Batazos por desclasificar

Batazos por desclasificar

Por Ernesto León

Son muchas las proyecciones y esperanzas que deja el acuerdo entre la MLB y la FCB, como argumentos y razones justas propiciaron que ambas partes estuvieran más de dos años negociando términos hasta llegar al otorgamiento de la famosa licencia de la OFAC, para que nuestro jugadores puedan cobrar su contrato sin necesidad de renunciar a su terruño ni tomar el camino del contrabando o tráfico de personas.

Sin embargo, hay muchos batazos por desclasificar todavía (entendidos como temas pendientes entre ambas partes) de cara al futuro y que este documento histórico no contiene, pues como primer paso, no lo abarcó todo. Estas fisuras, inconformidades y oportunidades tocará pelearlas, con seguridad, en el camino que transcurra hasta el 31 de octubre del 2021, fecha en la que expira el acuerdo, aunque está contemplada la posibilidad de ser ratificado por tres años más con modificaciones en parte o totalmente.

Aunque el eje principal desde el inicio siempre fueron los peloteros, tanto jóvenes (18  a 24 años) como los más experimentados en nuestras series nacionales (25 años y seis campañas), es factible ampliar la negociación en próximos documentos para que sean beneficiados también entrenadores, directores y árbitros con contrataciones en la MLB.

Lo anterior traería retroalimentación de calidad y también frenaría la emigración de esos actores, que sin ser tan masiva como la de los jugadores han corrido igual suerte del tráfico humano, al tiempo que han ocasionado daños considerables en el béisbol cubano desde la base hasta la categoría élite.

El cobro de los premios que les corresponde a las selecciones nacionales en los Clásicos Mundiales, la posibilidad de acoger en Cuba partidos de los entrenamientos de primavera —el conocido Spring Training— y la formación de nuestros agentes de representación para que sean avalados luego por la MLB, son tres ideas más que no aparecen en el texto vigente, pero suenan definitorias si queremos respeto, desarrollo y justicia entre bolas y strikes, que por demás, inventaron ellos.

Lastimosamente, este acuerdo tampoco sirve de sombrilla para la entrada de la isla como miembro pleno a la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe y organizar en Cuba una Serie del Caribe. Otra licencia de la OFAC para ese asunto particular parece más lejana que si logramos sumarlo en letra firma en este, a partir de la relación directa entre la oficina del Comisionado de la MLB y el Comisionado del Caribe.

No son lunares o sombras insalvables por sí solas. Obedecen a la lógica de un proceso complejo, matizado con leyes políticas y económicas; y sobre el que no podemos sentirnos con un solo paso, por muy grande y trascendental que haya sido.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu