las venideras generaciones excelentes documentales y reportajes de indiscutible valor histórico, periodístico y artístico, que asimismo forman parte de la memoria audiovisual de la nación cubana.

Graduado de Ingeniería en Telecomunicaciones en 1984, Chile debutó en el universo audiovisual (1977) en la Flota Cubana de Pesca, donde descubrió su verdadera vocación: la cámara, la cual se convirtió en su gran pasión, nutrida de los conocimientos adquiridos en ese lugar con su hermano Ramón, en tanto se fortalecía de las experiencias de destacados cineastas cubanos, como el maestro de maestros Santiago Álvarez, con quien coincidió, tiempo después, en disímiles viajes al exterior acompañando a Fidel.

Su legado fotográfico y fílmico se extiende a la cultura, la sociología, el deporte, la salud, la religión y más temas, entre los que se resaltan más de 80 realizaciones de corta y mediana duración, en las que sobresalen un admirable perfil humanístico, así como el interés por la investigación, la reflexión crítica y veraz del discurso y la plasticidad de las imágenes, además de otros valores técnicos: los encuadres, ángulos y precisiones en las tomas, enriquecidos por una inteligente edición y producción.

Sus documentales han dejado huellas dentro del universo audiovisual insular, por ejemplo Desafío, sobre los efectos del bloqueo económico de los Estados Unidos contra Cuba; En las laderas del Himalaya, que aborda con veracidad y lirismo la labor de más de 2 mil 500 integrantes del Contingente Internacional Henry Reeve; En mis ojos brillas tú y Hágase la luz, sobre la Misión Milagro en Venezuela y el Caribe; Sencillamente KORDA, acerca de la vida y obra del fotógrafo cubano Alberto Korda; Esencias (premio a la obra audiovisual de mayor impacto en el Festival de la Radio y la Televisión en el 2012); y Chávez y Fidel, hasta siempre, que expone momentos de la amistad que tuvieron los legendarios líderes.

“Fidel es un hombre excepcional, único, irrepetible. Hasta sus enemigos lo reconocen. Es historia viva. Puedes compartir o no sus ideas; ser su seguidor o su adversario; estar a favor de él o en contra, lo que no puedes es quedar indiferente ante su estatura. Ya quisieran otros pueblos tener un líder como él”, enfatizó Roberto Chile.

Para este colega con extraordinaria sensibilidad como comunicador “ha sido un privilegio el haber podido registrar hechos y momentos trascendentales del acontecer de nuestro país, muchos de los cuales ya forman parte de nuestra historia revolucionaria. Más que un mérito, ha sido para mí una suerte, y más que sentirme orgulloso por tal suerte, me siento agradecido y comprometido con el presente y el futuro de mi patria”.

Con la sencillez y humildad que lo caracterizan enfatizó: “No me imagino sin mis ojos en mis manos y el sentido en mi corazón. Nací para perpetuar instantes. Si vuelvo a nacer ojalá sea igual”. No por cumplido de gracia el entonces presidente del Icaic, Omar González, afirmó en la ceremonia donde a Chile se le entregó la Distinción Por la Cultura Nacional: “La admirable e imprescindible tarea de Roberto Chile es la de cronista de un pueblo”.

De ahí que con la autoridad de su solidez revolucionaria y profesional convoca a las nuevas generaciones de creadores audiovisuales a ser “mejores que nosotros. Que luchen por hacer de Cuba un país más justo y más próspero. Que no pierdan la fe en el mejoramiento humano. Que no dejen de soñar”.

Durante nuestro encuentro habló además de los tiempos en que, cámara en mano, se sumó a la lucha, encabezada por Fidel, de millones de personas de Cuba y el mundo por el regreso a la patria del niño Elián González, primero y, posteriormente, por el retorno de los Cinco Héroes apresados injustamente en cárceles estadounidenses. Hoy es tarea de su equipo de trabajo (Juan Matos, Osmany Beato, Ernesto Fresnillo y Caridad Delgado) conservar ese tesoro audiovisual para la posteridad.

Las fotografías más sobresalientes de Chile son las que le tomó a Fidel Castro Ruz entre julio del 2010 y marzo del 2011, muchas de las cuales son recurrentemente publicadas en diversos medios de prensa nacionales e internacionales. Una selección de esas imágenes conformó en el 2014 la exposición Fidel es Fidel, que causó gran impacto en el pueblo cubano. A partir del 2015, con Fidel en vida, la muestra recorrió más de 15 países. Exitosa igualmente ha sido su exposición Afrodescendientes, con 98 fotografías alegóricas a nuestras raíces africanas, exhibida en numerosas latitudes.

En calidad de fotógrafo se sumó a la caravana que trasladó los restos del Comandante en Jefe de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, desde La Habana hasta Santiago de Cuba. Más de 20 fotografías suyas fueron incluidas en el libro Hasta siempre, Fidel, que resume los momentos más trascendentales de la despedida que Cuba le ofreció a su líder.

La labor de Chile se extiende más allá de las artes plásticas mediante su proyecto Alas con puntas, fundado en el año 2008, con el fin de promover la obra de numerosos artistas contemporáneos; en tanto, desde los inicios de su carrera ha trabajado con prestigiosos periodistas y profesionales cubanos en la realización de infinidad de audiovisuales u otros trabajos periodísticos, así como con músicos de talla internacional, entre ellos Frank Fernández, quien ha musicalizado la mayor parte de sus documentales. “La música de Frank Fernández pone alas a mis imágenes”, dijo el popular documentalista, quien asimismo ha participado como codirector, director de fotografía, camarógrafo, productor y colaborador en disímiles realizaciones de importantes productoras cubanas y extranjeras, y ha expuesto sus fotografías en muestras personales y colectivas en más de 15 países.

¿Qué te falta por hacer?

Soy de los que no se rinden ni se extravían. Aunque el camino se llene de piedras y sillas, no desmayo ni me siento. Me queda mucho por hacer todavía. Mientras tenga fuerzas y lucidez, no faltarán la voluntad y la inspiración. Si hay madera, siempre habrá artista. Si no hay camino, habrá que hacerlo al andar.

¿Satisfecho con tu vida?

Satisfecho con mis padres, con la mujer de mi vida, con mis hijos, con mi nieta. Con toda mi familia, mis amigos, mis compañeros de lucha. Con mi pueblo. Satisfecho con mi destino, por haber nacido en Cuba en tiempos de Revolución, por no perder la fe.

 


A lo largo de toda su vida, Chile ha recibido importantes reconocimientos por su quehacer artístico y periodístico, entre los que resaltan la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez (1998); la condición Hombres y Mujeres Importantes de la Sociedad (2003) y la Distinción Por la Cultura Nacional (2004). Decenas de documentales y reportajes suyos han sido premiados en festivales y concursos nacionales e internacionales, como ¿Quién es Al Giddings?, que obtuvo un Premio Caracol en 1984.


 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu